Moscú (CNN) - Moscú volvió a rechazar las acusaciones de interferencia rusa durante la última campaña presidencial de Estados Unidos y dice que carecen de fundamento

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, le dijo a CNN este martes que las denuncias contra exasesores de Trump contribuyen a la “ya excesiva histeria rusofóbica” y agregó que son “infundadas”.

Al responder las preguntas de CNN en una conferencia vía telefónica, Peskov declaró que “hasta el momento Rusia no está involucrada en ninguna de esas acusaciones. Otros países y otra gente están mencionados allí”.

“No queremos estar involucrados en esos procesos y por supuesto preferiríamos que estas no contribuyan a la ya excesiva histeria rusofóbica. Esperamos que la sabiduría prevalezca”, agregó Peskov.

Dmitry Peskov, portavoz del presidente de Rusia Vladimir Putin.

La reacción del Kremlin llega mientras crece la investigación en Washington sobre supuesta colusión del presidente Trump con Rusia, con las acusaciones formales contra el exdirector de la campaña presidencial de Donald Trump, Paul Manafort; y el exrepresentante de la misma campaña, Rick Gates. También George Papadopoulos, exconsejero de política exterior de la campaña, se declaró culpable de mentirle al FBI. Manafort y Gates se declararon inocentes.

CNN le preguntó a Peskov cómo podía decir que las acusaciones contra Papadopolous no tenían relación con Rusia, si estas mencionan contactos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia —a través de un intermediario— con la campaña de Trump.

El portavoz del Kremlin respondió que “esto es como una reunión con los hijos del teniente Schmidt”, haciendo referencia a una sociedad ficticia de estafadores que se presenta en una novela satírica rusa.

"Esta es una acusación completamente irrisoria, una declaración risible, sin reservas, otra vez, infundada, sin fundamento, y así es como la tratamos”, agregó Peskov.

Peskov dijo que Moscú ha negado cualquier actividad con el fin de interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos desde que dichas acusaciones llamaron la atención de los funcionarios rusos.

“Cualquier acusación que se haya presentado en alguna investigación interna de Estados Unidos contra ciudadanos estadounidenses no tiene nada que ver con nosotros. Este es un asunto interno de los Estados Unidos”, agregó.

 

"Fantasías sin fin"

Este martes, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, describió las acusaciones contra Moscú (de la supuesta interferencia rusa) tanto en Estados Unidos como en Europa, como “fantasías sin fin”.

Durante una reunión de la Asociación Europea de Negocios en Moscú, Lavrov dijo que “no hay ni una simple prueba” de que Rusia haya intervenido en elecciones de occidentales, incluyendo Estados Unidos.

Lavrov también confirmó este martes que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, aceptó una invitación a Moscú en 2018, según la agencia estatal de noticias Interfax.

Rusia pareció apoyar a la candidata de extrema derecha Marianne Le Pen en la elección presidencial de Francia el pasado mes de mayo. Macrón ganó por una aplastante victoria contra Le Pen.