(CNN Español) – Después de que el presidente de Estados Unidos Donald Trump anunciara su decisión de retirar a Estados Unidos del acuerdo climático de París, el mundo no tardó en reaccionar. Si bien la movida de Trump no fue sorpresiva –responde a una de sus promesas de campaña–, sí le cayó mal a mucho porque afecta de forma severa los esfuerzos globales para detener el calentamiento global.

Mientras el mandatario estadounidense dice que el tratado es demasiado costos y que buscará "renegociar", líderes y políticos mundiales le respondieron así:

El expresidente Barack Obama, quien suscribió a Estados Unidos al tratado climático siendo mandatario, criticó fuertemente la determinación tomada por Trump. "Las naciones que quedan en el Acuerdo de París serán las que cosecharán los beneficios en empleos e industrias creadas. Creo que Estados Unidos debería estar al frente, pero incluso en ausencia del liderazgo estadounidense, aun cuando esta administración se une a un puñado de naciones que rechazan el futuro, estoy seguro de que nuestros estados, ciudades y empresas estarán a la altura", sostuvo a través de un comunicado.

El secretario general de la ONU, António Guterres aseguró a través de su portavoz que la decisión de Donald Trump de retirar a EE.UU. del acuerdo climático de París es una "gran decepción para los esfuerzos globales para reducir las emisiones de gas invernaderos y promover la seguridad local".

La excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton dijo que es "un error histórico. El mundo avanza unido en cuanto a cambio climático. El retiro de París deja a los trabajadores y familias estadounidenses rezagados".

En la misma línea, el expresidente estadounidenses Bill Clinton aseguró a través de su cuenta de Twitter que salirse del tratado es un error. "El cambio climático es real. Le debemos más a nuestros niños. Proteger nuestro futuro también crea más trabajos", escribió.

El exvicepresidente de EE.UU. Al Gore dijo que "sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París es una acción imprudente e indefendible. Socava la posición de Estados Unidos en el mundo y amenaza con dañar la capacidad de la humanidad para resolver la crisis climática en el tiempo. Pero no se equivoquen: si el presidente Trump no liderará, el pueblo estadounidense lo hará".

Un total de 61 alcaldes de Estados Unidos emitieron un comunicado rechazando la decisión y anunciando que intensificarán los esfuerzos para cumplir sus metas climáticas. Varios demócratas, incluyendo el exsecretario de Estado John Kerry y el líder de la minoría en el Senado Chuck Schumer, también emitieron comunicados denunciando el "gran error" de Trump.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau publicó un comunicado en el que expresa su decepción por el hecho de que Estados Unidos se retire del acuerdo climático. "Canadá es firme en nuestro compromiso de luchar contra el cambio climático y apoyar el crecimiento económico limpio", se lee en el documento que también afirma "todos somos custodios de este mundo".

Los gobiernos de Alemania, Francia e Italia emitieron un comunicado conjunto en el que lamentaron el anuncio de Trump y aseguraron firmemente que no creen que el Acuerdo de París pueda ser renegociado, "ya que es un instrumento vital para nuestro planeta, nuestras sociedades y nuestras economías". En ese sentido, reiteraron su compromiso de aplicarlo rápidamente.

Además, el presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Ángela Merkel mantuvieron una conversación telefónica en la que los dos se comprometieron a implementar el acuerdo climático  y a mantener el apoyo internacional para este tratado, según lo informó este jueves la oficina de Macron.

El mandatario francés se pronunció este jueves en televisión y expresó su pesar frente al anuncio de Trump de retirarse del acuerdo climático de París. "Frente al clima no hay plan B, porque no hay un planeta B", sostuvo antes de asegurar que "no vamos a renegociar un acuerdo menos ambicioso". Y dirigiéndose en inglés, agregó: "todos compartimos la misma responsabilidad de hacer nuestro planeta grande de nuevo".

"Pronunciamiento sobre el retiro de Estados Unidos de los acuerdos climáticos de París"

El gobierno de Brasil tampoco estuvo muy de acuerdo con la movida de Trump. Un comunicado conjunto del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Ministerio de Ambiente del país expresó su profunda preocupación y decepción con el anuncio de Estados Unidos de retirarse del acuerdo. "A Brasil le inquieta seriamente el  impacto negativo de tal decisión en el diálogo  y la cooperación multilaterales para responder a los desafíos mundiales", se lee en el pronunciamiento. En ese sentido, reiteró su compromiso con el "esfuerzo global contra el cambio climático y la implementación del Acuerdo de París".

El mandatario de México, Enrique Peña Nieto fue otro que se unió a las voces para ratificar su compromiso en la lucha contra el cambio climático. En su cuenta de Twitter escribió que el país mantiene su respaldo al Acuerdo de París.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, también se pronunció al respecto en su cuenta de Twitter. En sus dos mensajes, exigió el cumplimiento integral de los acuerdos y ratificó la disposición de su país para luchar contra el cambio climático.

Por su parte, el director ejecutivo de Tesla y de SpaceX, Elon Musk, anunció que dejaría de participar en los consejos asesores comerciales de Trump. "Me retiro de los consejos asesores presidenciales. El cambio climático es real. Salirse de París no es bueno para EE.UU. ni para el mundo", escribió en su cuenta de Twitter. Este miércoles, Musk ya había advertido que si el presidente se la jugaba por darle la espalda a la preocupación climática, él no tendría otro camino que retirarse de estas reuniones. Musk era uno de los 18 líderes empresariales que sirven en el consejo de asesoramiento comercial de Trump, conocido formalmente como el Foro Estratégico y de Políticas.

El excandidato republicano y gobernador de Ohio John Kasich sostuvo que Trump debió haber renegociado los términos del acuerdo, antes de haber retirado al país y abandonado "nuestro papel histórico de liderazgo mundial". En ese sentido, sostuvo que "el cambio climático es real. Se trata de un problema mundial y será necesario un acuerdo global para abordarlo. Y podríamos haber negociado ese acuerdo en formas que no destruirían innecesariamente los puestos de trabajo".

Scott Pruitt, administrador de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU., dijo que era un "acuerdo fallido".

El director ejecutivo de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, se unió a la lluvia de críticas contra Trump por esta movida, publicando por primera vez en Twitter. "La decisión de hoy es un revés para el medio ambiente y para la posición de liderazgo de Estados Unidos en el mundo #ParisAgreement", escribió.

Además, en su portada, Weather Channel, concentró la atención en los efectos devastadores del cambio climático.