(CNN) - El presidente Donald Trump cambió a una de las funcionarias más experimentadas que lo acompañaban en el Ala Oeste de la Casa Blanca, días después de que el gobierno enfrentó su primer gran revés en el Congreso, al no lograr la aprobación de un proyecto para derogar y reemplazar el Obamacare.

Katie Walsh, jefa adjunta de personal de la Casa Blanca, se irá a una organización sin fines de lucro que apoya la agenda del presidente, según dijeron los asistentes más cercanos de Trump este jueves.

Es la segunda salida de un alto funcionario de la Casa Blanca en los primeros meses del gobierno, tras la renuncia forzada del consejero de Seguridad Nacional Michael Flynn, en febrero.

También representa un importante cambio en el personal más experimentado de la Casa Blanca que podría alterar la dinámica del poder en el Ala Oeste, dado que Walsh era una aliada cercana del jefe de personal de la Casa Blanca Reince Priebus.

Walsh era la segunda de Priebus en el gobierno y llegó a ese cargo luego de ser su jefa de personal cuando él fue presidente del Comité Nacional Republicano.

Ahora trabajará como asesora principal de America First Policies, una organización sin fines de lucro dirigida por exfuncionarios de la campaña de Trump que han tenido problemas para adaptarse en los primeros meses de la presidencia de Trump.

Un alto funcionario de la Casa Blanca insistió en que Walsh “no fue despedida”.

Katie Walsh, jefa adjunta de personal de la Casa Blanca, se irá a una organización sin fines de lucro que apoya la agenda del presidente.

Una fuente que conoce bien el funcionamiento interno de la Casa Blanca calificó la noticia de “pérdida tremenda” y destacó la frustración que embarga a la Casa Blanca desde que el Gobierno fracasó en hacer que los republicanos se unieran alrededor de un proyecto de ley sobre el sistema de salud, apoyado por Trump y por el presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., Paul Ryan.

La fuente dice que Walsh vio la necesidad de organizar un mejor apoyo para las iniciativas de la Casa Blanca desde afuera.

"(Así) podemos tener una conversación colectiva que mueva el mensaje sobre el sistema de salud de manera mucho más efectiva”, opina el funcionario de la Casa Blanca.

Dos altos funcionarios de la Casa Blanca descartaron la idea de que la salida de Walsh signifique que Priebus puede ser el próximo en irse.

MIRA: Renuncia de Flynn desata tormenta en el Ejecutivo de Estados Unidos

Este jueves, en la sesión informativa diaria, el secretario de prensa de la Casa Blanca Sean Spicer tuvo que responder a la pregunta de si habrá más movimientos en el gabinete tras la salida de Walsh. “No”, fue todo lo que dijo Spicer.

El triunvirato de altos funcionarios de la Casa Blanca —Priebus, el jefe de estrategia Steve Bannon y el yerno de Trump y asesor principal Jared Kushner— elogió las cualidades de Walsh durante una rueda de prensa este jueves en la oficina de Priebus, en el Ala Oeste, con un pequeño grupo de periodistas.

Bannon la calificó de “vínculo vital que unifica y hace que las cosas pasen”, mientras Kushner dijo que era “uno de los héroes anónimos de la campaña” y aplaudió el “sacrificio que está haciendo”.

Priebus aseguró que la decisión de Walsh de dejar la Casa Blanca para trabajar para el grupo político externo se tomó luego de que fue lo suficientemente claro que no tenían el apoyo que necesitaban durante el debate sobre el proyecto de reforma al sistema de salud.

“Nadie puede arreglar este problema mejor que Katie Walsh”, dijo Priebus.

Los tres asesores principales del presidente Trump dicen que estaban de acuerdo en que Walsh dejara el Gobierno, pero afirman que la idea original fue de ella.

America First Policies fue contemplado, en algún momento, como un grupo externo que reforzara los objetivos políticos de Trump. Sin embargo, se ha paralizado en los primeros meses de su presidencia, no hizo ninguna publicidad en televisión sobre los candidatos de Trump a la Corte Suprema y solo empezó a prevenir a la Casa Blanca de la vergonzosa derrota que se venía con el Obamacare el último día de un debate que tardó semanas.

Esta semana, la familia que se esperaba que fuera su principal fuente de dinero, la familia Mercer de Nueva York, se fue a un grupo sin ánimo de lucro que es competencia de America First Policies: Making America Great. La movida incluyó llevarse consigo a uno de los empleados que se había planeado trabajaría en America First: Dave Bossie.