Montgomery, Alabama (CNN) - Este martes, los votantes de Alabama emitirán su veredicto sobre Roy Moore.

Expulsado dos veces como presidente del Tribunal Supremo estatal, criticado nacionalmente por oponerse a los derechos de estadounidenses, musulmanes y mujeres LGBT, y acusado de tener relaciones sexuales con adolescentes cuando tenía 30 años, el político republicano aún podría ganar un escaño en el Senado.

Moore se enfrenta al demócrata Doug Jones mientras la nación observa la final de una competencia que ha ofuscado al Partido Republicano y dominado el diálogo nacional.

LEE: Roy Moore, Jerusalén y los derechos LGBT: ¿por qué la religión puede dividir tanto?

Esto es lo que debes saber:

1. ¿Importa la historia de Moore?

Incluso antes de las acusaciones de buscar relaciones sexuales con adolescentes, Moore es el nominado más controvertido para la mayoría del Senado en los últimos tiempos.

Fue expulsado del cargo de jefe de justicia de la Corte Suprema de Alabama por negarse a quitar una estatua de dos toneladas de los Diez Mandamientos que había ordenado colocar en propiedad estatal. Fue elegido nuevamente para el puesto, pero fue expectorado nuevamente en 2016 por negarse a obedecer la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Moore dijo que ser gay debería ser una ofensa criminal. Dijo que a Estados Unidos le habría ido mejor si se hubiera detenido en 10 enmiendas a la Constitución, ignorando la realidad de que quienes abolieron la esclavitud y establecieron los derechos de voto de las mujeres y las minorías llegaron más tarde. Y dijo que a los musulmanes (como el representante de Minnesota Keith Ellison y el representante de Indiana Andre Carson) se les debería prohibir servir en el Congreso.

Moore también protagonizó una campaña agresiva contra los derechos de las personas transgénero.

LEE: Trump apoya a Roy Moore en una llamada: "Ve por ellos, Roy"

En las últimas semanas, varias mujeres acusaron a Moore de tener relaciones sexuales con ellas mientras eran adolescentes y él tenía más de 30 años. Una de las denunciantes tenía 14 años en ese entonces. Otras han asegurado que Moore las violó sexualmente.

En las elecciones del martes se comprobará si algo de eso importa, o si la base evangélica de Alabama y la etiqueta de su partido son más importantes.

2. El efecto Trump

La compensación para los republicanos nacionales es bastante clara: si Moore gana, es un voto confiable en un Senado que se divide en 52-48, lo que podría dar resultados positivos en la reforma tributaria y más. También podría ser un largo dolor de cabeza que podría aguar la fiesta.

Dos candidatos en Alabama.

Moore y sus aliados, en especial el exestratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon, han buscado convertir la carrera en una elección para la base republicana entre el popular Donald Trump y Mitch McConnell, el impopular líder de la mayoría en el Senado.

Donald Trump realizó una manifestación al estilo de campaña en Pensacola, a 40 kilómetros de la frontera con Alabama, el viernes por la noche, y repetidamente tuiteó su apoyo a Moore, diciendo que Jones es débil en inmigración, seguridad nacional y votaría contra la ley de impuestos del Partido Republicano. Trump también cuestionó la credibilidad de los acusadores de Moore.

LEE: Trump ataca a Franken por denuncias de acoso sexual, pero guarda silencio sobre Moore

Si Moore gana, le dará a Trump un firme derecho al control del Partido Republicano. Sin duda, buscará crédito por ayudar al polémico candidato a cumplir su objetivo.

Pero él también tiene mucho que perder si Moore falla. Será una evidencia de que una campaña arrolladora no garantiza un triunfo republicano, y un mensaje para los republicanos de que el presidente con solo un 32% de aprobación puede ser un gran problema para sus posibilidades de reelección en 2018.

En una señal de que Trump no ha convencido a todos los republicanos para que voten por Moore, el senador senior del estado, Richard Shelby, el último demócrata electo para un escaño en el Senado de Alabama, en 1992, antes de cambiar de partido, dijo el domingo en CNN que no votó por Moore.

"Prefiero ver la victoria republicana, pero prefiero ver una ley republicana. No podía votar por Roy Moore. No voté por Roy Moore", dijo.

