(CNNMoney) - México tiene un mensaje claro para el presidente Trump: Si impone aranceles, habrá represalias.

“Desde el punto de vista de México, los aranceles serán un gran error”, le dijo el ministro de Economía de México, Ildefonso Guajardo, a Richard Quest de CNN este viernes. “Será un paso hacia atrás, no un paso hacia adelante”.

El gobierno del presidente Trump ha dicho que impondrá un impuesto de 20% sobre los bienes importados a Estados Unidos para pagar por el muro fronterizo. Trump también amenazó con poner un “gran impuesto de frontera” a las compañías que envíen trabajos a México.

LEE: Trump amenaza a General Motors: fabriquen el Chevy Cruze en EE.UU. o paguen altos impuestos

Guajardo dijo que México se verá forzado a responder.

“Si hablamos sobre impuestos en específico, obviamente esa no es la manera de actuar porque afectará a ambas economías”, dijo. “Si se hace algo en cualquiera de los dos lados, tendrá que ser compensado con acciones del otro lado”.

Guajardo es el máximo negociador de México para el TLCAN, el tratado de libre comercio entre Canadá, México y Estados Unidos que Trump quiere renegociar. Guajardo fue uno de los arquitectos del tratado en la década de 1990. Lo conoce desde adentro.

Trump culpa al TLCAN por hacer que los trabajos de Estados Unidos se vayan a México. Una investigación no partidista en el Congreso concluyó en 2015 que el NAFTA no produce ese éxodo de trabajos.

La amenaza de Trump de romper el tratado de libre comercio ha llevado a los tres países nuevamente a la mesa 23 años después de haber sido negociado. Todos coinciden que el TLCAN puede ser mejorado, pero pocos líderes han dicho cómo sería un mejor tratado.

LEE: Trump amenaza con elevar impuestos a empresas que se lleven empleos fuera de EE.UU.

En la entrevista con CNN, Guajardo dijo que el TLCAN ha sido un gran tratado para los tres países.

También enfatizó que un nuevo tratado tendría que incluir beneficios para México. Dijo que cualquier acuerdo menos favorable podría ser imposible de vender en el fragmentado Senado mexicano que tendría que aprobarlo.

“No puedo volver con un acuerdo que no sea una situación de ganar-ganar para Estados Unidos, Canadá y México”, dijo el ministro de Economía de México.

Los tres países esperan empezar las renegociaciones en mayo.

Guajardo trató de conseguir una ventaja en las negociaciones: viajó a Washington en enero para reunirse con negociadores de la Casa Blanca. Ese mismo día, Trump tuiteó que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, no debería ir a Washington si no estaba preparado para pagar por el muro.

Peña Nieto canceló su visita.

Guajardo no especificó qué represalias podría tomar México, pero otros líderes mexicanos sí lo han hecho.

Por ejemplo, el senador Armando Ríos Piter, quien encabeza una comisión parlamentaria sobre relaciones exteriores, le dijo a CNN que presentará un proyecto de ley para que México compre maíz de Brasil y Argentina en lugar de comprárselo a Estados Unidos. En 2015, los agricultores estadounidenses enviaron 2.400 millones de dólares en maíz a México, el año más reciente del que hay datos disponibles.

El TLCAN eliminó los aranceles mexicanos al maíz estadounidense, y los agricultores de maíz de Estados Unidos temen que esa retaliación de México pueda acabar con sus trabajos.

Guajardo fue claro en que México podría responder de alguna manera si Trump hiere a su país con barreras comerciales.

“Estamos tratando de organizar nuestras discusiones de una manera constructiva, pero si no hay margen de reformas y tenemos que reaccionar a acciones que dañen la economía mexicana… será necesario responder de alguna manera”, le dijo el ministro a Richard Quest.