CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crisis en Nicaragua

Nicaragua

Controversial proyecto de ley ‘Nica Act’ llegó al Senado de Estados Unidos

Por CNN Español

(CNN Español) — El proyecto de ley conocido como ‘Nica Act’ llegó el pasado jueves al Senado de Estados Unidos, al ser nuevamente presentado por el senador republicano Ted Cruz.

Las reacciones no se han hecho esperar en Nicaragua. Una de las primeras voces fue la de los empresarios de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), que consideran que se deben tomar acciones en el menor tiempo posible para “desactivar la ‘Nica Act’ y evitarle graves repercusiones económicas al país. “Es hora de patria y nosotros, como AmCham, hacemos un llamado al gobierno a actuar de inmediato”, dijeron.

Con este proyecto de ley, cuyo nombre es Nicaraguan Investment Conditionality Act (NICA), se pretende imponer sanciones económicas a Nicaragua, impidiendo que reciba préstamos financieros de organismos internacionales, con el argumento de que el gobierno del presidente Daniel Ortega es antidemocrático.

La ‘Nica Act’ ya había sido introducida en septiembre del 2016 en el Congreso de Estados Unidos; sin embargo, en ese momento no prosperó por el cierre legislativo anual.

El pasado 5 de abril, 25 congresistas reintrodujeron el proyecto de ley en la Cámara de Representantes, en una nueva versión que analistas y políticos opositores nicaragüenses consideran más fuerte, ya que impone más condiciones para que en el futuro Nicaragua pueda optar a créditos financieros internacionales.

LEE: ¿En qué consiste la ‘Nica Act’, el proyecto de ley en EE.UU. que tiene furioso a Daniel Ortega?

La oposición calcula que si la ‘Nica Act’ fuese aprobada, Nicaragua dejaría de percibir cerca de 250 millones de dólares anualmente.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, y Rosario Murillo, esposa de Ortega y vicepresidenta del país.
(Crédito: INTI OCON/AFP/Getty Images).

Cuando la iniciativa fue retomada por el grupo de representantes a la Cámara de Estados Unidos, hace un mes, la Organización de Estados Americanos (OEA) consideró que no constituía “un aporte constructivo al trabajo que viene realizando esta organización con el gobierno nicaragüense”, en el marco de las denuncias por la falta de transparencia en las pasadas elecciones presidenciales de noviembre.

El gobierno nicaragüense, por su parte, lo consideró un acto retrógrado e injerencista. Rosario Murillo, esposa de Ortega y vicepresidenta de Nicaragua, calificó a los congresistas que volvieron a presentar la ‘Nica Act’ en Estados Unidos, a principios de abril, como personas de “posiciones radicales e injerencistas”.

Sobre el nuevo capítulo de la ‘Nica Act’ todavía no se ha pronunciado. CNN en Español solicitó una entrevista con algún vocero del gobierno para conocer sus reacciones sobre la llegada de la iniciativa al Senado de EE.UU., pero aún no hemos recibido respuesta.

El proyecto de ley especifica que Estados Unidos solo aprobaría los préstamos internacionales a Nicaragua por “razones humanitarias o para promover la democracia” en el país centroamericano.

La ‘Nica Act’ sería suspendida solo si el gobierno de Ortega promueve la realización de elecciones “libres, justas y transparentes”, afirma el proyecto. El pasado 6 de noviembre, Ortega fue reelegido por tercera ocasión consecutiva —para un cuarto periodo en el gobierno—, con el 72,5% de los votos, en unas polémicas elecciones en las que no pudo participar el principal partido opositor, pues perdió su representación legal por decisión del Tribunal Supremo de Justicia.

MIRA: Ortega y Murillo, pareja presidencial al estilo ‘House of Cards’

El 18 de diciembre del 2015, el Congreso de Estados Unidos aprobó un ley muy parecida a la ‘Nica Act’ llamada Consolidated Appropriations Act 2016, por la que, entre otras cosas, se autorizaban préstamos multilaterales a Honduras, El Salvador y Guatemala, con la condición de que esos tres países de Centroamérica combatan la corrupción, protejan los derechos humanos e instauren programas efectivos de seguridad fronteriza, entre otras cosas.

Con información de Samantha Lugo, desde Nicaragua