(CNN Español) – Hillary Clinton reapareció públicamente en el escenario de una conferencia sobre diversidad este martes en San Francisco. Y, además, su intervención contó con los comentarios más políticos que ha hecho desde que perdió la elección presidencial en 2016.

“No hay otro lugar en el que preferiría que aquí con ustedes”, aseguró Clinton antes de añadir: “aparte de la Casa Blanca”.

Durante su discurso de apertura para la conferencia anual de la organización Professional BusinessWomen, Clinton se refirió extensamente a la igualdad de las mujeres y atizó las críticas contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el Partido Republicano.

“Evidentemente, el resultado de la elección no era el que yo esperaba ni por el que había trabajado, pero nunca dejaré de pedir beneficios de sentido común que permitan a las mamás y a los papás permanecer en su trabajo”, aseguró Clinton.

Además de unos pocos comentarios en reuniones públicas y mensajes en su cuenta personal de Twitter, la excandidata presidencial había mantenido un bajo perfil desde las elecciones. Días después de su derrota fue vista en un bosque cercano a su hogar en Nueva York y luego, junto a su esposo el expresidente Bill Clinton, asistió a la toma de posesión de Trump.

Sobre el intento de los republicanos de reemplazar la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, más conocida como Obamacare, aseguró que era un “proyecto de ley desastroso”. Y acto seguido añadió que el gobierno de Trump se ha “encontrado con una nueva ola de resistencia”, que indica que las protestas contra sus políticas apenas están empezando.

“Las gente que nunca había sido activa en la política contó sus historias en los foros ciudadanos”, señaló Clinton. “Eran personas que tenían algo que decir y estaban decididas a lograr que las escucharan”.

Durante la sesión de preguntas del público, la excandidata manifestó su incredulidad ante el debate republicano sobre el proyecto de salud.

“¿De verdad? ¿Quitar el cuidado de maternidad?”, preguntó. “¿Con quién habla esa gente?”, insistió.

Clinton también se centró en temas como la inclusión y la diversidad de mujeres en los diferentes lugares de trabajo, así como en la necesidad de que el sector privado impulse mayores esfuerzos para lograr que más mujeres entren al mercado laboral.

“Avanzar en los derechos y oportunidades de las mujeres y las niñas es el gran asunto pendiente del siglo XXI”, aseveró mientras destacaba que la representación femenina en Washington “es la más baja que ha habido en una generación”.

“Toda una vida de práctica”

La exsecretaria de Estado también se refirió a los incidentes raciales dirigidos contra dos prominentes mujeres negras, este miércoles.

En el primero, el secretario de Prensa de la Casa Blanca Sean Spicer le exigió a April Ryan, una corresponsal de larga data y una de las pocas periodistas negras que se encontraba en el salón de conferencias, que “dejara de mover la cabeza” y la acusó de “estar decidida a lograr que cualquier imagen que (ella) quiera contar sobre esta Casa Blanca permanezca”.

En el otro suceso, el presentador de Fox News Bill O’Reilly recibió una lluvia de críticas por sus comentarios racistas al burlarse del cabello de la representante Maxine Waters: dijo que su pelo parecía “una peluca de James Brown”.

Posteriormente, O’Reilly se disculpó, pero no antes de que la controversia se desatara. Este martes, Clinton aseguró que Waters fue “insultada con un chiste racista sobre su pelo”.

Las mujeres negras, continuó Clinton, “tienen toda una vida de práctica en tomar precisamente pasos largos ante este tipo de humillaciones”.

“Resistir, persistir”

En el frente de la política, Clinton criticó a Estados Unidos por no contar todavía con una política nacional de vacaciones familiares pagadas. Y añadió que aquellos que sí disfrutan los beneficios de estas políticas suelen ser los trabajadores de mayores ingresos. Por eso, Clinton pidió al sector privado tomar acciones para ayudar.

“Ustedes son las personas que descubrieron cómo poner las computadoras en las palmas de nuestras manos”, indicó. “Ustedes tienen el poder”.

Pero, en general, Clinton compartió una visión optimista frente a la victoria de Trump.

“Donde algunos ven un oscuro panorama de carnicería yo veo una luz que brilla sobre la creatividad y la oportunidad”, explicó haciendo referencia al discurso inaugural.

Y también le ofreció a la audiencia un nuevo mantra: “Resistir, insistir, persistir”.

A sus espectadores los motivó a “resistir las acciones que vayan en contra de nuestros valores como estadounidenses”, a insistir “en poner a las personas en primer lugar”, a "persistir" como la senadora Elizabeth Warren cuando se le impidió leer una carta escrita por Coretta Scott King sobre el senador Jeff Sessions, y "alistar" a otros a postularse o a abrir un negocio.

"Estaré con ustedes en cada paso del camino”, concluyó.