(CNN) - Usualmente les preguntamos a los niños qué quieren ser cuando sean grandes, pero muy pocas veces les preguntamos dónde quieren trabajar.

Después de que su papá le mostró sus fotos de las oficinas de Google adornadas con sillas atractivas y resbaladizas, Chloe sabía que ésta era la compañía para ella.

Por eso, ella una carta a la empresa, expresando su deseo de trabajar allí.

"Querido jefe Google

Mi nombre es Chloe y cuando sea más grande me gustaría un trabajo con google. También quiero trabajar en una fábrica de chocolate y nadar en las Olimpiadas".

En la carta, Chloe discute sus calificaciones, dice que le gustan las computadoras y tiene una tableta en la que juega.

170216103432-chloe-letter-closeup-exlarge-169

Incluso incluye referencias: "Mis maestros les dicen a mi mamá y a mi papá que soy muy buena en clase y soy buena en mi ortografía y lectura y mis sumas".

Es evidente que esta chica sabe cómo comercializarse.

170216100221-chloe-bridgewaters-letter-to-google-exlarge-169

"Gracias por leer mi carta, sólo he enviado una más en mi vida y fue a Santa Clauss", finaliza Chloe.

Obviamente sus padres quedaron muy impresionados con su actitud proactiva, pero no fueron los únicos.

Después de ver la "aplicación" de Chloe, el director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, le escribió una carta respondiéndole.

La animó a seguir soñando en grande: "Creo que si sigues trabajando fuertemente y sigues tus sueños, puedes alcanzar lo que te propongas".

170216100221-chloe-bridgewaters-letter-to-google-exlarge-169

Andy Bridgewater, el padre de Chloe, publicó la respuesta a LinkedIn, agradeciendo a Pichai por tomarse el tiempo para escribirle a su hija.

"Ella perdió gran parte de su confianza después de que la derribara un coche hace un par de años ... no puedo agradecer suficientemente a una persona tan ocupada por tomarse el tiempo para hacer que el sueño de una niña esté un paso más cerca", escribió Bridgewater .

Chloe pudo no haber recibido el trabajo que quería, pero una respuesta personal de Pichai no es un mal premio de consolación.

Cuando se le preguntó si estaba disponible para ayudar a otros a trabajar en sus cartas de presentación de su padre dijo: "Haz la fila, ella me está enseñando a mí primero"