CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
República Dominicana

¿Qué pasó con el caso los periodistas asesinados en República Dominicana? SIP exige respuestas

Por CNN Español

(CNN Español) — Entraron, dispararon y mataron. Las víctimas: comunicadores. ¿Y en qué quedó el caso?

El asesinato el pasado 14 de febrero de los periodistas Leónidas Martínez y Luis Manuel Medina, de la emisora 103.5 FM de San Pedro de Macorís (suroccidente de República Dominicana) por parte de un hombre armado que ingresó al medio y atacó con disparos tanto a los comunicadores como a la secretaria del mismo, conmocionó al país caribeño e inquietó a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que se pronunció sobre el hecho en sus conclusiones al finalizar este lunes su reunión de medio año en Antigua (Guatemala). 

La SIP le exigió a República Dominicana aclarar este crimen y exhortó a que “apliquen con rigurosidad la justicia para esclarecer los móviles de los asesinatos, dar con los culpables y sancionar a los responsables materiales e intelectuales”, en un llamado que también hizo a los gobiernos de México, Perú, Guatemala, donde también se han registrado hechos de esta naturaleza contra comunicadores.

El director de Relaciones Públicas e Información de la Policía Nacional dominicana, general de brigada Nelson Rosario Guerrero, informó el día siguiente del crimen en una rueda de prensa que se había identificado al asesino como José Rodríguez, de 59 años.

Según lo dijo la misma Policía Nacional en su cuenta de Twitter, el asesino se quitó la vida durante el asedio policial para capturarlo.

Detalle del sepelio del periodista dominicano Leónidas Martínez en San Pedro de Macorís el pasado 15 de febrero. (Crédito: ERIKA SANTELICES/AFP/Getty Images)

Conforme asegura el reporte de la SIP sobre el país caribeño, uno de los móviles para el asesinato de los dos comunicadores era el que presuntamente se le había estafado al asesino con un terreno que pagó, pero que no recibió y que pensó había sido cedido a uno de los asesinados. Posteriormente se estableció que ninguno de los locutores muertos tenía algo que ver en ese conflicto.

En ese entonces, el Colegio Dominicano de Periodistas, en su cuenta de Facebook, condenó el doble asesinato en San Pedro de Macorís, y su presidente, Olivo De León, lamentó que “todavía en pleno siglo XXI sigan produciéndose hechos como este, donde comunicadores y periodistas son asesinados sin contemplación alguna”.

Por otra parte, la SIP detalló que la Sociedad Dominicana de Diarios (SDD) está llevando a cabo consultas con el Congreso para “discutir los alcances de varios proyectos de leyes que regularían las comunicaciones en el país”, luego de quejas formuladas por la SIP contra iniciativas legislativas, la primera acerca del “derecho a la intimidad, el honor y el buen nombre”, y la segunda sobre expresión y medios de comunicación”.

Tanto la SIP como la SDD consideran que son “limitantes para la libertad de prensa”.

Aparte del mencionado caso de los dos periodistas dominicanos, la SIP denuncia también el asesinato de cinco comunicadores en México, tres en Perú, dos en Guatemala y uno en Honduras desde la asamblea general del ente en Ciudad de México en octubre del 2016.

Menciones especiales merecieron Colombia y Venezuela. Del primer país, la SIP destacó que hay en este momento 147 periodistas con protección debido a las amenazas, mientras que sobre el segundo dijo que “las agresiones han adquirido la forma de hackeos, mediante hackers contratados por el gobierno para interferir los contenidos editoriales de los sitios de los diarios y medios digitales y hasta se ha llegado a negar las visas de los corresponsales internacionales, se ha cerrado a CNN en Español y nueve diarios han dejado de publicarse ante la falta de papel que controla la empresa estatal que monopoliza su venta”.

La próxima asamblea general de la SIP se llevará a cabo el 27 de octubre en Salt Lake City, Estados Unidos.