(CNNMoney) - Francia se encuentra atrapada en una gran carrera.

La tercera economía más grande de Europa ha sufrido años de crecimiento anémico, una alta cifra de desempleo y déficit de presupuesto, mientras que sus vecinos como Alemania y Gran Bretaña han disfrutado una recuperación más fuerte desde la crisis financiera global.

El malestar económico del país es un tema mayor en las elecciones presidenciales.

LEE: Macron y Le Pen se disputarán la presidencia de Francia en segunda vuelta

Antes de que el voto empezara este domingo, la elección se había reducido a una carrera de cuatro vías entre candidatos de todo el espectro político. Dos de ellos —la política de ultraderecha Marine Le Pen y el socialista Jean Luc Mélenchon proponían ideas radicales sobre cómo mejorar la economía— se oponen a tratados de libre comercio y son grandes críticos del euro.

Mélenchon quedó por fuera de la contienda electoral luego del voto de este domingo, pero Le Pen quedó en segundo lugar y ahora se enfrenta con el candidato de centro Emmanuel Macron para la elección final.

LEE: Le Pen y Macron cara a cara: estas son sus principales propuestas

¿Tiene alguno de los dos la prescripción correcta para curar a Francia?

Después de años de lento crecimiento, las cifras del PIB del país finalmente están aumentando. Pero permanecen en niveles muy bajos.

La economía francesa se expandió en un 1,2% en 2016, según el Fondo Monetario Internacional. Las dos economías más grandes de Europa —Alemania y Gran Bretaña— tuvieron un crecimiento de 1,8% en el mismo periodo.

El FMI predice un crecimiento de solo el 1,4% para Francia en 2017, uno de los índices más débiles en la Unión Europea.

Francia también está tratando de reducir su índice de desempleo que está en cerca del 10%. Esta cifra es más alta que el promedio de la eurozona y más del doble del nivel de desempleo en Alemania y Gran Bretaña.

El problema de desempleo es aún peor para los jóvenes: 24% de las personas entre 15 y 24 años no tienen un trabajo.

La deuda del gobierno, entre tanto, ha aumentado a casi el 90% del PIB, frente a sólo 58% hace una década.

Hay algunos puntos brillantes, sin embargo. Francia tiene una desigualdad de ingresos relativamente baja y un menor número de sus ciudadanos están en riesgo de pobreza que en Alemania o Gran Bretaña.

El porcentaje de PIB que el gobierno gasta en programas sociales y bienestar es mucho más alto en Francia que en otras grandes economías.

El generoso sistema de bienestar ha llevado a déficits de presupuesto más grandes, sin embargo el sistema de salud francés tiene una necesidad desesperada de más dinero.

El FMI ha pedido reformas económicas para controlar el gasto público.