CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crisis en Nicaragua

Nicaragua

¿En qué consiste la ‘Nica Act’, el proyecto de ley en EE.UU. que tiene furioso a Daniel Ortega?

Por CNN Español

(CNN Español) — El gobierno de Nicaragua calificó este miércoles de “ciega, sorda e irracional” la llamada ‘Nica Act’, un proyecto de ley que fue presentado en el Congreso de Estados Unidos, y aseguró que fue “concebida por mentes insensibles, mal intencionadas y cerradas”. A esa reacción se sumó la de la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que expresó “su preocupación ante la reactivación” de la iniciativa.

En un comunicado, el gobierno del presidente Daniel Ortega aseguró que la ‘Nica Act’ es una “iniciativa funesta, que no representa el corazón, la racionalidad o la compasión que obliga al ser humano a actuar como hermano” y “niega la dignidad del amor”.

La ‘Nica Act’ ya había sido presentada en septiembre del 2016 y 25 congresistas republicanos y demócratas la introdujeron de nuevo este miércoles. El año pasado, la iniciativa fue aprobada en la Cámara de Representantes pero no alcanzó a ser discutida en el Senado.

El proyecto de ley, cuyo nombre es Nicaraguan Investment Conditionality Act (NICA), fue presentado por la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen y por el congresista demócrata Albio Sires, y pretende que Estados Unidos vote en contra de los préstamos que el gobierno de Nicaragua busque ante entidades financieras multilaterales.

“Debemos continuar con el sostenimiento de estándares para todos los gobiernos de  Centroamérica en temas de derechos humanos, corrupción y transparencia mientras examinamos dónde usar el dinero de contribuyentes estadounidenses”, aseguró Ros-Lehtinen tras la presentación del proyecto de ley, en un comunicado.

“Esta versión de la Ley Nica va un paso más allá de la que Albio y yo presentamos en el último Congreso, pide que el régimen de Ortega combata activamente la corrupción y tome las medidas significativas para proteger a defensores y activistas de los derechos humanos. Estas son preocupaciones bipartidistas”, dijo la representante por Florida. Según ella, la ‘Nica Act’ “será una herramienta poderosa que puede ayudar a poner fin a las atrocidades que se producen en Nicaragua y revertir su trayectoria destructiva actual”.

El proyecto de ley especifica que Estados Unidos solo aprobaría los préstamos internacionales a Nicaragua por “razones humanitarias o para promover la democracia” en el país centroamericano.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, y Rosario Murillo, esposa de Ortega y vicepresidenta del país.
(Crédito: INTI OCON/AFP/Getty Images).

La ‘Nica Act’ sería suspendida solo si el gobierno de Ortega promueve la realización de elecciones “libres, justas y transparentes”, afirma el proyecto. El pasado 6 de noviembre, Ortega fue reelegido por tercera ocasión consecutiva -para un cuarto periodo en el gobierno-, con el 72,5% de los votos, en unas polémicas elecciones en las que no pudo participar el principal partido opositor, pues perdió su representación legal por decisión del Tribunal Supremo de Justicia.

MIRA: Daniel Ortega inicia su cuarto mandato en Nicaragua

‘Nica Act’ no es aporte constructivo: OEA

Este miércoles, en un comunicado que envió a la opinión pública, la Secretaría General de la OEA afirmó que “el citado proyecto de ley, en el contexto de la presente legislatura, no constituye un aporte constructivo a los trabajos que el gobierno de Nicaragua y esta Secretaría General vienen realizando en materia de cooperación para el fortalecimiento democrático, electoral e institucional en el país, que tienen como referencia directa los principios y valores de la Carta Democrática Interamericana”.

En ese sentido, el secretario general del organismo, Luis Almagro, pidió a los congresistas estadounidenses que retiren el proyecto de ley que impediría que los préstamos internacionales le sean desembolsados a Nicaragua.

Sin embargo, para el congresista demócrata Albio Sires, la ‘Nica Act’ tiene justificación pues “Daniel Ortega y su familia continúan acumulando gran cantidad de riquezas, mientras que Nicaragua sigue siendo el segundo país más pobre del Hemisferio Occidental”.

De acuerdo con Sires, el presidente de Nicaragua “ha pasado años reprimiendo a la oposición política y ha creado una monarquía de facto haciendo que su esposa asuma el papel de vicepresidente” y por eso “esta legislación deja claro que Estados Unidos no está de acuerdo y no dejara a Ortega oprimir a los defensores de los derechos humanos y sofocar la democracia mientras se llenen los bolsillos con dinero a expensas del pueblo nicaragüense”.

Rosario Murillo, esposa de Ortega y vicepresidente de Nicaragua, calificó a los congresistas que han vuelto a presentar la ‘Nica Act’ en Estados Unidos como personas de “posiciones radicales e injerencistas”.

MIRA: Ortega y Murillo, pareja presidencial al estilo ‘House of Cards’

“Ratificando esa condición de extremistas y promotores del irrespeto a los modelos de democracia protagónica con idiosincrasia y carácter propios, los congresistas que en septiembre del año pasado instalaron una propuesta hostil contra el derecho del pueblo nicaragüense al bienestar, la seguridad, el trabajo y la paz volvieron a irrumpir en el panorama político pre-electoral, en coincidencia con ciertos agrupamientos de ciudadanos nicaragüenses, identificados con las políticas norteamericanas más retrógradas”, dice el comunicado del gobierno de Nicaragua, leído por Murillo.

Según el gobierno de Ortega, “la ‘Nica Act’ 2017 es una amenaza más, de las muchas que a lo largo de la historia se han cernido sobre Nicaragua, en el afán de las mentalidades imperialistas de apropiarse de nuestro país”.

El 18 de diciembre del 2015, el Congreso de Estados Unidos aprobó un ley muy parecida a la ‘Nica Act’ llamada Consolidated Appropriations Act 2016, por la que, entre otras cosas, se autorizaban préstamos multilaterales a Honduras, El Salvador y Guatemala, con la condición de que esos tres países de Centroamérica combatan la corrupción, protejan los derechos humanos e instauren programas efectivos de seguridad fronteriza, entre otras cosas.