(CNN Español) - Las energías renovables han sido en los últimos años los emblemas del gobierno de Nicaragua. Según datos oficiales, el 53% de la matriz energética nacional proviene de la energía verde. Con esta apuesta por el medio ambiente, Nicaragua es uno de los tres países que no apoya el Acuerdo de París.

“El Acuerdo de París tampoco da solución a los impactos del cambio climático, no hay financiamiento para perdidas y daños y pero aun, pretende que los países en desarrollo renunciemos a pedir compensación por perdidas y daños”, dijo Paul Oquist, secretario privado para las políticas nacionales de Nicaragua durante la ceremonia de la firma de alto nivel para el Acuerdo de París en abril del 2016.

LEE: Trump podría empezar una guerra comercial al salirse del acuerdo de París

Nicaragua y Siria no firmaron este acuerdo en 2015, ni lo ratificaron posteriormente. Y este jueves el presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció que EE.UU. se retira de lo acordado.

El pacto busca la reducción de emisiones de gases en el mundo.

El Centro Humboldt es una organización que promueve el cuidado del medio ambiente. Para ellos las propuestas del Acuerdo tampoco son suficientes, aunque creen que la negativa de Nicaragua puede traer un costo político muy alto.

MIRA: Trump dice que buscará otro acuerdo climático "si se puede"

“Nosotros creemos que no conviene quedarse al margen de la comunidad internacional. La comunidad internacional no es sólo Estados Unidos, hay una comunidad internacional que su decisión es de avanzar en los términos que establece el acuerdo", dice Victor Campos, director de la organización.

Sequía en Nicaragua. Imagen de archivo. (INTI OCON/AFP/Getty Images)

La oposición política dice que sí debieron apoyar la iniciativa. Considera que pudo haber otras razones más importantes para el gobierno.

LEE: En Nicaragua no se ponen de acuerdo sobre las cifras de feminicidios

“Pensamos que hay un trasfondo ahí financiero, económico, de negocio de algunos sectores del gobierno que necesitan o que viven de la venta de madera, de la venta de la explotación del medio ambiente”, expresó María Fernanda Flores de Alemán, diputada del Partido Liberal Constitucionalista.

La negativa de Nicaragua sucedió en 2015 y la de Estados Unidos se suma dos años después, aunque las razones de ambos son diametralmente opuestas.