CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fútbol Americano

De pesar 188 kilos… a ser promesa del fútbol americano

Por Bleacher Report

(Bleacher Report) — Menos de una hora antes de anotar su nombre en un pedazo de papel que cambiaría su vida, Orlando Brown y su madre se detuvieron en el estacionamiento del Sugarloaf Mills Mall, en los exteriores de Atlanta.

“Compra un gorro de Oklahoma”, le había dicho su entrenador en una llamada telefónica alrededor de las 8 de la noche anterior, así que el mayor de dos metros  de estatura y 165 kilos de peso entró con prisa a la primera tienda de artículos deportivos que vio y pagó 25 dólares por una gorra de los Sooners con el logotipo “OU” (de “Oklahoma University”).

Brown confiesa a Bleacher Report que nunca había visitado Oklahoma, nunca se había reunido con el entrenador de entonces Bob Stoops. Pero después de que Tennessee canceló su oferta de beca, 72 horas antes del día nacional de firmas, un golpe inesperado que dejó a Brown vociferando en la oficina de su entrenador, fueron los Sooners quienes confiaron en la palabra de sus mentores de Brown y dieron cabida al línea ofensivo. Esto ocurrió en el reclutamiento de 2014.

Esta es la historia de cómo Orlando Brown se convirtió en uno de los mejores prospectos del fútbol americano.

Mientras su madre lo llevaba del centro comercial donde compró la gorra a su ceremonia en Peachtree Ridge High School, Brown finalmente podía relajarse. La angustia y la tensión habían dado paso al alivio y la emoción.

Brown entró al gimnasio, pasó junto a un grupo de cámaras de televisión y reporteros y se sentó detrás de una mesa junto a sus otros compañeros de clase. Mientras el cuerpo estudiantil aplaudía, Brown se puso su nueva gorra y firmó su carta de intenciones menos de cinco minutos después de que saliera disparada de la máquina de fax del departamento de atletismo.

“Cuando comenzó la ceremonia, la gente de OU todavía estaba preparando los documentos de la beca”, dijo entonces el entrenador de Peachtree Ridge, Mark Fleetwood. “Así fue, a último minuto. Los enviaron durante la ceremonia, al final. Fue nuestro último jugador en firmar”.

No solo esta seguidilla de hecho llevaron a Brown a convertirse en un Sooner, como se conoce a los jugadores de la Universidad de Oklahoma. Se debe al camino seguido a lo largo de toda su carrera.

Ahora es un novato que ha comenzado 38 juegos consecutivos para la Universidad de Oklahoma. Brown es considerado uno de los mejores líneas ofensivos en todo el fútbol universitario de Estados Unidos. Varios de los simulacros predicen que estará en  la selección de primera ronda si elige convertirse en profesional en 2018. Un sitio web lo tiene como número nueve en la lista general.

Por impresionante que sea su currículum, los logros de Brown se destacan aún más debido al viaje poco común que emprendió para alcanzarlos.

Años antes de que una dieta alta en proteínas lo ayudara a adelgazar a 154 kilos, Brown era un estudiante de segundo año de la escuela secundaria de 188 kilos, conocido por pedir pizzas a altas horas de la noche y tomar leche antes de acostarse.

La dedicación en el gimnasio ha permitido a Brown transformarse en uno de los líneas más fuertes del país, en la primavera anterior a la temporada junior de Brown en Peachtree Ridge, él solo estaba haciendo cuclillas con las pesas.

Incluso fuera del campo, Brown ha pasado de un extremo a otro. Su promedio de calificaciones de 1,7 es una de las razones que Tennessee mencionó cuando retiró su oferta de becas, 72 horas antes del Día Nacional de la Firma en 2014. Después de tres años en Oklahoma, Brown cuenta con un 3,0.

“Ha sido un largo viaje”, dijo Brown a Bleacher Report. “Todas mis ideas son seguir mejorando. Cuando alcanzas cierto nivel en el fútbol universitario, la gente está contenta si solo lo puedes mantener. Pero no quiero mantenerlo, quiero seguir mejorando”, dice.

