Nota del Editor: Carol Costello es la presentadora de "Across America with Carol Costello" en HLN. Las opiniones expresadas en este comentario son solo suyas.

(HLN) – Ciertos líderes, quienes se hacen llamar religiosos, están dedicados a una noción codiciosa de Jesús que solo quiere una cosa de sus fieles seguidores: dinero, dinero y más dinero.

Mi interés en esa faceta de explotación de Jesús se profundizó después de conocer a Costi Hinn. Su tío, el pastor Benny Hinn, afirma que Dios lo usa como un conducto para curar enfermedades: el simplemente “impone las manos”, como Jesús, en una persona con una enfermedad crónica, los empuja al suelo y ¡bam! la persona recupera la salud.

El pastor Hinn predica además “el evangelio de la prosperidad”, un sistema de creencias que enseña a sus seguidores que pueden adquirir riqueza si son cristianos devotos que dan dinero y mucho, a su ministerio.

En un video de YouTube del 2016 titulado “Your Financial Miracle is at the Door” (Tu milagro financiero está a la puerta), el pastor Hinn dice a su audiencia, “Te estoy hablando a ti, que enfrentas desafíos financieros. Ese dinero está disponible para ti… La abundancia vendrá a ti, en el nombre de Jesús, el hijo de Dios todopoderoso. Dejarás de vivir de mes a mes, pero primero debes sembrar una semilla. Para aquellos que desean abundancia, 1.000 dólares. Para aquellos que desean una nueva temporada 120 dólares”.

Y las personas vaciaban sus bolsillos. Hinn vale docenas de millones de dólares. “Colocas a un hombre en una plataforma en un lindo traje, en un hermoso auditorio”, dijo Costi, “dices Dios es como un genio mágico, si lo frotas correctamente y haces todas las cosas correctas, tu cuenta de banco crecerá”.

De acuerdo con el Dallas Morning News, el ministerio del pastor Hinn está actualmente bajo investigación por parte del IRS. El pastor Hinn no se inmuta. Su organización publicó en Facebook “El ministerio ha estado bajo escrutinio intenso a lo largo de los años y seguimos confiando en que nuevamente habrá un resultado positivo y rápido en los próximos días”.

HLN contactó con el ministerio de Hinn para profundizar en este asunto, pero no recibimos respuesta. Hasta la fecha, el pastor Hinn, quien ha estado predicando el evangelio de prosperidad por algún tiempo, no ha sido procesado por ningún crimen.

La actitud de indiferencia es consistente con la de un don de la mafia, sin el asesinato, por supuesto. Utilizo esta descripción porque es como Costi describió el imperio de la familia Hinn.

“Tiene la exuberancia de la familia real y la aplicación estricta del tipo de la familia de la mafia”, contó. “Puedes quedarte con lo tuyo. Puedes defender lo tuyo. Pero nunca, independientemente de lo que sea verdad, haces lago para dañar o exponer a la familia”.

Sin embargo Costi hizo exactamente eso. El cuestionó la fe del tío Benny, públicamente expuso la hipocresía del evangelio de la prosperidad. Y así de simple, Costi dice que fue rechazado por su familia, excomulgado de todo lo relacionado a Hinn. Costi me dijo que aún no ha tenido noticias de su tío y por lo que puedo ver, el pastor Hinn no ha comentado públicamente la decisión de su sobrino.

Pero eso está bien con Costi.

“Era codicioso”, comenta. “Estábamos explotando a los pobres, utilizando nuestra codicia, exprimiendo cada dólar de las personas para vivir de la manera que ellos nunca podrían”.

Y agrega, “estamos usando a Jesús para hacerlo”.

Por supuesto, el tío Benny podrá argumentar que Jesús desea una vida onerosa para todos, con aviones privados, manciones palaciegas y autos lujosos. Así como, de acuerdo a Costi, vive el pastor Hinn, rodeado de su seguridad las 24 horas y de vehículos blindados.

El evangelio de la prosperidad, junto con su imagen distorsionada de Jesús, me hace enojar, más que eso, me pone triste.

La religión organizada puede ser maravillosa. Mi fe católica me centra; me hace querer ser una persona amable, generosa y amorosa, una persona rica en espíritu, no en riquezas materiales.

Y Costi me da la esperanza de que más personas abrirán los ojos y verán a un Dios amoroso. Después de todo, el sacrificó su familia para abrazar al auténtico Jesús.

Hoy, el es el pastor ejecutivo en Mission Bible Church en Orange County, California. El es el hombre del dinero, el director financiero a cargo de las finanzas de la iglesia. La ironía le hace cosquillas y le permite usar las donaciones para difundir la palabra del Señor. “Los tesoros en la tierra no son el final de todo”, asegura. “Es la vida eterna que Jesús nos ofrece, no una mansión en Beverly Hills”.

Y para que nunca lo olvide, la Biblia que lleva consigo a todas partes le recuerda que Jesús lo ama, a pesar de su “desorden” y de toda su “codicia”.

Cuando nos despedimos, Costi agregó “Jesús me ama tal como soy”.

Amén.