CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Francia

Elección en Francia: los desafíos de Macron para vencer a Le Pen

Por James Masters

(CNN) — Apenas a unos días de la segunda vuelta de las presidenciales francesas, Emmanuel Macron parece estar acercándose lentamente al Palacio del Elíseo, pero el candidato todavía enfrenta desafíos antes de la crucial votación del domingo.

El centrista independiente, de 39 años, ha llevado a cabo una notable campaña, desafiando a los partidos tradicionalmente mayoritarios con su movimiento En Marche! Para muchos, sin embargo, la campaña se ha centrado menos en el apoyo a Macron y más en votar en contra de su rival de extrema derecha, la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen.

Sin una ola de popularidad

Dominic Thomas, profesor de Estudios Franceses y Francófonos en la UCLA, cree que el electorado se enfrenta a un escenario similar al de 2002, cuando Jean-Marie Le Pen, el fundador del Frente Nacional y padre de la actual líder, pasó a segunda ronda.

En esa ocasión, el país se unió para votar por Jacques Chirac y asegurar que el candidato de extrema derecha fuera aplastado.

Thomas dice que un electorado “oprimido” se enfrenta ahora a una votación en la que se opone a Le Pen, más que apoyar a Macron.

“El problema es, una vez más, al igual que en 2002, que el electorado francés está siendo chantajeado moralmente, no tanto para votar por un Macron al que realmente apoyen, sino contra Le Pen”, dijo.

Macron fue respaldado por el actual presidente, François Hollande, por el candidato republicano François Fillon y por el socialista Benoit Hamon, pero no es del agrado universal.

Considerado a menudo como la “élite”, es visto como parte del establishment y sin contacto con el público.

Exministro de Economía que ganó millones en la banca de inversión, Macron ha sido atacado tanto desde la izquierda como desde la derecha.

Thomas dice que aunque es probable que Macron, pro-Unión Europea, gane la elección, no va a estar en la cresta de una ola de popularidad generalizada.

“No es el tipo de sentimiento que estaba en EE.UU. después de la presidencia de Bush, con tanta gente esperanzada con que Obama iba a venir y salvar el mundo”, añadió.

Convencer a la extrema izquierda

Una de las tareas más difíciles de Macron es persuadir a los que apoyaron al candidato de extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon, para que ahora le den su apoyo.

“El problema para Macron es que aún hay electores por ahí que se refieren a él como el ‘banquero'”, dijo a CNN Emmanuelle Schön-Quinlivan, profesor de Política Europea en el University College de Cork.

“Esa imagen suya como banquero lo retrata como desconectado de la realidad y alimenta en la idea de que él no entiende los llamados de la gente normal.

“Macron se dirige a aquellos que están bien educados, que viven en las ciudades. Pero él no conecta con aquellos que viven en zonas rurales de Francia y antiguas zonas industrializadas, que ahora están en problemas debido a la desindustrialización”, agregó.

Debate final

El último intento de Macron para convencer al electorado de que él es el hombre adecuado para dirigir Francia llegará el miércoles, cuando él y Le Pen participen en el último debate televisivo.

A diferencia de Chirac, que se negó a debatir con el padre de Le Pen, Jean-Marie, en 2002, Macron se mantiene firme en que no va a evitar el desafío.

“Es muy claro y sabemos desde hace meses que Macron está muy entusiasmado con este debate”, dijo Schön-Quinlivan.

“La vieja actitud de no discutir con los extremistas, ya que no están comprometidos con los valores republicanos, sólo ha alimentado el monstruo del populismo y que parezca que el establishment se niega a participar.

Participación

A medida que se acerca el día de la elección, aumenta la preocupación de que algunos votantes opten simplemente por quedarse en casa.

“Sabemos que la participación es el primer gran reto”, dijo el líder de la campaña En Marche! en el Reino Unido, El Harrar, citando la mayor preocupación de Macron.

“A pesar de que nuestro candidato terminó primero en la primera ronda nunca hemos pensado que esto iba a ser fácil”, dijo.