CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Iraq

Imágenes exclusivas de un dron captan la devastación y muerte que deja la guerra en Mosul

Por Kara Fox, Waffa Munayyer

(CNN) — Las familias llevan banderas blancas y sollozan al escapar de sus hogares.

Un coche bomba explota. Luego otro. Los cuerpos podridos de los combatientes de ISIS, abandonados por sus unidades, contaminan las calles. Los niños que caminan a través de los escombros de lo que alguna vez fue su hogar no se estremecen. Para ellos, esta es la nueva normalidad.

Estas son escenas del oeste de Mosul mientras que las fuerzas iraquíes emprenden una batalla calle por calle para tomar la ciudad de las manos de los yihadistas, que la han controlado por cerca de tres años.

Un hombre lleva a un pariente enfermo a sus espaldas mientras huyen de su hogar en el barrio de Yarmouk, al oeste de Mosul, el 11 de abril.

Equipado con un dron y una cámara fotográfica, el periodista fotográfico brasileño Gabriel Chaim pasó 20 días junto con la División Dorada de Iraq, captando imágenes desgarradoras de la destrucción y el caos que impera allí. Chaim siguió a las fuerzas especiales mientras se movían por las estrechas y sinuosas calles de la ciudad, buscando señales de miembros de ISIS. La unidad es la primera en despejar las casas donde viven los militantes entre una población civil abandonada.

En las redadas, Chaim vio cómo los combatientes de ISIS se movían por entre las áreas bombardeadas de las casas para evitar ser vistos, usando un laberinto de casas destruidas en un aterrador juego del gato y el ratón con unidades antiterroristas.

Soldados de la División Dorada de las fuerzas especiales iraquíes realizan incursiones en el vecindario Al Tank, al oeste de Mosul, el 17 de abril.

Chaim le aseguró a CNN que tenía que ocultarse a sí mismo y a su equipo para captar algunas de las imágenes, enmascarando las coordenadas y datos del GPS del dron para evitar ser rastreado.

“Cuando estás volando por el área de Daesh (acrónimo árabe de ISIS), nunca quisieras que te capturen. Si oyen el zumbido del dron, podrían llegar a dar con toda la información y su posición”.

“El dron me proporcionó una perspectiva diferente de la guerra”, afirmó. “Es imposible obtener esa visión de la severa destrucción y los civiles que huyen de una cámara tradicional”. Chaim, cuyo trabajo lo ha llevado a Siria y a los territorios de la Ribera Occidental, dijo que lo sorprendió el gran número de civiles atrapados en el fuego cruzado en Mosul. “En Aleppo he visto a civiles en una zona de guerra, pero no con pesados ​​tanques blindados y fuertes enfrentamientos que se libraran en medio de ellos. En su mayoría eran ataques aéreos”, aseveró. “El hecho de que un gran número de civiles continúen viviendo en barrios que se encuentran bajo fuertes enfrentamientos es lo que hace que Mosul sea diferente”.

Los residentes de Yarmouk, al oeste de Mosul, rodean un camión de distribución de alimentos el 11 de abril.

Chaim aseguró también haber visto pintadas de propaganda de ISIS en ruso, puestas en las paredes de los hogares en el barrio de Yarmouk, en el oeste de Mosul. Los civiles le afirmaron a Chaim que un creciente número de combatientes extranjeros de habla rusa, entre ellos chechenos, están reforzando las filas del grupo terrorista en la ciudad iraquí.

Mosul, la segunda ciudad más grande de Iraq, cayó en las manos de ISIS en junio del 2014. Una ofensiva liderada por la coalición respaldada por Estados Unidos para recuperar el control de la ciudad comenzó en octubre del 2016. La parte oriental de Mosul fue liberada en enero y la fase para recuperar la occidental fue lanzada en febrero.

LEE: Reportera de CNN queda atrapada en un ataque mortal de ISIS por 28 horas

En el oeste de Mosul, 382.000 civiles han huido desde el 19 de febrero. Muchos de los desplazados están alojados en campamentos de refugiados de emergencia creados por el gobierno iraquí y grupos de ayuda internacional. Según recientes estimaciones de las Naciones Unidas, cerca de unos 800.000 civiles aún viven en esa zona, la mitad de ellos atrapados en la Ciudad Vieja. Salir de allí no es una tarea fácil.

Las fuerzas especiales iraquíes ayudan a los civiles a salir de sus hogares el 9 de abril, cuando se registraron fuertes enfrentamientos entre las fuerzas especiales iraquíes y el ISIS en el barrio de Yarmouk, en el oeste de Mosul.

Chaim recuerda a cientos de civiles corriendo por las líneas de frente para escapar de ISIS, una escena que dijo que nunca olvidaría. Mientras corrían por sus vidas, los civiles le dijeron que los yihadistas les gritaban insultos, entre los que se incluían la palabra “kafir” (“no creyente” en árabe), e hicieron disparos contra la multitud en movimiento.

“Deben cuidarse de cómo cruzan (la línea de frente), y asegurarse de que Daesh no los verá corriendo”, aseguró Chaim. “Pero también deben cuidar de asegurarse de que los soldados iraquíes no piensen que son de Daesh”, aseveró. “Es como salir corriendo del infierno”.