(CNN) - Desde que Luka Modric firmó con el Real Madrid en el 2012, el club no ha pasado un año sin ganar un trofeo.

Ocho títulos importantes en tres temporadas y media (incluida la Supercopa española menos de 36 horas después de su traspaso desde el Tottenham Hotspur) le han merecido al pequeño croata el apodo de 'Lucky Luka' ('Suertudo Luka').

El triunfo por 3-1 de este miércoles sobre el Nápoles en la Liga de Campeones pone al Real Madrid en una posición de privilegio para clasificarse a los cuartos de final, aunque se espera un duro partido de vuelta en el intimidante estadio de San Paolo.

Luka Modric sonríe durante una conferencia de prensa en Valdebebas, antes del partido contra el Nápoles. (Crédito: GERARD JULIEN/AFP/Getty Images)

Luka Modric sonríe durante una conferencia de prensa en Valdebebas, antes del partido contra el Nápoles. (Crédito: GERARD JULIEN/AFP/Getty Images)

Modric ha ganado dos 'orejonas' de la Liga de Campeones en sus primeros cuatro años en el Madrid y ahora está apuntándole a una tercera, pero le ha advertido a sus compañeros de equipo que todavía hay mucho que hacer hasta la posible final en junio en el Estadio Nacional de Gales en Cardiff.

"Obviamente, ese es nuestro objetivo, nuestra meta, pero no estamos pensando tan lejos", le aseguró Modric a CNN. "Tenemos que ir partido a partido y centrarnos en el siguiente, entonces veremos hasta dónde vamos".

"Por supuesto que queremos estar en Cardiff y esperamos poder lograrlo, pero no queremos mirar tan lejos, tenemos que concentrarnos en el siguiente partido".

"Es una buena ventaja, pero está lejos de estar finiquitado. Tenemos que estar enfocados, jugar un gran partido como lo hicimos ayer por la noche (miércoles) y espero que clasifiquemos a cuartos de final".

Apenas 24 horas antes, el eterno rival del Real Madrid, el Barcelona, sufrió una humillante derrota en el Día de San Valentín en la Ciudad Luz.

Pero Modric dice que la paliza que sufrieron los catalanes 4-0 a manos del París Saint-Germain no le proporcionó a él y a sus compañeros ninguna motivación adicional antes de su propia serie de octavos de final.

"No, no, no. Vimos el partido, pero eso es otro juego, estábamos enfocados en el nuestro", afirmó Modric. "Fue muy importante para nosotros empezar bien (contra el Nápoles).

"Creo que entramos muy bien en el partido y después de que el Nápoles anotó ese desafortunado gol (a través de Lorenzo Insigne en el minuto 8), nunca dejamos de creer, seguimos luchando como un equipo. Jugamos muy bien ofensivamente y, sobre todo, defensivamente".

"Contra un equipo como el Nápoles, que es muy fuerte en la delantera, tuvimos que ser muy buenos defensivamente. En general, merecimos ganar y tal vez con una diferencia de goles aún mayor, pero estamos contentos con el resultado", añade.

A pesar del consistente éxito desde que se mudó del norte de Londres a España, el título nacional de la Liga, sin embargo, sigue siendo el único trofeo importante que el croata aún no ha conseguido.

Pero con el Real con un punto de ventaja sobre el Barcelona en la parte superior de la tabla, y con dos partidos aún por jugar, la del 2016-17 podría ser la temporada en la que el jugador de 31 años complete su récord de títulos.

"El estado de ánimo es genial", dijo Modric, en vivo desde el complejo de entrenamiento del Real Madrid en Valdebebas. "Acabamos de terminar nuestra sesión de recuperación y estamos de buen humor."

El equipo de Zinedine Zidane ha estado en gran forma en esta temporada, perdiendo sólo un partido de 20 en La Liga.

Y con Gareth Bale todavía para regresar de la lesión y con el 'Suertudo Luka' en el equipo, no apostarías contra ellos en su ánimo de ganar La Liga por primera vez desde el 2012.