(CNN) - Un total de 214 personas han sido acusadas hasta ahora de delito grave por los disturbios del día de la toma de posesión de Donald Trump en el centro de Washington.

En la mañana del 20 de enero, las protestas se tornaron violenta cuando manifestantes "antifascistas" vestidos de negro rompieron escaparates y vandalizaron paradas de autobús, destrozaron las ventanas de una limusina y lanzaron piedras a un grupo de policías.

Los agentes respondieron con el lanzamiento de los dispositivos de humo para dispersar a la multitud. Seis policías resultaron heridos y 230 manifestantes fueron detenidos ese día.

Cinco personas fueron acusadas este martes, y otras 209 recibieron cargos por disturbios a principios de este mes.

El delito grave por disturbios conlleva una pena máxima de 10 años de prisión y una multa de hasta 25.000 dólares.

La acusación formal argumenta que los demandados utilizaron una táctica llamada "Bloque Negro", con la que las personas ocultan sus identidades con ropa y accesorios oscuros o negros, como bufandas, gafas de sol, cascos y máscaras.

Asaltaron a un conductor de limusinas, rompieron las ventanas de negocios locales, destruyeron un vehículo del gobierno y cometieron "actos violentos y destructivos", según la acusación.