“Hay mucha gente de la que quiero enorgullecerme”, agrega.

Incluyendo a una persona más que nadie.

EL DISCURSO MÁS IMPACTANTE que Orlando Brown ha escuchado durante su carrera futbolística llegó antes del tercer concurso de su temporada de octavo grado. Y no fue entregado por un entrenador en el vestuario sino por su padre en el auto.

View this post on Instagram

#TBT My last game as a Lion #RIPDad

A post shared by Orlando Brown Jr. (@zeus__78) on

“Mi papá me dijo lo cansado que estaba de verme jugar sin entrega”, dijo Brown a Bleacher Report. “Él decía ‘si no haces más ejercicio físico hoy, me voy, Me estoy subiendo al auto. me estoy yendo a casa'”.

Una hora más tarde, en la primera jugada de choque, Brown empujó a su oponente casi 30 metros fuera de la línea y. Con solo 13 años en ese momento, Brown dijo que pesaba dos metros “y pesaba 204 kilos.

“Y el hombre con el que me enfrenté fue de aproximadamente 160”, dijo Brown. “Algo sucedió y lo noté. Tenía una ventaja que nunca había sentido antes. Simplemente me hice cargo. Era la primera vez que alguna vez sentía algo así”, explica sobre ese momento.

Después de golpear al oponente contra el suelo, Brown se levantó y saltó sobre él otra vez, sacando una bandera de castigo del oficial, y elogios de su padre, que estaba tan emocionado que bajó corriendo los escalones de las gradas, se valió de la valla de alambre que separaba las gradas del campo y corría por la línea lateral hacia la parte posterior de la zona del extremo norte.

“Nunca lo olvidaré”, dijo Brown con una sonrisa. “Vestía una camiseta de baloncesto y una gorra de pescador, agitaba una toalla y gritaba:” Sí, ¡Lando! ¡Sí, perro! ¡De eso estoy hablando!”, recuerda.

“Cuando mi padre y yo hablábamos de fútbol, ​​hablaba menos de los principios básicos y más de la mentalidad. Consistía en imponer tu voluntad y dominar a la persona que tenías adelante. Siempre decía: ‘Das lo mejor cuando das rienda suelta a tus emociones’. Si miras videos de él en la NFL, definitivamente puedes ver que jugó con esa idea”.

Al igual que su hijo, el ascenso de Orlando Brown padre al estrellato futbolístico era algo que pocos esperaban.

A pesar de tener una estatura dedos metros “y pesar 163 kilos, Brown padre fue ignorado por los mejores programas durante el proceso de reclutamiento y terminó en Central State, en Ohio, y más tarde en Carolina del Sur. Firmó con los Cleveland Browns como agente libre no reclutado en 1993 y en un momento fue uno de los líneas ofensivos mejor pagados de la NFL.

El desastre ocurrió en 1999. Cuando una bandera de faltas atravesó su máscara y le golpeó en el ojo derecho. Brown inicialmente caminó hacia la banda, pero isnstantes después regresó y empujó al árbitro Jeff Triplette al suelo.

Brown fue suspendido indefinidamente por la liga, pero la NFL cambió su decisión cuando se determinó que la bandera lo había cegado temporalmente. Alegando que el accidente le había costado su carrera porque fue liberado en 2000, Brown demandó a la liga por 200 millones de dólares y, según informes, se conformó con un monto entre 15 y 25 millones.

Después de un tiempo alejado del campo, se mudó a Florida y comenzó a entrenar para un regreso. En 2003, firmó con Baltimore y jugó 35 partidos de titular para los Ravens. Se retiró en 2005.

Orlando Brown padre tuvo una carrera de nueve años en la NFL. (Crédito: Tom Hauck / Getty Images)

“Durante ese tiempo, vi a mi padre deprimido”, dijo Orlando Brown. “Le encantaba el fútbol. Definía quién era. Se había convertido en parte de él. Se sentía solo sin el fútbol. Él y mi madre terminaron separándose. Hubo una temporada en la que apenas lo vi porque estaba muy mal”.

