(CNN Español) - Las muertes por enfermedades relacionadas con el sida disminuyeron en América Latina en un 16% en la última década, mientras que la cifra de muertos relacionados con esta enfermedad pasó de 43.000 en el año 2000 a 36.000 en 2016.

Las cifras fueron entregadas este jueves por Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, ONUSIDA, en un informe anual sobre el progreso del tratamiento de esta enfermedad en el mundo. La disminución en esta cifra responde a un acceso cada vez más amplio a tratamientos antiretrovirales para controlar la enfermedad, dice el informe.

Según el documento, aunque haya grandes avances en el control del virus en países como Perú, Honduras y Colombia —donde la tasa de mortalidad cayó en un 62%, 58% y 45% respectivamente— hay una preocupación en otros como Bolivia y Venezuela debido a la falta de acceso a tratamientos para las personas que viven con VIH.

Sobre Bolivia, ONUSIDA resalta que solo el 25% de las personas que viven con VIH tiene acceso a tratamientos médicos, un porcentaje muy por debajo de países como Guatemala y Paraguay donde una tercera parte de esas personas acceden a tratamiento.

En América Latina la cantidad de personas que han accedido a terapia antirretroviral se ha duplicado en los últimos seis años, pasando de 511.700 en 2010 a un millón de personas en 2016, según el reporte.

Y las tasas de mortalidad por enfermedades relacionadas con el sida en países como Uruguay, Guatemala, Paraguay y Bolivia siguen en aumento, dice el reporte.

Crisis en Venezuela

Sobre Venezuela el informe de 2017 no ofrece cifras por falta de datos oficiales. Sin embargo resalta que la falta de medicamentos para los tratamientos contra el virus se da por cuenta de la crisis económica.

“En la República Bolivariana de Venezuela una crisis económica ha llevado a la escasez de muchos medicamentos esenciales, incluyendo drogas antiretrovirales”, dice ONUSIDA.

Sobre el informe, Jhonatan Rodríguez, presidente de la ONG StopVIH en Venezuela, le dijo a CNN en Español que en ese país la tendencia es contraria a los avances que se ven en otros países de la región como Colombia y Argentina.

“En Venezuela tenemos una crisis que pone a la epidemia del VIH como no controlada; tenemos una epidemia fuera de control como desde hace dos años”, aseguró Rodríguez.

Y sobre la falta de datos oficiales, Rodríguez asegura que es un error “bien grave” pues sin esta información es muy difícil planificar acciones que tengan un impacto positivo para revertir la epidemia del VIH.

“El gobierno de Venezuela no comprende la importancia de tener información actualizada y a su vez difundirla y divulgarla [para] permitir que organizaciones de la sociedad civil e incluso, instituciones del Estado, puedan planificar estrategia para minimizar la discriminación, el registro de nuevas infecciones por VIH, la mortalidad por causas asociadas al SIDA, entre otros factores”, añadió.

Según cifras de 2015 de ONUSIDA Venezuela 110.000 personas viven con VIH en ese país y en ese año se reportaron 3.300 muertes relacionados con el sida.

De acuerdo con el informe mundial, Venezuela, junto a Brasil y Guatemala, reportaron la mayoría de las 1.800 nuevas infecciones de VIH en niños en 2016.

Según denunció la ONG StopVIH a principios de este mes, unas 77 mil personas en Venezuela toman medicamentos antirretrovirales, pero un gran número de personas están “reduciendo peligrosamente sus posibilidades de vida” por la falta de medicamentos.

Tendencias regionales

En 2016, 1,8 millones de personas en América Latina vivían con VIH y cuatro de cada cinco personas eran conscientes de su estado, según el reporte. Y de los que conocían su estado, 72% tenían acceso a tratamiento con medicamentos antirretrovirales

“Entre los que acceden al tratamiento, el 79% fueron suprimidos por vía viral, lo que se traduce en 46% de todas las personas que viven con el VIH en la región”, dice el informe.

Según ONUSIDA, cerca del 90% de las nuevas infecciones que ocurrieron en América Latina en 2016 se dieron en siete países, pero casi la mitad de ellas se dio en Brasil (49%) y en México (13%).

El aumento en nuevos casos de VIH también se vio en Chile (34%), Costa Rica (16%), Honduras (11%) y Panamá (9%) entre 2010 y 2016, puntualiza el informe.

Finalmente el reporte resalta los logros de la ciudad de Buenos Aires en la lucha contra el sida y las acciones hacia la reducción del estigma social relacionado con el VIH, así como la mayor cantidad de diagnóstico de personas que viven con el virus.

“La ciudad ha reunido una red de servicios de salud basados en derechos específicamente destinados a las poblaciones trans. Esta red está compuesta por ocho hospitales, 23 centros de salud, un centro de salud mental y seis organizaciones no gubernamentales”, dice ONUSIDA sobre Buenos Aires.

En Argentina el 64% de las personas que viven con VIH acceden a tratamiento, según el informe.