(CNN Español) – La batalla que durante años han librado Perú y Chile por cuenta del pisco acaba de estrenar un nuevo capítulo. Esta vez los dos países se disputan el nombre de la bebida (lo que técnicamente se conoce como denominación de origen) para participar en el Concurso Mundial de Bruselas, cuya próxima edición de bebidas espirituosas se realizará en Chile del 22 al 24 de agosto.

Ni Chile ni Perú reconocen en sus leyes la denominación de pisco en el otro país. De modo que, en esta ocasión, para acogerse a la normativa chilena, el concurso decidió que los productores peruanos no podrían usar el nombre de "pisco" en la inscripción: la bebida debía tramitarse como "aguardiente de uva". En un comunicado enviado a CNN en Español este martes, el concurso explicó que con esta alternativa "se conseguía asegurar la posibilidad de participación de los piscos peruanos y, al mismo tiempo, se evitaba vulnerar la legislación chilena".

El Concurso Mundial de Bruselas fue enfático en asegurar que apegado a la legislación europea reconoce las dos denominaciones y "es una organización independiente y neutral, con un prestigio internacionalmente reconocido por su completa imparcialidad". Además, agregó en su pronunciamiento que había conseguido la garantía del Ministerio de Agricultura chileno de que los piscos peruanos que participaran constarían en los comunicados de prensa y en los resultados bajo el nombre de "Pisco del Perú".

Sin embargo, la situación está tensionando los ánimos desde la semana pasada en Perú. A tal punto ha llegado la molestia en ese país que el ministro de la Producción Pedro Olaechea anunció este domingo que envió una carta a los organizadores del concurso para pedir que realizaran el evento en un tercer país, de manera que tanto Chile como Perú pudieran participar. “Es una pena que no incluyan al mejor competidor, cuando eso pasa te desluces, ellos mismos se hacen daño haciendo este tipo de cosas”, indicó.

Sin embargo, dos días antes, el funcionario había reconocido que “los chilenos tienen su propia interpretación y soberanía, y lo mismo pasaría en Perú. Como país tampoco permitiríamos que ingresaran botellas con denominación pisco provenientes de Chile”. En esa ocasión hasta lamentó que el concurso desconociera las particularidades de los países que participan y sus fortalezas. “Me sorprende que una marca prestigiosa como lo es ese concurso caiga en tal desconocimiento. Si eres el experto en calificar alcoholes y no sabes que el pisco es peruano caes en un error”, indicó.

Por su parte, el concurso reconoció en su declaración que el gobierno peruano le hizo llegar su inconformidad con el reglamento del evento, "sobre el cual cabe una posible interpretación que podría llevar a error sobre la naturaleza del mismo y que ha dado lugar a una serie de malentendidos". También añadió que trabaja en llegar a un acuerdo para modificar la normativa, de manera "que resulte satisfactoria para todas las partes, cumpliendo asimismo con la ley de aduanas de Chile". Por lo que enfatizó que su voluntad es asegurar el acceso a todos los productores de pisco.

La decisión de Olaechea y el pronunciamiento del concurso llegan tras una semana llena de reacciones en Perú, que buscan rechazar y protestar contra la decisión inicial del Concurso Mundial de Bruselas de no dejar que la bebida insignia del país entre con su nombre de "pisco". De una manera muy sutil la Marca Perú dejó claro en un video que el pisco está fuertemente arraigado a las costumbres peruanas y hace parte de su ADN como país.

Reacciones en Perú

El primero en anunciar posibles sanciones para los productores peruanos que aceptaran concursar con otra denominación fue el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi). La entidad explicó que “evalúa cancelar las autorizaciones de uso de la denominación de origen Pisco e iniciar procedimientos de infracción” a quienes cambien el nombre del producto.

La razón que argumentó Indecopi para tomar una decisión tan fuerte es que si Perú acepta esas reglas de cambiarle el nombre al pisco causaría una incertidumbre frente a la calidad del producto. Justamente porque si no se utiliza esa denominación, “este producto no tendría que haber pasado por los controles exigidos” para llevar ese distintivo. Por eso, la recomendación de la organización, tras reconocer que se trata de un evento privado donde los productores son libres de participar, fue no concursar en el mismo, “a fin de no debilitar la defensa de la exclusividad sobre nuestra denominación de origen y todos los esfuerzos que se canalizan para la protección y promoción a nivel internacional”.

Tal parece que las palabras del Indecopi hicieron eco en algunos productores de pisco, pues este viernes la agencia de noticias peruana Andina informó que cinco empresas cancelaron su participación en el concurso. Además, según Ray Meloni, director de Signos Distintivos del Indecopi, es posible que paulatinamente las otras 13 empresas que aún continúan en el concurso decidan optar por este camino. “Espero que los productores que todavía no han desistido reflexionen y se den cuenta del grave perjuicio que le van a causar a nuestra denominación de origen. Confío en que más empresas cancelarán su participación”, sostuvo.

