(CNN) - El guardaespaldas y la jefe de personal de la candidata a la presidencia de Francia, Marine Le Pen, fueron interrogados y puestos en custodia por la policía francesa este miércoles por supuestamente haber recibido pagos por trabajos no existentes en el Parlamento Europeo, dijo Le Pen en la televisión francesa este miércoles.

Tanto Thierry Legier, el guardaespaldas de la candidata, y la jefa de personal, Catherine Griset, habrían recibido salarios por trabajos no existentes en el Parlamento Europeo.

Le Pen, la candidata de extrema derecha del Frente Nacional, admitió inicialmente que ninguno de los dos tenía un trabajo mientras recibieron dinero porque el Parlamento Europeo le debía dinero a ella y quería que “sus gastos fueran cubiertos por el Parlamento”, según el informe de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, OLAF.

Más adelante la propia Le Penn negó que hubiera admitido estos hechos.

“No reconocí nada cuando fui escuchada por los investigadores. Ni siquiera me reuní con ellos”, dijo la candidata en una radio local.

Este lunes, el Frente Nacional confirmó que una nueva investigación se abrió en la sede del partido. Esa investigación está relacionada con el “asunto” de los asistentes parlamentarios.

El comunicado dice que es la segunda vez que se hace una investigación en las instalaciones del partido sobre las mismas acusaciones, “lo que confirma que la primera fracasó”.

“Obviamente esta es una operación liderada por los medios de comunicación, cuyo único objetivo es perjudicar el buen funcionamiento de la campaña presidencial y afectar la reputación de Marine Le Pen”, añade el comunicado.

Según el Frente Nacional, esta situación ocurre en el justo momento “en el que está ganando intención de voto, sobre todo en la segunda vuelta”.

Marine Le Pen ha sido miembro del Parlamento Europeo desde 2004. Las autoridades le pidieron que devolviera 340.000 euros (357.000 dólares), algo que ella se ha negado a hacer.

Con información de Maud Le Rest y Melissa Bell en París.