CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Oceanía

Tiene 37 años y será la primera ministra más joven de Nueva Zelandia

Por CNN

(CNN) — Nueva Zelandia está próxima a tener la primera ministra mujer más joven de su historia, luego que un partido minoritario diera su apoyo a la líder del Partido Laborista Jacinda Ardern, quien se hizo cargo del partido hace tan solo tres meses.

Winston Peters, el líder del partido antimigrante Nueva Zelandia Primero, anunció en televisión que apoyaría a Ardern en un gobierno de coalición, luego de las elecciones de septiembre pasado.

Ardern de 37 años, se convertirá en la tercera mujer líder de Nueva Zelandia. Tras el anuncio, aseguró que “es un absoluto honor y privilegio… poder formar un gobierno para todos los neozelandeses”.

Ardern dijo que el Partido Laborista encontró “verdaderos aliados en el parlamento”, refiriéndose al partido Nueva Zelandia Primero y al Partido Verde, con quienes podría formar una coalición con miras a alcanzar la visión de país del partido.

El anuncio puso fin a casi un mes de incertidumbre y semanas de negociaciones conducidas por Peters con Ardern y con el oficialista Partido Nacional del primer ministro Bill English, para la conformación del próximo gobierno.

La decisión fue recibida con asombro y euforia en la sede del Partido Laborista reportó la afiliada de CNN, Radio New Zealand. Peters no había dicho a Ardern o a English a quien apoyaría, antes de anunciarlo en vivo por televisión.

“Me uno a Nueva Zelandia mientras nos enteramos de la noticia juntos”, dijo Ardern, agregando que “disfrutó de la obra” del anuncio de Peters.

“Jacinda Manía”

Ardern se convertirá en la tercera mujer en ser primera ministra en Nueva Zelanda y la segunda más joven, luego de Edward Stafford, quien se convirtió en primer ministro en 1856. Tenía 37 años también, pero nació más tarde en el año. Ardern será la mujer más joven en dirigir el país.

Afiliada al Partido Laborista desde los 17 años, Ardern asumió el liderazgo en agosto, luego de que su antecesor, Andrew Little, se hiciera a un lado a inicio de la campaña, cuando su partido no le estaba yendo muy bien en las encuestas.

Al inicio del año English, quien asumió en diciembre en reemplazo del ex líder del Partido Nacional John Key, esta en una posición fuerte y una continuidad del éxito electoral de Key parecía segura.

Sin embargo, con la llegada de la “Jacinda manía” el apoyo al Partido Laborista aumento, especialmente entre los jóvenes. El partido logró un tímido resultado de 37% en los votos, pero suficiente para formar un gobierno con el apoyo del partido Nueva Zelandia Primero y del Partido Verde.

La primera vez que fue electa, Ardern se convirtió en la diputada más joven del país, escaló rápidamente dentro del partido, convirtiéndose en vicepresidenta en marzo de este año.

Una ex DJ y ex mormona, Ardern es lo más cercano que Nueva Zelandia estuvo de tener un político estrella en años, atrayendo a grandes masas de personas a los mitines políticos y disfrutando de las coberturas de prensa.

Si bien Nueva Zelandia tiene un sistema parlamentarista, donde el Primer Ministro es el líder del partido de gobierno, estas elecciones han sido más presidenciables que nunca, enfocándose en las personalidades de Ardern y de English.

Pero no toda la atención fue bien recibida. En sus primeros días como líder, Ardern se enfrentó a los medios for enfocarse en su apariencia y por cuestionar su habilidad para desempeñarse en el cargo ante la posibilidad de futuros hijos, lo que fue criticado por la doble moral sexista, que no se aplicaría a los hombres.

Negociaciones políticas

En declaraciones a los medios este jueves en el parlamento de Nueva Zelandia, conocido como Beehive, Peters no dio detalles sobre el acuerdo logrado con el partido de Ardern, pero dio a entender que podría convertirse en el viceprimer ministro.

La coalición entre el Partido Laborista y Nueva Zelandia Primero controlará 55 de las 120 bancas en el parlamento nacional, lo que significa que dependerán del Partido Verde y sus ocho legisladores para alcanzar las 61 bancas para lograr la aprobación de políticas.

Los Verdes votaron luego para respaldar el acuerdo presentado por Peters y Ardern, declaró el líder del partido James Shaw a periodistas.

Solo tres de los 150 delegados del partido votaron contra el acuerdo, bajo el cual ministros del Partido Verde servirán en el gobierno por primera vez en la historia del país.

“Es un momento histórico para el Partido Verde y nuestro movimiento”, aseguró Shaw, agregando de que el nuevo gobierno tiene la oportunidad de “convertir a Nueva Zelandia en líder mundial en la lucha contra el cambio climático”.

No obstante, a pesar de tener ministros dentro del gobierno, los Verdes no serán un partido de coalición. En su lugar, proporcionarán los votos sobre un acuerdo de “confianza y oferta” que garantizará el apoyo al gobierno en cuestiones presupuestarias importantes, así como el voto de confianza.