St Moritz, Suiza (CNN) - Varios atletas estadounidenses se han pronunciado en contra de Donald Trump durante su presidencia, y la esquiadora Lindsey Vonn se ha convertido en la última en dar su opinión.

Dispuesta a lograr el oro olímpico en los Juegos Olímpicos de invierno Pyeongchang, en febrero, Vonn se encuentra en St. Moritz, Suiza, donde habló apasionadamente sobre lo que significa competir por el equipo de esquí de Estados Unidos.

LEE: Trump abre un nuevo frente: ahora con la NFL y estrellas de la NBA

"Bueno, espero representar al pueblo de los Estados Unidos, no al presidente", dijo Vonn a CNN.

Vonn, de 33 años, se alista para el acto final de una larga y destacada carrera.

Lindsey Vonn, esquiadora de Estados Unidos, declara su oposición a Donald Trump.

Además de competir por una segunda medalla de oro olímpica en Corea del Sur, ella buscará batir el récord de 86 victorias en la Copa Mundial conseguido por Ingemar Stenmark en 1989.

Lejos de las pistas, Vonn también parece dispuesta a hablar sobre la política estadounidense.

LEE: ¿Por qué se arrodillan estos deportistas durante el himno nacional?

"Me tomo las Olimpiadas muy en serio, lo que significan y lo que representan, lo que significa caminar bajo nuestra bandera en la ceremonia de apertura", agregó.

"Quiero representar bien a nuestro país. No creo que haya mucha gente en nuestro gobierno que haga eso".

Este año, Trump se ha visto envuelto en una polémica con la NFL y algunos de los mejores jugadores de la NBA. Se tratan de disputas con fuertes trasfondos raciales y culturales, después de atacar a atletas prominentes por arrodillarse durante el himno nacional y negarse a ir a la Casa Blanca.

Y Vonn reveló que no aceptaría una invitación a la Casa Blanca si ganaba oro en Pyeongchang.

LEE: Michael Jordan: Atletas que protestan "no deberían ser demonizados o excluidos"

"Definitivamente que no", dijo Vonn. "No, pero tengo que ganar para ser invitada. No, en realidad creo que todos los miembros del equipo de Estados Unidos son invitados, así que no, no iré.

Pyeongchang será el el primer escenario olímpico para Vonn desde Vancouver 2010, donde su triunfo la convirtió en una estrella mundial y una de las atletas de invierno mejor pagadas del mundo, con un valor neto, según Forbes, de alrededor de 3 millones de dólares.

Vonn ha luchado con una serie de lesiones graves a lo largo de su carrera, incluida una lesión en la rodilla en 2013 que la mantuvo fuera de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014.

El año pasado, se rompió el brazo y sufrió daños en los nervios durante un accidente de entrenamiento de pretemporada en Estados Unidos, retrasando el inicio de su temporada hasta enero.

Vonn sufrió un comienzo decepcionante en la nueva temporada, al estrellarse el evento de descenso de la semana pasada en Lake Louise.