CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Afganistán

Las cinco piezas clave del plan de Trump para Afganistán

Por Jeremy Herb

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, resumió su plan militar para Afganistán, la noche del lunes, prometiendo que su país alcanzaría la victoria, aunque ya no se busque “construir la nación”.

El mandatario declaró que ya no anunciaría la cantidad de tropas, sino que se concentraría en permitir que las fuerzas estadounidenses atacaran a los talibanes y a otros grupos terroristas donde quiera que estuvieran en Afganistán.

LEE: El plan de Trump para Afganistán: menos plazos y más acción militar contra terroristas

He aquí las cinco piezas clave del plan de Trump para Afganistán:

Número de tropas

El presidente le está dando la autoridad al Pentágono para aumentar el número de sus militares en Afganistán por miles, pero Trump declaró que el Ejército estadounidense no hablaría específicamente sobre estas cifras.

Un infante de marina de EE.UU. apunta a un objetivo durante una patrulla en Garmser, Afganistán, el 7 de marzo de 2011. (Crédito: ADEK BERRY/AFP/Getty Images).

“No hablaremos del número de tropas o de nuestros planes para nuevas actividades militares”, aseguró Trump. “Las condiciones en el terreno, no calendarios arbitrarios, guiarán nuestra estrategia a partir de ahora. Los enemigos de Estados Unidos nunca deben conocer nuestros planes o creer que pueden esperarnos”.

Estados Unidos tiene actualmente cerca de 8.400 soldados en Afganistán, y los generales militares estadounidenses han dicho que unos miles más ayudarían a romper el estancamiento actual contra los talibanes.

MIRA: Así explotó la madre de todas las bombas en Afganistán

Las tropas adicionales se desempeñarían en dos funciones: misiones de contraterrorismo y entrenamiento de las fuerzas afganas.

Trump hizo referencia a ambas el lunes, hablando sobre la búsqueda de terroristas dondequiera que estuvieran y diciendo que Estados Unidos estaba comprometido a trabajar con el Gobierno afgano, aunque señaló que el apoyo estadounidense “no es un cheque en blanco”.

Más autonomía militar

Quizás el mayor cambio militar que Trump haya anunciado el lunes sea el quitarle límites a los militares estadounidenses para atacar a los talibanes y a otros grupos terroristas en Afganistán.

La intervención militar en Afganistán fue denominada la “Guerra Justa”, luego la ‘guerra interminable’.

El gobierno de Barack Obama impuso restricciones a las operaciones ofensivas estadounidenses en Afganistán después de que las fuerzas afganas lideraran la lucha contra los talibanes, una medida que con frecuencia frustraba a los comandantes en el campo.

“La microgerencia de Washington no gana batallas”, dijo Trump.

Conversaciones políticas

El objetivo final del plan de Trump en Afganistán era llevar a los talibanes a la mesa de negociaciones para encontrar una solución política a la guerra afgana.

El objetivo era el mismo que el de Obama, pero Trump argumentó que su plan tiene una diferencia clave con el de su predecesor: no hay plazos para la retirada de las tropas estadounidenses.

Un cambio en Pakistán

Trump se hizo eco de los comentarios de sus predecesores en su deseo de lograr que Pakistán cambiara su manera de albergar terroristas.

El papel de Pakistán en proporcionar un refugio seguro para la red Haqqani ha sido a menudo una espina en el costado de los militares estadounidenses.

Trump amenazó con cortar la ayuda estadounidense a Pakistán para persuadirles de ayudar a combatir el terrorismo en Afganistán.

“Hemos estado pagándole a Pakistán miles y miles de millones de dólares al mismo tiempo que están alojando a los terroristas que estamos combatiendo”, dijo Trump. “Pero eso tendrá que cambiar y cambiará inmediatamente”.

Ganar, pero no construir la nación

Integrantes de la Fuerza Aérea transfieren los restos de uno de sus compañeros fallecidos en Afganistán, tras su llegada a la Base Aérea de la Guardia Nacional de New Castle, en Delaware (Crédito: Mark Wilson/Getty Images).

Cuando Obama habló sobre la guerra en Afganistán, se enfocó en traer a las tropas estadounidenses a casa. Trump dejó claro que quiere la victoria allí.

“Nuestras tropas lucharán para ganar, lucharemos para ganar”, afirmó Trump. “A partir de ahora, la victoria tendrá una definición clara, atacar a nuestros enemigos, destruir a ISIS, aplastar a al Qaeda, impedir que los talibanes se apoderen de Afganistán y detener los grandes ataques terroristas contra Estados Unidos antes de que surjan”.

LEE: Al menos 90 muertos y más de 400 heridos en un ataque suicida en el distrito diplomático de Kabul

Pero lo más importante que Trump dejó en claro como diferencia, en una especie de asentimiento al ala aislacionista de sus partidarios que respaldaron la retirada estadounidense de Afganistán, fue la construcción de la nación.

“Queremos que tengan éxito, pero ya no usaremos el poder militar estadounidense para construir democracias en tierras lejanas o tratar de reconstruir otros países a nuestra propia imagen”, dijo Trump. “Esos días ya han terminado”.