CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Jóvenes

¿Por qué los adolescentes se están tardando cada vez más en madurar?

Por CNN

(CNN) — Los adolescente ya no son lo que eran.

El embarazo adolescente en Estados Unidos alcanzó un mínimo histórico. Pocos adolescentes beben alcohol, tienen sexo o tienen trabajos de medio tiempo, según un nuevo estudio citado por The Conversation, que analiza siete encuestas.

De acuerdo con la investigación, hoy los adolescentes también conducen menos y salen menos con sus padres que los adolescentes de hace 10 o 20 años.

LEE: Un caso de suicidio expone los riesgos de los mensajes de texto entre adolescentes

Algunos han tratado de explicar ciertos aspectos de estas tendencias. Los adolescentes de hoy son más virtuosos y responsables, dice el sociólogo David Finkelhor, citado por The Conversation.

Pero el periodista Jess Williams tiene otra teoría. Dice que simplemente están más aburridos. Otros, por su parte, han sugerido que los adolescentes no están trabajando porque simplemente son más perezosos.

Sin embargo, ninguno de los investigadores ha podido conectar todas las posibles razones.

No beber ni tener sexo es considerado “virtuoso” pero no conducir y no trabajar no tiene relación con la virtud y podría, de hecho, ser visto como menos responsable. En cuanto a la menor tasa de embarazo adolescente, no es “aburrida” ni “perezosa”; es fantástica.

El estudio, además, dice que los adolescentes gastan menos tiempo hoy haciendo tareas que lo que lo hacían los adolescentes en la década de 1990, y que gastan casi el mismo tiempo en actividades extracurriculares.

Un camino más lento

Trabajar, conducir, beber alcohol, tener sexo y citas amorosas tienen una cosa en común: todas son actividades que hacen los adultos. Según un análisis de The Conversation, esta generación de adolescentes, entonces, estaría demorando las responsabilidades y placeres de la edad adulta.

La adolescencia, dice The Conversation, parece hoy la extensión de la infancia. No es que los adolescentes sean más virtuosos o perezosos. Es posible que simplemente se estén tomando más tiempo en madurar.

En todo caso, madurar más o menos rápido también depende del contexto cultural.

LEE: América Latina es la región con más embarazos no planeados del mundo

El número de adolescentes que tienen sexo ha sido el más bajo en los últimos 25 años. (Crédito: Getty Images)

¿Está bien o está mal madurar más despacio?

La teoría dice que madurar despacio o rápido es una adaptación a un entorno particular, así que no se trata de que esté bien o mal. Así mismo, calificar los comportamientos de los adolescentes como buenos o malos, o maduros e inmaduros, o más responsables o perezosos, tiene un problema: deja de lado la foto completa del problema.

Los cambios no se están dando solo en los adolescentes, hoy los niños tienden a caminar menos desde y hacia el colegio y a ser vigilados mucho más de cerca, mientras los adultos jóvenes retrasan cada vez más el momento de encontrar una profesión, casarse y tener hijos.

Pero como cualquier adaptación, dice el análisis de The Conversation, madurar menos rápido también tiene sus desafíos. Un estudio halló que los adolescentes que se tardan en exponerse al alcohol y ambientes donde se bebe mucho podrían estar menos preparados para manejar la bebida y cuando lleguen a la universidad.

Lo mismo puede pasar con los adolescentes que no trabajan, no conducen o no salen mucho en sus últimos años de bachillerato. Sí, puede que tengan menos posibilidades de sufrir un accidente de tránsito, pero también pueden llegar a la universidad o al lugar de trabajo menos preparados para tomar decisiones por ellos mismos.

La clave, dice Jean Twenge, profesor de psicología de la Universidad Estatal de San Diego, es asegurarse de que los adolescentes de hoy tengan la oportunidad de desarrollar habilidades que necesitarán cuando sean adultos: independencia, capacidad de tomar decisiones y habilidades sociales.