CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ucrania

Acusan al exjefe de campaña de Trump sobre presuntos vínculos con expresidente ucraniano

Por Atika Shubert, Bharati Naik

Kiev (CNN) – Paul Manafort, el exjefe de campaña del presidente de Estados Unidos Donald Trump, enfrenta nuevas acusaciones sobre sus supuestos vínculos con el expresidente ucraniano prorruso, Viktor Yanukovych.

El congresista de Ucrania Sergii Leshchenko asegura que un documento encontrado en una caja fuerte en Kiev podría ser la evidencia de que Manafort intentó ocultar los pagos que el partido de Yanukovych le hizo.

Esta declaración se produce después de que el FBI le dijera este lunes a la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes que está investigando oficialmente si existió una coordinación entre el equipo de campaña de Trump y Rusia durante las elecciones estadounidenses de 2016.

Leshchenko le mostró a CNN un documento de seis páginas que aparentemente tiene la firma de Manafort en un contrato y que factura 501 unidades de variados equipos informáticos, por un pago de 750.000 dólares.

CNN no ha podido verificar independientemente la autenticidad del documento y Manafort señaló a través de un portavoz que no reconoce el escrito y que la firma que allí aparece no es la suya.

Fuentes: Departamento de Justicia de Estados Unidos (izquierda) y Sergii Leshchenko (derecha).

Pero, de ser genuino, el documento podría ser otra pieza en el rompecabezas de la investigación que emprendieron las autoridades ucranianas buscando establecer si Manafort y otras personas recibieron millones de dólares en pagos ilegales por parte del partido de Yanukovych.

El documento data del 14 de octubre de 2009, durante los años en que Manafort trabajaba para Yanukovych como consultor político en Kiev.

La fecha de la factura y los 750.000 dólares que figuran en ella coinciden con los detalles registrados en los libros de contabilidad, que fueron reportados por primera vez en el New York Times y que se les atribuye pertenecer al partido de Yanukovych, enumerando la serie de pagos secretos que ahora están bajo investigación.

Un registro en el libro de pagos escondidos, que presuntamente pertenece al partido de Yanukovych, muestra un pago de 750.000 dólares hecho a Manafort el 14 de octubre de 2009.

El nombre de Manafort aparece escrito a mano 22 veces en el libro de contabilidad, como el destinatario de los pagos que suman 12,7 millones de dólares, según lo han informado las autoridades anticorrupción de Ucrania.

Con este nuevo documento, Leshchenko cree tener la evidencia de que Manafort personalmente facturó al menos uno de los pagos que provinieron del perdido político de Yanukovych.

Los investigadores anticorrupción de Ucrania han afirmado de que Yanukovych y miembros de su partido gobernaron con un régimen corrupto. El expresidente huyó a Rusia, tras un levantamiento público en 2014.

“Así que parece que Manafort no era un consultor político. Era un negociante de procesadores de computadores”, dice Leschenko en tono de burla.

“Pero estoy seguro de que es un contrato falso y es una factura falsa solo para establecer –artificialmente– una base legal para la transacción”, añadió.

Un abogado que representa a Yanukovych le dijo a CNN que no tenía información sobre las transferencias.

Manafort: las acusaciones son “infundadas, absurdas y sin sentido”

Jason Maloni, un portavoz de Manafort, negó todas las acusaciones e hizo referencia a la Agencia Nacional Anti Corrupción de Ucrania (NABU, por sus siglas en inglés), en su declaración.

“Las acusaciones contra Paul Manafort son infundadas, como se ha reflejado en las numerosas comunicaciones de los funcionarios de la NABU que han cuestionado la validez de la tan llamada evidencia del libro de contabilidad contra el señor Manafort. Cualquier nueva acusación de Serhiy [sic] Leshchenko deberá tomarse de cara a esa luz y descartarse sumariamente”, aseguró Maloni.

La cabeza de la NABU, Artyom Sytnik, le aseguró a la prensa ucraniana el 11 de noviembre de 2016 que “el señor Manafort no tiene ningún papel en este caso”.

Cuando el libro de contabilidad salió a la luz en medio de la campaña de Trump el año pasado, Manafort le aseguró a CNN que las acusaciones de corrupción eran “infundadas, absurdas y sin sentido”, agregando que nunca recibió pagos en efectivo, por debajo de la mesa.