(CNN) - Para los amantes de la historia, los fotógrafos y cualquiera que se sorprenda fácilmente, no hay nada como ver acercarse una ciudad amurallada medieval en la distancia.

Luego están las exploraciones dentro de esas ciudades, los recorridos por castillos, las caminatas junto a las murallas y comer algo y hacer compras en plazas medievales. Muchas ciudades del mundo conservan prácticamente intactas sus murallas medievales. ¿Les hablé ya de mi obsesión? Yo he visitado bastantes de ellas.

1. Pingyao (China)

Ubicada en la provincia de Shanxi, la ciudad de Pingyao, del siglo XIV, fue alguna vez el principal centro financiero de China y albergó a la mitad de los bancos del país. Hoy, conserva el trazado de las dinastías Ming y Qing y eso, sumado a sus impresionantes murallas, hizo que fuera incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1997.

La construcción de las murallas de la ciudad comenzó bajo el emperador Hongwu, en 1370. Tienen 12 metros de alto, un perímetro de seis kilómetros, seis puertas, 72 torres de vigilancia y una fosa. Vale la pena visitar las tiendas y mercados en las calles medievales.

LEE: Conoce las 7 bibliotecas más lindas del mundo

La construcción de las murallas de la ciudad de Pingyao, en China, comenzó bajo el emperador Hongwu, en 1370.

2. Carcasona (Francia)

Después del Tratado de los Pirineos de 1659, Carcasona dejó de vigilar la frontera y sus bellas torres y mampostería se deterioraron hasta que los comerciantes pidieron derribarlas.

Afortunadamente, predominó una conciencia sobre su legado y fue nombrada monumento protegido en 1849 y se encargó su restauración al arquitecto Eugène Viollet-le-Duc. Su trabajo es una de las grandes razones que permitieron que fuera incluido como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Los visitantes pueden recorrer el Castillo Condal, dentro de la ciudad amurallada, entrar a la Basílica de San Nazario y San Celso y comer en alguna de las plazas medievales. Y no te pierdas esto: cuando estés conduciendo o alejándote de la ciudad amurallada, detente y mira hacia atrás.

3. York (Inglaterra)

La ciudad inglesa de York, en el norte del país, está llena de historia y llena de fantasmas. Mantiene intacta una porción significativa de sus murallas, más que cualquier otra ciudad de Inglaterra.

Los visitantes pueden caminar junto a las murallas y detenerse en pequeños museos en algunas de las puertas. Bajo las murallas medievales de la ciudad se mantienen vestigios de la era Romana.

4. Dubrovnik (Croacia)

La mayoría de las murallas y fortificaciones que se mantienen alrededor del centro de la ciudad portuaria de Dubrovnik, sobre el Mar Adriático, fueron construidas en los siglos XIV y XV. Sin embargo, algunas partes fueron ampliadas e incluso fortalecidas incluso hasta el siglo XVII.

Camina por el circuito de dos kilómetros de las murallas y tendrás vistas increíbles hacia el océano. También puedes admirar la ciudad vieja que está entre las murallas.

Si te gusta la serie 'Juego de tronos' seguramente te resultará familiar este paisaje en Dubrovnik (Croacia).

5. Xi'an (China)

La primera muralla de Xi'an fue reconstruida en 1378 por el emperador Zhu Yuanzhang. Es una de las ciudades fortificadas mejor conservadas del mundo, con murallas de 12 metros de alto, entre 12 y 18 metros de grueso y 14 kilómetros de largo.

Si caminas en la parte superior tendrás una buena perspectiva de la ciudad (y también verás a muchos turistas en bicicleta).

6. Óbidos (Portugal)

Rodeada por murallas medievales, la ciudad de Óbidos, en la cumbre de una colina, tiene un castillo morisco que fue reconquistado por el primer rey de Portugal, D. Afonso Henriques, en 1148. Desde ese momento y hasta 1883 fue propiedad de los reyes de Portugal.

Los que de verdad quieran revivir el aire medieval de la ciudad deben visitarla en julio, para disfrutar el Mercado Medieval que dura dos semanas y se lleva a cabo en el castillo.

7. Ciudad de Quebec (Canadá)

Caminar junto a los 4,6 kilómetros de murallas y a través de las puertas de la vieja ciudad de Quebec es una experiencia histórica. Quebec es una de las pocas ciudades de Norteamérica que han conservado su línea de defensa fortificada. Hoy, hace parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

La “nueva” puerta de San Luis, reconstruida en 1878, es una muestra de los esfuerzos por preservar el carácter medieval de la ciudad. A veces verás pasar por allí, de hecho, carruajes con caballos.

LEE: Las 10 piscinas más bonitas del mundo

Quebec (Canadá) es una de las pocas ciudades de Norteamérica que han conservado su línea de defensa fortificada.

8. Tarudant (Marruecos)

Desde 1509, Tarudant fue la capital de la dinastía Saadi de Marruecos (hasta que fue trasladada a Marrakech). En 1528, Mohammed ash-Sheikh construyó las murallas de la ciudad, la gran mezquita y su minarete. Las murallas tienen 6 kilómetros de largo.

Los mercados árabes (souk) de Tarudant venden artesanías maravillosas, alfombras y joyería.

9. Mystras (Grecia)

No todas las ciudades amuralladas siguen habitadas. En el Monte Taygetos, cerca de Esparta, en el Peloponeso, se encuentra el tesoro arqueológico de la ciudad abandonada de Mystras, en la que el último emperador bizantino, Constantino XI Paleólogo, fue coronado en 1449.

Mystras fue fundada en 1249 por un crusado francés, pero pronto quedó bajo control bizantino y luego cayó bajo el poder de los turcos, en 1460. Con el tiempo, los habitantes de Mystras se rindieron y se fueron lejos.

10. Ávila (España)

Estando bajo el control de los árabes, la ciudad de Ávila sufrió repetidos ataques de los reyes cristianos ibéricos, hasta que fue abandonada. En el siglo XI fue repoblada, bajo el gobierno del cristiano Raimundo de Borgoña, quien comenzó a construir sus murallas defensivas.

El cristiano Raimundo de Borgoña comenzó a construir las murallas defensivas de Ávila en el siglo XI.

Es increíble ver sus 88 torres semicirculares, a lo largo de su perímetro de 2,5 kilómetros. Una de sus seis puertas da directo a la catedral gótica, que es una fortaleza virtual fijada a la muralla.

En la ciudad nació Santa Teresa de Ávila, prominente monja carmelita y mística. Y su nombre completo (Ávila de los Caballeros) se debe a que antes del siglo XVIII había más de 100 mansiones en la ciudad.

Nota del editor: Este artículo fue publicado previamente en el 2012. Fue actualizado y republicado en el 2017.