(CNN) - El Ministerio de Exteriores de Iraq expresó su alivio este lunes por los reportes de los medios de comunicación que señalan que ese país fue eliminado de la lista de afectados por el decreto inmigratorio del presidente Donald Trump.

“El Ministro de Exteriores de Iraq expresa su profundo alivio por el decreto que fue emitido por el presidente de estadounidense Donald Trump, en el que excluye a los iraquíes de la prohibición de viajes a Estados Unidos”, dijo Ahmad Jamal, portavoz del Ministerio de Exteriores de Iraq.

Iraq fue retirado este lunes de la prohibición de viajes que fue revisada luego de un intenso lobby por parte del gobierno iraquí en los más altos niveles, según dijo un alto funcionario de Estados Unidos.

Eso incluye una llamada telefónica entre el presidente Donald Trump y el primer ministro de Iraq Haider al-Abadi el 10 de febrero y en una conversación en persona entre Abadi y el vicepresidente Mike Pence en Munich el 18 de febrero de este año.

A esas conversaciones les siguieron discusiones entre el secretario de Estado Rex Tillerson y miembros del gobierno de Iraq sobre las medidas de veto que pudieran evitar que los terroristas dejaran Iraq y se dirigieran a Estados Unidos. Iraq no implementó nuevas medidas; en cambio, ofreció más detalles al gobierno estadounidense sobre cómo monitorea a los viajeros.

En la llamada de Trump con Abadi, el presidente prometió buscar una solución a las preocupaciones de su contraparte de que sus ciudadanos no puedan entrar a Estados Unidos, según una lectura de la llamada telefónica desde Baghdad.

“Esto es considerado como un importante paso hacia la dirección correcta que fortalece y refuerza la alianza estratégica entre Baghdad y Washington en muchos campos, en particular la lucha contra el terrorismo”, añadió el portavoz de la Cancillería iraquí.

La orden original que prohibía el ingreso al país de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana como Iraq, Irán, Siria, Somalia, Sudán y Yemen, fue bloqueado por una corte federal el mes pasado.

El pasado 2 de marzo, se conoció que tres de los principales asesores de política exterior del presidente Donald Trump abogaron para que Iraq fuera removido de la lista de países prohibidos por el gobierno Trump en su nuevo decreto inmigratorio, citando razones diplomáticas, dijeron fuentes a CNN.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, el secretario de Defensa, James Mattis, y el asesor de seguridad nacional, H.R. McMaster, están haciendo la solicitud, dijeron las fuentes.

Una de las principales razones es el papel de Iraq en la lucha contra ISIS.

La nueva prohibición de viajes excluirá por completo de la prohibición a los residentes legales permanentes y a los actuales titulares de visas, le afirmaron a CNN este martes fuentes cercanas a los planes. Aunque las fuentes advierten que el documento aún no ha sido concluido y está sujeto a cambios, consignará cambios importantes:

· El nuevo decreto dejará en claro que los residentes legales permanentes (también conocidos como titulares de tarjetas verdes) están excluidos de cualquier prohibición de viajes.

· Aquellos con visas válidas también estarán exentos de la prohibición.

· Se espera que en la nueva orden se revise o se excluya el lenguaje que le dé prioridad a las solicitudes de refugio de ciertas minorías religiosas.