¿Por qué? Por la razón que la campaña de Moore teme: las acusaciones sexuales.

LEE: ¿Realmente los hombres no tienen idea de lo que es acoso sexual?

"Creo que hubo tantas acusaciones, tantos recortes, tantos datos, datos, datos, que cuando llegó la historia de la chica de 14 años fue suficiente para mí", dijo Shelby.

3. ¿Funcionó la operación democrática masiva (pero silenciosa)?

El expresidente Barack Obama mandó un mensaje grabado para Jones que apareció el lunes. Fue una bendición para la campaña de Jones y sus esfuerzos por atraer a los votantes afroamericanos, pero para el candidato era todo era un misterio.

"El único mensaje grabado del que estoy seguro es el de mi esposa", dijo a periodistas en un restaurante de Birmingham.

Así es como los demócratas jugaron todas las elecciones especiales en Alabama.

LEE: Trump dice algo que no es verdad 5,5 veces al día… todos los días

Un comité político demócrata dio más de $ 4 millones para apoyar a Jones sin revelar mucho sobre sus orígenes. El lunes, Politico informó que se trataba de un proyecto conjunto de la mayoría de comité del Senado y de Priorities, los comités políticos demócratasmás masivos a nivel nacional.

La campaña de Jones fue incluso tímida sobre su enfoque en convertir a los votantes afroamericanos, que representan el 27% del grupo de votantes registrado del estado y de quienes Jones espera una participación masiva.

El senador de Nueva Jersey, Cory Booker, y el representante de derechos civiles, John Lewis de Georgia, encabezaron un fin de semana de eventos sustitutos de alto perfil en todo el estado. Pero la campaña de Jones, consciente de que necesita al menos alrededor de un tercio del apoyo de los votantes blancos para tener una oportunidad, insistió en que estaba igualmente preocupado por atraer votantes de todas las etnias.

Si funciona, podría darles a los demócratas algunas tácticas nuevas para usar cuando sus candidatos se encuentren en carreras cercanas en estados de confianza donde la marca nacional demócrata atraería a nuevos votantes.

4. Mobile y Alabama

Hay una razón por la cual el evento de Trump fue en Pensacola, y Moore cerró su campaña con grandes concentraciones en Fairhope, una semana desde el día de las elecciones, y en Midland City el lunes por la noche: a estos lugares llegan las señales de los medios de Mobile.

La región es hogar de decenas de republicanos más prósperos, moderados y de tipo empresarial, es decir, aquellos que probablemente abandonen a Moore y voten por Jones o se queden en casa por completo.

Jones no puede confiar únicamente en su base de votantes  y esperar que los republicanos se queden en casa. Necesitará algunos seguidores blancos y conservadores, y la región de Mobile es su mejor oportunidad de ganar algunos.

Esos son los votantes que los partidarios de Moore han apuntado con un mensaje de que las elecciones son un referéndum en la agenda de Trump.

LEE: Roy Moore sugirió que el 11-S habría sido un castigo a EE.UU. por alejarse de Dios

5. ¿Señal de grandes problemas para los republicanos?

Si Moore gana, Bannon obtendrá mucho del crédito, a pesar de que su participación en la carrera de Alabama duró apenas cuatro meses, mientras que Moore ha sido una figura pública y un imán de controversia en el estado durante casi cuatro décadas.

LEE: La lista incompleta de poderosos acusados de acoso sexual, tras escándalo de Harvey Weinstein

Bannon imagina la derrota de Moore contra el Senador Luther Strange en la primaria, y espera la victoria posterior, como la primera de muchas fichas de dominó en caer en el ciclo de mitad de período de 2018.

Apoya agresivamente a un retador primario del senador de Nevada Dean Heller, ayudó a mandar al retiro al senador de Arizona Jeff Flake y respaldará candidatos en las primarias de 2018, como Montana y West Virginia.

Todo esto le podría dar a los republicanos un gran dolor de cabeza, y una victoria de Moore le daría credibilidad a los grandiosos planes de Bannon. Una derrota podría devolver a los republicanos a la búsqueda de nuevas formas de manejar la realidad de un presidente impopular que lidera su partido.