CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Salvador

Operan a Greco, el último jaguar macho de El Salvador

Por CNN Español

(CNN Español) — Greco, el último jaguar macho en cautiverio en El Salvador, fue operado este lunes de su pata derecha delantera por una osteomelitis, una infección en el hueso, como consecuencia de años de entrenamiento en un circo que lo tenía en cautiverio como parte de su espectáculo, según le dijo este martes a CNN en Español, Virna Ortiz, coordinadora de veterinarios del Parque Zoológico Nacional en San Salvador.

La operación de Greco —que tiene aproximadamente 18 años— corresponde a una serie de “limpiezas quirúrgicas” que se le hacen al animal cada dos meses pues desde su época en el circo presenta varias afecciones, entre ellas, dice Ortiz, en sus riñones, por lo que no es posible darle medicamentos como analgésicos para tratar su afección.

De la cirugía salió “bastante bien”, dice la veterinaria. El jaguar ya está despierto, apoyándose mejor con el miembro afectado y continúa en tratamiento.

Greco fue operado de su pata delantera derecha este 20 de marzo. (Crédito: MARVIN RECINOS/AFP/Getty Images)

Una historia de maltrato animal

Greco fue rescatado en 2011 de un circo que estaba en la costa de El Salvador. Según cuenta Ortíz, sus antiguos dueños le quitaron todas las uñas de sus manos para evitar que atacara a sus domadores.

“Estaba aproximadamente en un espacio de dos metros de largo por un metro de ancho, con piso de madera en una jaula extremadamente sucia y oxidada y tenía un depósito sin agua”, cuenta la experta. El animal aguantaba sed en extremo pues las personas debían pagarles a los dueños del circo para ponerle una botella de agua al animal.

“Esa era parte de la atracción”, dice Ortiz.

Desde que fue rescatado hasta la fecha, el animal ha ganado 80 libras de peso, afirma la veterinaria.

Pero Greco no está solo. A su lado está ‘Flacucha’, la jaguar hembra con la que comparte sus días en el zoológico, quien también sufrió su misma suerte, pues cuando la rescataron del circo en 2013, le habían quitado las garras para evitar que atacara a los dueños del circo.

“Cuando ellos fueron introducidos a su recinto no podían trepar árboles porque no tenían garras para hacerlo”, añade Ortiz.

Ahora ambos animales reciben la atención que requieren en el zoológico de San Salvador, un recinto que recientemente estuvo en el ojo del huracán por la muerte de Gustavito, un hipopótamo que murió por una paliza a finales de febrero. La investigación sobre su muerte aún continúa.

Un animal en vía de extinción

El jaguar es el único felino nativo de Norte y Sudamérica. Su hábitat original va desde el sur de Estados Unidos en la frontera con México hasta el Río Negro en Argentina, según Unión Natural de Conservación de la Naturaleza (IUCN) , una ONG con sede en Ginebra, Suiza, internacional dedicada a la conservación de de los recursos naturales y a la supervivencia de las especies.

Estos animales —en peligro de extinción— son afectados por las altas tasas de deforestación en América Latina y “la fragmentación del hábitat del bosque aísla a las poblaciones de jaguares para que sean más vulnerables a la persecución humana”, dice la IUCN.

El jaguar está extinto en El Salvador y en Uruguay, según la IUCN.

Greco y Flacucha son los únicos dos jaguares que quedan en el país y no pueden reproducirse debido a su edad, pues él ya sobrepasó su edad reproductiva, y ella, pudo haber venido con una condición no apta para la reproducción, de acuerdo con la coordinadora de veterinarios del Parque Zoológico Nacional en San Salvador, Virna Ortiz.