“Básicamente, tuvo que comenzar de nuevo y volver a subir. Aprendí mucho al verlo pasar por ese proceso. Aprendí de todo, de lo bueno y lo malo”, narra Brown hijo.

Brown padre se hizo más cercano con su hijo después de su retiro. Hicieron viajes de pesca a Chesapeake Bay y pasaron las tardes de domingo analizando al detalle los partidos de la NFL desde el sofá. Cuando su padre se fue a trabajar a la franquicia Fatburger que abrió en Elkridge, Maryland, Orlando iba muy seguido y se ocupaba de atender a los comensales.

Zeus siempre había dudado en dejar que su hijo jugara al fútbol, ​​pero finalmente sucumbió cuando Orlando estaba en sexto grado y pesaba 136 kilos. Según su tamaño -y probablemente también sus genes-, Orlando era considerado un prospecto de la División I cuando ingresó al décimo grado en DeMatha Catholic High School, una escuela privada en Hyattsville, Maryland. Se suponía que su padre lo acompañaría cuando realizara una visita Maryland ese otoño, pero no fue, dijo que se sentía enfermo.

Orlando regresó de Maryland y se lo contó a su padre durante el almuerzo del domingo en Baltimore. Al día siguiente, Brown padre condujo a su hijo de regreso a DeMatha y se despidió.

Orlando nunca volvió a ver a Zeus.

Cuatro días más tarde, fue convocado de la clase y se le dijo que fuera a la oficina del director. Mientras caminaba por el pasillo, Orlando miró su teléfono y vio un tweet que decía “Descansa en paz, Zeus”. Momentos después, su madre confirmó la noticia.

Ese mismo día, la policía descubrió a Orlando Claude Brown muerto en su casa. Los informes de autopsia publicados dos semanas más tarde indicaron que murió de cetoacidosis diabética, una dolencia que probablemente no se dio cuenta que tenía. Si no se trata, la afección puede causar insuficiencia renal, acumulación de líquido en el cerebro o coma.

Zeus tenía solo 40 años.

“A partir de ese momento”, dijo Orlando, “todo se convirtió en honrarlo”.

CUANDO STOOPS LE INFORMÓ que Orlando Brown sería una incorporación tardía a la clase de reclutamiento de Oklahoma en 2014, el entrenador de la línea ofensiva de Oklahoma, Bill Bedenbaugh, inmediatamente buscó una cinta de videojuego.

“Mi primerísima reacción”, dijo Bedenbaugh, “fue: ‘¡Guau! Este tipo no es muy bueno'”.

Mucha gente tenía una opinión similar de Brown durante su tiempo en Peachtree Ridge en Suwanee, Georgia, a unos 50 kilómetros al noreste de Atlanta. Buscando un “nuevo comienzo”, Brown y su familia se mudaron a la zona tres meses después de la muerte de su padre, pero sería una exageración decir que el cambio fue un ajuste.

Fleetwood, el entrenador, dijo que Brown luchó en la sala de pesas durante la primavera e inicialmente ni siquiera agregó platos a la barra de 20 kilos mientras hacía sentadillas. En el otoño, Brown se encontraba tan lejos de un estado ideal después de dos juegos que Fleetwood pensó en dejarlo en el banquillo. En cambio, convocó a Brown a la sala de cine. En una gran pantalla de proyección, mostró los videos cortos de él mismo y luego comparó los clips con los de Alex Jauregui, un línea ofensivo de 330 kilos y dos metros que había jugado en Peachtree Ridge un año antes antes de fichar por Middle Tennessee. Jauregui fue más rápido, más rápido y más explosivo.

“Cuando vio los clips de Hudl uno al lado del otro, fue obvio”, dijo Fleetwood. “Me dijo ‘entrenador, soy horrible’. Le dije, ‘no eres horrible, Orlando, pero esto es lo que está sucediendo: pesas 400 libras, y tu cuerpo te está manipulando. No estás manipulando tu cuerpo. Debes mirarte en el espejo y preguntarte si realmente quiero seguir comiendo esas pizzas a altas horas de la noche o si quieres jugar a este juego. ¿Qué es más importante?”.

