CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

El barco del siglo XIX que se volvió un hostal para jóvenes del siglo XXI

Por Francesca Street

(CNN) — Estocolmo, la capital de Suecia, abarca 17 islas en el borde del Mar Báltico. Hay barcos por todas partes: desde transbordadores locales hasta cruceros que atraviesan Escandinavia, pasando por lanchas pesqueras y grandes yates.

La ciudad también es famosa por su impresionante Museo Vasa: el único barco del siglo XVII que se preserva actualmente en el mundo, que se hundió en su viaje inaugural, en 1628.

Pero hay una embarcación en particular que captura la atención de los turistas.

MIRA: Estos son los mejores hoteles en el desierto

Anclado en la isla Skeppsholmen, opuesto a la ciudad medieval o Gamla Stan (Ciudad Vieja), hay un reluciente barco de acero, completamente equipado, construido en 1888: el af Chapman

El af Chapman, que ofrece una figura majestuosa del paisaje urbano de Estocolmo, es un ícono de la ciudad y fue bautizado con ese nombre para honrar al famoso constructor de barcos Fredrik Henrik af Chapman.

Hace muchísimos años, el af Chapman viajó por el Atlántico. Luego, sirvió para entrenar legiones de oficiales de la Marina sueca.

Pero este barco ya no navega los siete martes. Hoy, el af Chapman es un barco del siglo XIX que sirve de hostal para jóvenes del siglo XXI.

El bote se convirtió en hostal en 1947, manejado por la Asociación Turística Sueca.

Tiene 124 cabinas muy confortables, cada una con vista al agua. Los huéspedes duermen en camarotes en esas cabinas, para tener una experiencia lo más cercana posible a la navegación marítima.

El hostal también es dueño del edificio en tierra que está justo al lado, donde funcionaba hace tiempo el cuartel de la marina y ahora pueden dormir hasta 150 personas, además de que sirve de espacio para el comedor y las áreas comunes y de recreación.

LEE: Estos hoteles quieren manejar tu coeficiente intelectual

En una gran restauración del af Chapman, llevada a cabo en el 2007, se conservó la forma y piezas originales del barco, desde el mástil hasta la portilla. Se mantiene quieto gracias a unos anclajes y su contrapeso es un balasto.

El hostal flotante funciona todo el año. En el verano, los huéspedes pueden disfrutar del bar a bordo o de los servicios de restaurante. Durante el invierno y la primavera, los marineros más valientes pueden llevar sus propias bebidas y disfrutar de las increíbles vistas que ofrece el barco.

Para los nacidos en Estocolmo es todo un símbolo de la ciudad. Y aunque la idea de dormir en un barco del siglo XIX puede que no le guste a muchos, una vez que estás adentro y veas el atardecer, con una copa de vino en la mano, es muy fácil verle el encanto.

“Nada más estar en el barco ya es un sentimiento especial”, dice Magnus Frymark, empleado del barco-hostal que ha trabajado durante 16 años en el af Chapman. “Puedes sentir la historia”, afirma.

Todas las cabinas del hostal tienen vista al agua.

“Estamos muy orgullosos de contribuir a preservar un pedazo tan importante de historia”, dice por su parte la gerente del hostal, Sofie Jorsell. “Todos los que trabajamos acá realmente nos sentimos privilegiados de estar en un hostal tan cool en el corazón de Estocolmo. El af Chapman es uno de los objetos más fotografiados de Estocolmo”.

En el 2016, el af Chapman fue visitado por 64.800 personas.