CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Haití

Gobierno de Trump prorroga estatus de protección temporal para los haitianos

Por Tal Kopan

Washington (CNN) — El gobierno del presidente Donald Trump decidió seguir protegiendo a los haitianos que viven en Estados Unidos desde el devastador terremoto del 2010, con lo cual no podrán ser deportados en lo que queda de año.

La medida, tomada por el secretario de Seguridad Nacional John Kelly, fue anunciada este lunes y será sucedida por una notificación oficial en el Registro Federal, que pondrá a correr el reloj para los que deseen postularse para una extensión de seis meses del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés).

Altos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional aseguraron en una conferencia telefónica con la prensa que la decisión se tomó luego de que Kelly determinó que las condiciones en Haití habían mejorado desde el terremoto y que, al final de los seis meses, el programa podría ser terminado en lugar de extendido de nuevo.

El pasado 13 de mayo, decenas de personas se manifestaron en las calles de Miami para pedir que el Departamento de Seguridad Nacional prorrogue el Estatus de Protección Temporal para Haití. (Crédito: Joe Raedle/Getty Images).

“Después de revisar las condiciones en Haití y determinar que en este punto, legalmente y bajo el estatus, el secretario puede decidir que esas condiciones justifican una extensión de las protección; así decidió hacerlo”, afirmó un alto funcionario del Departamento de Seguridad Nacional que pidió reserva de su nombre.

Aunque los funcionarios de esa agencia han dicho en repetidas ocasiones que la decisión se tomó con base en los criterios expuestos en la legislación que creó el TPS, instaron enérgicamente a los beneficiarios de Haití a que tomen los siguientes seis meses para prepararse para una potencial expiración del estatus, en enero del 2017.

“El secretario pide a todos los beneficiarios del TPS que en los próximos seis meses arreglen sus asuntos en consecuencia”, dijo la misma fuente.

El TPS para Haití fue aprobado el 21 de enero del 2010, nueve días después del terremoto que arrasó buena parte de ese país caribeño, que se calcula dejó más de 200 mil muertos. Un desastre natural del que todavía, siete años después, no termina de reponerse. Vence el 22 de julio del 2017 y, con la extensión, expirará ahora en enero del año que viene.

El TPS es designado por el Departamento de Seguridad Nacional a países que han vivido desastres naturales o están en medio de un conflicto armado, como una guerra civil, por ejemplo. Una vez que el país ha recibido el estatus, los ciudadanos de esos países que vivan en Estados Unidos quedan protegidos de cualquier detención o deportación basada en su condición de inmigrantes y pueden obtener un Documento de Autorización de Empleo (EAD, por sus siglas en inglés).

En total, unas 340.000 personas de 13 países se benefician hoy del TPS en EE.UU. según el Instituto de Políticas Migratorias de Estados Unidos. El Salvador lo recibió en el 2001 y Nicaragua y Honduras lo tienen desde 1999. Otros países que lo han recibido son Sudán y Siria.

Los beneficiarios deben estar viviendo en Estados Unidos desde que se haga la designación, con lo cual los que lleguen después del anuncio de la medida no son elegibles para recibir el estatus de protección temporal.

Haitianos deambulan por las calles de Puerto Príncipe, junto a un internado que resultó destruido por el terremoto, en enero del 2010.

La expiración del TPS para los haitianos se convirtió en un tema controversial en las últimas semanas no solo porque el gobierno recibió la presión de varios grupos humanitarios para continuar con el programa, sino porque unos correos electrónicos enviados por funcionarios y publicados por la agencia The Associated Press mostraron que las autoridades estaban buscando cuántos de los haitianos beneficiados con el TPS habían cometido crímenes o recibido beneficios sociales.

Los beneficiarios del TPS no pueden recibir beneficios federales.

Cuando los correos electrónicos se hicieron públicos, funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional dijeron que Kelly simplemente estaba buscando información que la agencia debía tener, y en la conferencia telefónica de este lunes, aseguraron que esa información que se había recogido no influyó en la decisión de extender el estatus.

“Preguntas básicas como cuántas personas habían sido condenadas por un crimen, cuántas estaban empleadas, cuántas estaban matriculadas en colegios… el gobierno de Estados Unidos no había reportado todas esas cosas ni las había recogido de forma exhaustiva previamente, y son importantes para que el secretario pueda asegurarle al Congreso y a los estadounidenses que cada programa es administrado para el beneficio del interés nacional”, dijo la fuente.

Agregó que la información no buscaba “denigrar” a ninguna comunidad o población.

El Departamento de Seguridad Nacional informó que la explicación completa de la decisión del secretario aparecerá en el notificación del Registro Federal, pero adelantó que influyeron factores como la mejoría en varias situaciones, como la reconstrucción por parte del gobierno del Palacio Presidencial (destruido durante el terremoto hace siete años) o la salida de los Cascos Azules de las Naciones Unidas. “Eso muestra un gobierno estable que es capaz de gobernar a sus ciudadanos”, dijo.

Los funcionarios reiteraron que solo podían ser considerados factores relacionados con el terremoto y dijeron que la pobreza generalizada y persistente del país que existía antes y que siguió existiendo después del terremoto no puede ser tenida en cuenta.

En concreto, las condiciones temporales por las cuales se otorga el TPS son:

  • Conflicto armado en curso (como una guerra civil)
  • Un desastre natural (como un terremoto o huracán) o una epidemia
  • Otras condiciones extraordinarias y de carácter temporal

Haití reunía, en enero del 2010, varias de ellas.

LEE: Diez hechos sobre el cólera, la enfermedad que sigue azotando al país más pobre de América

“El secretario ha recibido compromisos y declaraciones por parte del gobierno haitiano de que quieren que los beneficiarios del TPS que viven en EE.UU. regresen a Haití a ayudar a reconstruir a su país”, dijo la fuente.

“Son precisamente el tipo de gente con espíritu emprendedor, destrezas laborales e incluso en este punto mayores habilidades en el manejo del inglés, que realmente puede ayudar al desarrollo de Haití, de su economía, y contribuir a ofrecer oportunidades de empleo y servicios vitales adicionales que son necesarios para que Haití pase al siguiente nivel”.

Según los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, cerca de 59.000 haitianos viven en Estados Unidos con el TPS.