CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

¿Cómo investigar la injerencia rusa en EE.UU.?

Por Laura Jarrett

Washington (CNN) — Legisladores, funcionarios y grupos de vigilancia han ofrecido sus opiniones sobre la mejor manera de investigar los intentos de Rusia de influir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Algunos han abogado por el nombramiento de un fiscal especial, mientras que otros promueven la formación de un “comité selecto” del Congreso y un tercer grupo sugiere la implementación de una nueva comisión bipartidista. Si bien ninguna de estas opciones son mutuamente excluyentes, existen, sin embargo, diferencias significativas en el propósito, alcance y viabilidad de estos enfoques.

“Esto no es como comparar peras con manzanas”, aseguró Benjamin Wittes, investigador senior en estudios de gobierno en el Instituto Brookings. “Estas son manzanas para orangutanes”.
A continuación, se muestra un desglose de los diferentes caminos disponibles y de cómo difieren:

Fiscal especial

El secretario de Justicia de Estados Unidos, Jeff Sessions, decidió a principios de este mes recusarse de cualquier investigación existente o futura relacionada con la campaña presidencial de Donald Trump (o la transición) después de que se informó que se había reunido con un diplomático ruso el año pasado. Como resultado de la recusación de Sessions, el subsecretario de Justicia interino Dana Boente (o el candidato de Trump, Rod Rosenstein, si es confirmado por el Senado), supervisaría cualquier investigación del FBI sobre si hubo alguna coordinación entre la campaña de Trump y la supuesta intromisión de Rusia en la elecciones presidenciales.

Sin embargo, la decisión de Sessions no ha impedido que los demócratas continúen pidiendo un “fiscal especial” para que investigue este caso.

Las regulaciones del secretario de Justicia prevén el nombramiento de “abogados especiales” por parte del fiscal general en funciones en ciertas circunstancias, incluso si el manejo por parte del Departamento de Justicia “presente un conflicto de intereses para el Departamento u otras circunstancias extraordinarias” y si “sería de interés público el nombrar un abogado especial externo para que asuma la responsabilidad del asunto”.

Jeff Sessions (d) participa en el informe de prensa diario de la Casa Blanca junto a Sean Spicer. (Crédito: Win McNamee/Getty Images)

Los expertos dicen que el principal objetivo del fiscal especial en el caso de esta situación con Rusia sería la búsqueda de una investigación criminal independiente.
“Pueden utilizar un gran jurado, pueden pedir devolver las acusaciones, estarán facultados para escoger personal (de su elección), y contarán con un presupuesto para llevar a cabo las responsabilidades”, dijo el abogado Richard Ben-Veniste, Exjefe del Grupo Especial de Watergate de la Fiscalía Especial de Watergate y en la comisión bipartidista del 11 de septiembre.

En otras palabras, el objetivo de una investigación llevada a cabo por un fiscal especial “no es responder a las preguntas públicas sobre lo sucedido o lo que todavía puede estar sucediendo”, tal como Wittes lo escribió en una reciente publicación en Lawfare, sino más bien llevar a cabo “un conjunto de Inteligencia extranjera y contraespionaje que puedan (o no) tener elementos de investigación criminal”.

Comité selecto

Mientras que varios comités de la Cámara de Representantes y el Senado están examinando la injerencia de Rusia en las elecciones, el senador republicano por Arizona John McCain y otros expertos externos han pedido específicamente un “comité selecto”, con nuevos miembros escogidos por el actual liderazgo del Congreso.

Las ventajas de utilizar un comité tan selecto incluyen un personal recién dedicado con suficiente experiencia y tiempo, poder de citación para forzar testimonios y documentos, e idealmente, implementar sin la mancha discutible de influencia de la Casa Blanca, una acusación que ha asediado estructuras existentes como la investigación del Comité de Inteligencia de la Cámara.

Aunque un fiscal especial y un comité selecto pueden emplear ciertas funciones de investigación, Wittes advierte que sirven para diferentes propósitos: la función especial del fiscal está “diseñada para procesar crímenes”, mientras que un comité selecto “está diseñado para hacer una investigación con el fin de que el Congreso sepa cómo cumplir sus funciones constitucionales”.

Pero Caroline Fredrickson, presidenta de la American Constitution Society, dijo que la elección entre un fiscal especial y un comité selecto “no debería excluirse una de la otra”, a pesar de que “hay intereses protegidos algo diferentes”. Ambos enfoques son útiles, “dado que es mucho aquí lo que está en juego”.

Comisión bipartidista

En el otro extremo del espectro, algunos han pedido una nueva comisión bipartidista para investigar a Rusia, en la misma línea que la Comisión del 11-S.

Por ejemplo, el representante Eric Swalwell, demócrata de California que participa en el Comité de Inteligencia de la Cámara, acusó a la Casa Blanca de “obstruir” la investigación del panel y pidió una comisión independiente para revisar el asunto.

El propósito de tal comisión es distinto al de una investigación criminal, ya que su objetivo sería “informar a la legislatura o al público sobre algo que sucedió”, aseguró Wittes. “El propósito de la Comisión del 11-S fue contar la historia de cómo llegamos a este punto”.

“La ventaja es que es llamativa y muy independiente”, pero no está “bien posicionada para litigar” sin ciertos poderes de investigación, añadió Wittes.

La otra desventaja de una comisión independiente es que requeriría de la promulgación de una legislación, lo que podría resultar desafiante en el clima político actual.

Si se utiliza, “sin duda será el resultado de una presión pública sustancial sobre el Congreso y el presidente, pero parece improbable en este momento”, aseveró Ben-Veniste.