(CNN) - Jared Kushner, el yerno y asesor del presidente Donald Trump, dijo en una declaración el lunes a las Comisiones de inteligencia del Senado y la Cámara de Representantes que no tuvo contactos adicionales con personas que eran o podrían haber sido representantes del gobierno ruso, más allá de los públicamente divulgados.

En una declaración de 11 páginas publicada este lunes, antes de su testimonio a puertas cerradas con el personal de la Comisión de inteligencia del Senado, Kushner ofreció su primera reseña pública de lo que dice son sus cuatro reuniones con ciudadanos rusos durante la campaña en 2016 y la transición.
 Kushner insiste en que no discutió nada impropio durante esas reuniones, que incluyen dos encuentros con el embajador ruso en Washington, una reunión con el jefe de un banco estatal ruso y la reunión de junio de 2016 con una abogada rusa concertada por su cuñado, Donald Trump Jr.

"No me coludí, ni supe de nadie más en la campaña que se coludiera, con un gobierno extranjero", dice Kushner en la declaración. "No tuve contactos inapropiados, no he dependido de fondos rusos para financiar mis actividades empresariales en el sector privado".

Kushner también disputa un reporte de Reuters afirmando que tuvo dos llamadas telefónicas entre abril y noviembre de 2016 con el embajador de Rusia, Sergey Kislyak, afirmando que no recuerda esas llamadas y una "revisión completa de mi línea fija y los registros de teléfonos celulares de la época no revela esas llamadas".

La reunión de junio de 2016 establecida por Trump Jr., que se dio a conocer públicamente este mes, se ha convertido en objeto de escrutinio en las investigaciones sobre la interferencia rusa en las elecciones. Correos electrónicos revelaron que Trump Jr. creía que obtendría información perjudicial sobre Hillary Clinton procedente del gobierno ruso. El presidente Donald Trump ha criticado repetidamente las investigaciones como una "cacería de brujas", pero dichos correos ofrecen la evidencia más concreta hasta ahora de que los miembros de su campaña estaban abiertos a colaborar con el gobierno ruso.

Las declaraciones de Kushner contradicen un reporte de Reuters que afirma que tuvo dos llamadas telefónicas entre abril y noviembre de 2016 con el embajador de Rusia, Sergey Kislyak. Él dice que no tiene recuerdos de esas llamadas y que "una revisión exhaustiva de mi línea telefónica y mi celular no muestran esas llamadas".

Kushner también dio nuevos detalles de la reunión de 2016 en la Torre Trump, diciendo que no leyó completo el correo de Trump Jr. en el que le pedía que hiciera aparte de la reunión.

"Ese correo estaba en una larga cadena que no leí en su momento", dijo Kushner en su comunicado. "Como con la mayoría de emails cuando he trabajado remotamente, lo revisé rápidamente en mi iPhone viendo el mensaje relevante de que habría una reunión a las 4:00 p.m. en su oficina".

Una vez en la reunión, dice que le envió un correo a su asistente unos 10 minutos después de entrar al encuentro.

"¿Podrías por favor llamarme al celular? Necesito una excusa para salir de una reunión", le escribió Kushner a su asistente en un email que ha sido presentado a las autoridades junto al comunicado. Citó los emails en el comunicado pero no los mostró a los medios.