El entrenador de Peachtree Ridge, Mark Fleetwood, vio el potencial de Brown. (Crédito: cortesía de Mark Fleetwood)

Al final de la temporada, Brown había bajado su peso a 163 kilos. Un puñado de ofertas de becas aparecieron luego, y Brown convocó a una conferencia de prensa en mayo para comprometerse con Tennessee y el nuevo entrenador Butch Jones.

Durante la última mitad de la temporada senior de Brown, el personal de Tennessee, la escuela con la que se había comprometido esa primavera, comenzó a llamar cada vez menos. Y para cuando hizo su visita oficial una semana antes del día de la firma, Brown no había hablado con ninguno de los entrenadores en semanas.

Según Fleetwood, Tennessee había aceptado demasiados compromisos y había tenido que rechazar a la gente. Brown, en parte debido a su puntaje de menos de 2,0, fue una de las víctimas. No fue informado hasta que estuvo en el campus para su visita el domingo anterior a la firma del día. Fleetwood dijo que Brown estaba “berreando, avergonzado” porque no tenía adónde ir.

“Agárrate”, le dijo su entrenador. “Conozco a suficientes personas. Haré que esto se vuelva a tu favor. Vas a estar bien”.

Fleetwood, que conoció a Stoops años antes cuando Fleetwood era asistente en Troy University, llamó al entrenador de Oklahoma y lo convenció de darle una oportunidad a Brown. Orlando nunca había visto a Stoops, pero habían hablado por teléfono un año antes. Brown recordó que su padre siempre había hablado de lo bien condicionados que estaban los jugadores de Oklahoma cuando llegaron a la NFL, como Kelly Gregg, Dan Cody y Mark Clayton, todos ellos compañeros de equipo.

Años antes de que Zeus muriera le había dicho a Orlando que, si alguna vez era lo suficientemente bueno para jugar en la universidad, debería considerar a los Sooners.

“Ahora realmente estaba sucediendo”, dijo Orlando.

Durante los dos días de agosto previos a la temporada 2015, Brown venció a Josiah St. John, jugador de último año de quinto año, por un puesto en la línea ofensiva del primer equipo de los Sooners. Él comenzó todos los juegos desde entonces.

“En un año, no, en medio año, él cambió la opinión de todos”, dijo Bedenbaugh. “Lo que impresiona es lo duro que trabaja. Es un buen atleta, pero no increíble. Lo que ha hecho no ha sido natural. Ha tenido que esforzarse mucho. Quieres ver a los chicos así de buenos”.

Ahora en 156 kilos fijos, Brown sigue trabajando para mejorar su cuerpo. Sus entrenadores dijeron que ya no están tan preocupados con él por perder peso, sino por redistribuirlo, ya que Brown aún puede ser mucho más fuerte.

Las mejoras que ha logrado hasta ahora -especialmente cuando se trata de atletismo, trabajo de pies y flexibilidad- han sido lo suficientemente buenas como para llamar la atención de los cazatalentos de la NFL.

Ya sea que se convierta en profesional después de esta temporada o la siguiente, y si es la primera opción de la lista o un agente libre no seleccionado, la mentalidad de Brown cuando está en el campo seguirá siendo la misma.

“Salir todos los días con el número 78  y ‘Brown’ en mi espalda es lo suficientemente bueno para mí”, dijo. “Intento salir y tratar de dominar todas las jugadas. No quiero decepcionar a este equipo, y no quiero decepcionar a mi papá.

“Saber lo que mi padre querría, cómo querría que actuara y manejara las cosas, eso me impulsa todos los días. Solo trato de enorgullecerlo”.

Lee el artículo original en inglés

Descarga aquí la app de Bleacher Report

Jason King es escritor sénior de B / R. Fue escritor del staff en ESPN.com, Yahoo Sports y Kansas City Star. Su trabajo ha sido incluido en la popular serie de libros The Best American Sportswriting. Tanto en 2015 como en 2016, King fue catalogado como uno de los mejores cinco escritores temáticos de Estados Unidos. Síguelo en Twitter: @JasonKingBR.