La Asociación de Exportadores de Perú (Adex) también se mantiene en las filas de quienes creen que es mejor no entrar al concurso. El presidente de la organización, Juan Varillas, le indicó a Andina: “Mi recomendación es que el Perú no participe. Ese concurso representa un capítulo en el que Chile garantiza que su bebida se lleve todas las medallas (de la categoría pisco)”. Por eso, insistió en la necesidad de defender la “peruanidad del pisco” y de seguir trabajando para llegar a más mercados. No sin antes, hacer un anuncio a modo de “revancha” contra la decisión de Chile. “Por nuestra parte, en la feria Expoalimentaria tendremos el Salón del Pisco y si Chile quiere exhibir su aguardiente tendrá que ingresar con esa denominación”, reveló.

Por su parte, la Comisión Nacional del Pisco (Conapisco) también evalúa excluir del Concurso Nacional del Pisco 2017 a los productores peruanos que renuncien a la denominación en cualquier evento internacional. La entidad explicó que la decisión obedece a manifestar un respaldo por “el trabajo que ha realizado el gobierno, a través de la Cancillería y PromPerú, para promover el consumo de pisco y lograr que sea reconocido a nivel internacional”. Según la organización, el Concurso Nacional de Pisco “es el máximo reconocimiento que se otorga a los productores de pisco. Premia la calidad y la excelencia; y contribuye a que los productores de diferentes de regiones puedan establecer contactos e incrementar sus ventas”. Cada año se presentan 120 empresas y sólo se premian a 25.

¿Qué dice Chile?

El ministro de Economía, Fomento y Turismo de Chile, Alberto Duarte, le explicó al diario económico Gestión que el tema de impedir que productores de Perú participen con la denominación de pisco se remite a un tema de leyes. Básicamente, indicó el funcionario, hay una legislación vigente que impide que los destilados elaborados fuera de las fronteras lleven la denominación de pisco.

“En Chile, existe una normativa de denominación de origen en la que se estable que el destilado pisco sólo puede llevar ese nombre si se produce en las regiones de Atacama y Coquimbo, por lo que cualquier otro producto o destilado de uva que se realiza en otras regiones de Chile o fuera del país lleva el nombre de aguardiente. Por lo tanto, esta denominación de origen hace que cualquier otro producto con una denominación de origen similar, al estar en Chile, no puede llamarse de la misma manera”, fueron sus palabras.

Duarte agregó que también hay un tema de reciprocidad entre los productores de pisco chilenos y peruanos, pues “si este concurso se realizará en Perú, por ejemplo, el pisco chileno no podría entrar con ese nombre a concursar. Por lo tanto, tiene que ver con un acto de reciprocidad y con la actual ley chilena”, dijo.

Una disputa de larga data

Hace un par de semanas, de una manera divertida el cantante Ed Sheeran participó en el sempiterno debate sobre cuál pisco es mejor: el británico se decantó por el peruano. Pero su voz y su opinión no son suficientes para zanjar una polémica que ya cumple décadas. La Asociación de Productores de Pisco en Chile sostiene que se trata de un mito incluso preguntarse si la bebida podría ser peruana.

“El documento más antiguo del mundo en el cual se usa la palabra “pisco” para este aguardiente es el testamento del capitán Marcelino González Guerrero (Valle del Elqui, 1733), en el cual se registraron “tres botijas de pisco”. La industria pisquera ha estado presente en Chile en forma ininterrumpida desde fines del siglo XVI, destacando por la calidad de su producto”, indicó la organización luego de afirmar que la duda sobre el origen del pisco es “fruto de una campaña nacionalista que comenzó el expresidente peruano Alberto Fujimori, en un intento por rescatar este destilado de uvas como producto exclusivo y originario del Perú”.

Pero Perú no se rinde en su insistencia de que la bebida original se produce en la región que lleva el mismo nombre también desde la época de la colonia. Por eso, el viernes pasado Meloni recordó que el país lleva varios años trabajando en una estrategia para quedarse de manera exclusiva con la denominación de origen del pisco, que justamente hoy comparte con Chile.

“El Estado cuenta con una estrategia para avanzar y ser los únicos. Estamos avanzando en diferentes frentes para quedarnos con esta exclusividad”, señaló. Por eso, mencionó que como medidas se han desarrollado tratados de libre comercio que reconocen a la bebida como originaria del país y se han abierto más mercados para posicionar al producto “lo cual permite al consumidor comparar y advertir la gran diferencia que existe entre el pisco y el aguardiente chileno”.

En esa línea, el funcionario también anunció una certificación que será requisito para el comercio del pisco, con el objetivo de evitar que aguardientes de uva lleven dicha etiqueta. “Los productores antes de ingresar sus productos al mercado van a tener que pasar la certificación, ello con el fin de garantizar que el pisco tenga las características que el consumidor espera”, explicó.

Sin embargo, en una entrevista de mayo de 2015 con CNN en Español, el ministro Olaechea —que en ese momento dirigía la empresa productora y exportadora de pisco Viña Tacama— le explicó a Xavier Serbiá que el pisco peruano no es reconocido por Chile, como el pisco chileno no es reconocido en Perú. Por eso, él se negaba a ponerle aguardiente a un producto como el que creaba. "Es un tema en el que nos mantenemos con nuestra denominación y respetamos la denominación como compañía no hay salida ahí". Entonces resumió el roce entre ambos países recordando las palabras de un amigo chileno: "dejemos que la discusión siga porque es la única manera en que la gente se interese en el problema".