(CNN) - Por primera vez desde que el presidente Donald Trump tomó posesión, un buque de guerra de la Armada de Estados Unidos navegó cerca de una isla controlada por China en las disputadas aguas del Mar de China Meridional.

El destructor USS Dewey navegó el miércoles a unos 20 kilómetros del arrecife Mischief, en las islas Spratly, en lo que un funcionario estadounidense calificó como "operación de libertad de navegación".

Si bien no confirmó los detalles de esta operación en particular, el portavoz del Pentágono, el capitán Jeff Davis, dijo a CNN: "Operamos en la región de Asia y Pacífico sobre una base diaria, incluso en el mar del sur de China".

"Operamos en conformidad con el derecho internacional. Se puede volar, navegar y operar siempre que el derecho internacional lo permite", agregó.

Ruta de transporte fundamental, China reclama la soberanía sobre la inmensa mayoría de las aguas del Mar de China Meridional, incluyendo las cadenas de islas Paracel y Spratly, una reclamación disputada por otros países de la región como Filipinas y Vietnam.

El gobierno chino ha construido islas artificiales en la zona, incluyendo el arrecife Mischief, y ha desplegado activos militares en ellas.

Funcionarios chinos habían descrito previamente las operaciones de libertad de navegación de Estados Unidos como una violación grave de la ley y una provocación intencional.

EE.UU. realizó regularmente este tipo de incursiones en el mar del sur de China durante el gobierno de Barack Obama, pero hasta ahora no había sugerencias de la administración Trump para llevarlas a cabo, tratando de evitar problemas con China, en un momento en que busca la cooperación de Beijing para frenar el programa nuclear de Corea del Norte.