CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cataluña

La crisis de Cataluña golpea a los mercados en España

Por Charles Riley

(CNN) — La dramática escalada de la crisis política en España golpeó el índice bursátil de referencia del país este viernes.

Las pérdidas en el Ibex 35 alcanzaron cerca del 2% después de que los líderes separatistas de Cataluña votaran a favor de la independencia.

El euro también se debilitó con respecto al dólar, reflejando los miedos de que la situación en Cataluña pueda escalar en otra gran crisis para Europa.

Los legisladores en la capital catalana de Barcelona habían amenazado con romper con España después del referéndum de independencia que se celebró el 1 de octubre y que fue empañado por la violencia.

La declaración produjo una respuesta inmediata de Madrid, donde el Senado español votó para activar el artículo 155 y tomar el control de la región autónoma.

El Gobierno español destituyó del cargo al presidente catalán Carles Puigdemont para imponer el control desde Madrid.

Las acciones españolas y el euro recuperaron algo del terreno perdido luego de la respuesta del Gobierno central.

El sector empresarial ha quedado en medio de la disputa. Cataluña es la región económicamente más productiva de España, sede de 7.100 compañías internacionales, entre ellas Volkswagen, Nissan y Cisco.

Los analistas dicen que no está claro el daño económico que podría causar la imposición del gobierno desde Madrid, pero podría alterar muchos de los servicios y procesos del gobierno local de los que dependen las empresas.

Algunos altos ejecutivos no han esperado a ver qué pasa en Cataluña y han sacado sus oficinas centrales de la región.

Entre las empresas que se han reubicado están grandes firmas como CaixaBank y Banco Sabadell, así como la compañía de bienes raíces Colonial y el proveedor de energía Gas Natural Fenosa.

Cataluña representa casi una quinta parte de la economía de España.