CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Miembro de la comisión de opioides dice que Trump dio “un gran discurso”, pero no ha hecho nada

Por Wayne Drash, Nadia Kounang

(CNN) — El Congreso liderado por los republicanos ha vuelto el trabajo de la comisión presidencial para los opioides una “payasada” y una “farsa”, según le dijo a CNN un miembro de la comisión.

“Todo el mundo está dispuesto a tolerar lo intolerable, y no hacer nada por eso”, dijo el exrepresentante demócrata Patrick Kennedy, quien fue uno de los seis miembros nombrados en la comisión bipartidista en marzo.

“Soy tan escéptico como he sido siempre sobre estas cosas”, dijo él.

El presidente Donald Trump declaró la epidemia de opioides como una emergencia de salud pública de 90 días en octubre del año pasado, pero no ofreció ningún nuevo financiamiento. En noviembre el presidente dijo que donaría su salario del tercer trimestre al Departamento de Salud para ayudar a luchar contra la crisis.

Los críticos dicen que la declaración no hizo prácticamente nada para cambiar el status quo y que las muertes por sobredosis han seguido aumentando en los meses posteriores.

La declaración de emergencia de salud pública estaba, de hecho, lista para vencerse el 23 de enero, pero como el gobierno se dirigía hacia un cierre el viernes pasado, el secretario en funciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Eric Hargan, renovó la emergencia nacional de salud pública por otros 90 días.

“Esto y los otros esfuerzos del gobierno para hacer frente a la epidemia de opioides equivalen a reorganizar las sillas en el Titanic”, dijo Kennedy. “La declaración de emergencia ha logrado poco porque no hay fondos detrás de esto. No se puede esperar detener la ola de una crisis de salud pública que cobra más de 64.000 vidas por año sin que lo demuestres”.

CNN buscó a los otros miembros de la comisión de opioides, incluyendo el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie que lideraba el panel, para preguntarles sobre sus puntos de vista del progreso logrado y qué más se debe hacer.

También quisimos hablar con Kellyanne Conway, la persona clave de la Casa Blanca sobre la crisis de los opiáceos.

Solo Kennedy y Bertha K. Madras, subdirectora de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca durante el gobierno de George W. Bush, aceptaron hablar.

Con el reciente cierre del gobierno, Kennedy culpó a Trump por “hacer política en vez de buscar soluciones para temas que impactan las vidas de los estadounidenses”.

“Para las personas y las familias que están luchando con la adicción en esta epidemia, esencialmente ha sido un cierre del gobierno desde el principio”, dijo Kennedy.

Kennedy: Trump dio un gran discurso, pero no hizo nada

Kennedy se ha vuelto un ferviente defensor de las personas con temas de adicción, hablando sobre sus propios problemas con las drogas y el alcohol en los últimos años y exigiendo mejores programas de tratamientos en todo el país.

Su ferviente pasión quedó evidenciada en una entrevista telefónica de 30 minutos con CNN. En un momento, profundizó su voz y hizo una suplantación total de Trump, diciendo que el presidente dio un “gran, gran discurso” al declarar la emergencia de salud pública y luego “no hizo nada”. Otras veces, Kennedy se puso rigurosamente serio sobre de la gravedad de la epidemia y por las más de 500.000 vidas perdidas por sobredosis desde el año 2000.

“Olvídate de la infraestructura en ruinas”, dijo Kennedy. “Estamos perdiendo este país desde adentro”.

Kennedy criticó al Congreso por el recorte impuestos de 1.500 millones de dólares y predijo que el Congreso liderado por republicanos se centrará ahora en destrozar el Medicaid, un programa que según él, “es el proveedor más grande y la mejor esperanza para enfrentar la epidemia de opiáceos”.

El recorte de impuestos, dijo Kennedy, pondrá este país “más allá de cualquier otra cosa en nuestra capacidad para hacer frente a esta crisis de opiáceos. Punto”.

“Vamos a perder más dinero en un año de lo que podríamos gastar en una década para solventar esta crisis”, dijo él. “Simplemente no va a haber manera de que hagan algo que se eleve a cualquier nivel de esfuerzo significativo para enfrentar esta crisis”.

La comisión terminó oficialmente su trabajo el 1 de diciembre y nunca recibió ninguna retroalimentación directa del presidente Trump después de que entregara su reporte final, según le dijo Madras a CNN.

El panel bipartidista del presidente hizo 56 recomendaciones para frenar la crisis, entre ellas la creación de tribunales nacionales de drogas para ayudar a poner a los toxicómanos bajo tratamiento en lugar de enviarlos al sistema penitenciario. El informe fue emitido luego de meses de reunirse con personas en primera línea de la epidemia de opiáceos.

Sin embargo, desde que se declaró la emergencia de salud pública en octubre, muchos de los que están luchando con la crisis cada día dicen que es difícil decir si la comisión ha hecho alguna diferencia.