(CNN Español) - Chile, Panamá, Ecuador y Bolivia son los países de América Latina a donde más llegan los inmigrantes que tienen un nivel más alto de estudios, según un reciente informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) publicado este mes.

El 79% de los inmigrantes que llegan a Chile son personas calificadas con más de 10 años de preparación académica, según resalta el informe Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe de la CEPAL. A este le siguen Panamá, con 65,4%; Ecuador, con 63,1% y Bolivia con el 62% de inmigrantes cualificados.

LEE: ¿Cuáles son las 22 peores comunas para vivir en Santiago de Chile?

El informe comparó los años de estudio de los inmigrantes con los de la población nativa.

“Es bastante generalizada la migración de personas de alto nivel educativo que buscan oportunidades laborales en ocupaciones que requieren elevados niveles de calificación, llegan a su país de destino ya contratadas o se trasladan a otro país por razones no laborales”, señala el informe de la CEPAL, que no especifica qué tipo estudios ni qué profesiones tienen estos inmigrantes.

Según el informe Migrantes Latinoamericanos en Chile, publicado por Banco Interamericano de Desarrollo, los inmigrantes latinoamericanos que llegan a ese país tienen un nivel educacional mayor al de los chilenos.

“Una minoría tiene un diploma universitario, pero un número importante completó una educación post-secundaria técnica o tienen estudios universitarios completos”, dice el estudio publicado en diciembre de 2016. Pero como solo una fracción mínima de los individuos que llegan a Chile convalidan sus estudios allí, el 63% de los inmigrantes con título universitario no trabajar en la misma ocupación que en su país de origen, añade ese informe.

El escenario laboral para los inmigrantes que llegan a Chile es diversificado: si bien la tasa más alta de empleo está en el sector de servicio doméstico, el empleo también se abre a otros sectores como servicios financieros, bienes inmuebles y servicios a empresas, así como en el sector del comercio, restaurantes y hoteles, según la CEPAL.

Pero no todo es color de rosa.

Aunque el 58% de las visas que se otorgaron en 2015 fueron visas de empleo, según el Departamento de Extranjería y Migración, un estudio de la Universidad de Talca sobre condiciones laborales en inmigrantes encontró que los más afectados a la hora de encontrar trabajo son los haitianos (81%) y los colombianos (72,3%), así como venezolanos (47,5%) y peruanos (46,7%).

Meardo Aguirre, director del Centro Nacional de Estudios Migratorios de la Universidad de Talca dijo que la falta de estudio es un factor que influye en la búsqueda de trabajo.

“Observamos que la sensación de discriminación tiene que ver con el nivel de estudios. Los que tienen menos estudios se sienten más discriminados al momento de buscar trabajo que los que tienen más estudios. También tiene que ver con el nivel de ingreso, los de menores ingresos son los que se sienten más discriminados frente a los que tienen más ingresos”, dijo Aguirre al comentar el estudio, según un comunicado de la Universidad de Talca.

La mayor cantidad de inmigrantes residentes de Chile proviene de países como Perú (31,7%, Argentina (16,3%), Bolivia (8,8%), Colombia (6,1%) y Ecuador (4,7%), según cifras de 2016 del servicio de Extranjería de Chile en ese informe.

MIRA: Chile: El arte de hacer cine, música y teatro

Chile, con más facilidades inmigratorias

Pero, ¿cuál es el atractivo de Chile para dominar el flujo migratorio regional?

La respuesta está relacionada con una presencia mayor de grupos de inmigrantes calificados de una misma comunidad o de un mismo lugar de origen en sectores económicos que requieren empleados más calificados, según explica la CEPAL.

El hecho de que el 65% de los inmigrantes que llegan a ese país del Cono Sur esté entre los 20 y 50 años, es un indicador de las oportunidades laborales que hay en Chile según el informe del Observatorio Iberoamericano sobre Movilidad Humana, Migraciones y Desarrollo (OBIMID), publicado por el Departamento de Extranjería y Migración en 2016.

Allí explica que si bien las razones de inmigración para llegar a Chile son diversas, según el contexto y origen de las personas, “es posible señalar que la población migrante residente en Chile es inminentemente laboral”.

Las políticas inmigratorias de Chile también son un factor importante, según el informe de movilidad humana del OBIMID: este país tiene una legislación flexible para los inmigrantes pues posibilita el cambio del estatus migratorio al interior del país.

Por lo tanto, si una persona llega como turista y consigue un empleo, podrá solicitar una visa de trabajo, o “si una persona tiene algún familiar en Chile, puede solicitar en el país una visa por vínculo con chileno o una visa por vínculo con residente permanente. Si un migrante no ha logrado obtener un permiso de residencia al momento de vencer su permiso de turismo, cae en situación de irregularidad. Para poder regularizar su situación debe pagar una multa y obtener el permiso requerido, cumpliendo los requisitos que la ley establece”, dice el OBIMID.

LEE: Ed Sheeran cree que el pisco peruano es mejor que el chileno... ¿y tú?

Condiciones socioeconómicas

Las zonas de asentamiento en los diferentes lugares de Chile dan una visión de cómo está distribuido el ingreso para la población inmigrante. Según el informe del OBIMID, en las regiones Arica y Parinacota, al norte de Chile, se encuentra la población inmigrante más empobrecida. Mientras que en el área metropolitana del país se encuentran los más ricos.

En Santiago, la capital del país, bolivianos (53,55%), colombianos (38,1%) y argentinos (30,4%) tienen los ingresos más altos, mientras que los peruanos (4,2%) tienen las peores condiciones monetarias.

Los países con inmigrantes menos cualificados

Por otra parte, en países como Costa Rica, Venezuela y República Dominicana, se ve una tendencia a que los inmigrantes tengan un bajo nivel educativo. En Argentina y en Uruguay los inmigrantes menos cualificados también están sobrerepresentados, dice el informe.

El documento aclara que usualmente la inmigración masiva corresponde a personas de un nivel educativo “relativamente bajo”.

El informe resalta el caso de Colombia, un país cuyos inmigrantes usualmente parten hacia países vecinos (Ecuador, Panamá y Venezuela) y tienen una distribución educativa más inclinada a niveles bajos de educación que los inmigrantes que llegan esos destinos provenientes de otros países.