(CNN Español) – La desaparición de Magdalena Aguilar duró 9 días: la última vez que habló con su mamá fue el 13 de enero, momentos antes de verse con César, su expareja –a quien la Fiscalía de Guerrero identificó únicamente por su nombre, sin revelar el apellido–. Lo que ocurrió después de la llamada y de perderle el rastro Magdalena a terminó convertido en un atroz feminicidio, catalogado así por la Fiscalía, lleno de detalles escabrosos. Sólo hasta este lunes, las autoridades hallaron en la ciudad mexicana de Taxco (Guerrero) su cuerpo desmembrado, dentro de un local propiedad de César. A ella ya la encontraron, ahora lo buscan a él.

En la información publicada por el ente investigador no se proporcionan los apellidos de ninguna de las personas presuntamente involucradas. La identidad completa de la víctima fue mencionada por el gobernador de Guerrero, Héctor Antonio Astudillo este miércoles en declaraciones a la prensa, en las que rechazó el crimen y aseguró que trabajarían para “que se haga justicia en este crimen inaceptable, insultante a la inteligencia y al razonamiento humano”.

Este miércoles, un juez dio la orden de capturar a César y a Silvia, exsuegra de Magdalena, como consta en el comunicado emitido por la Fiscalía de Guerrero. “Se tienen datos de prueba suficientes, pertinentes e idóneos que justifican su intervención en ese delito”, indicó la declaración. Pero cuando fueron a ejecutar la detención, solo dieron con el paradero de ella. El de él, aún es desconocido. La Fiscalía y el Gobierno del Estado de Guerrero están ofreciendo una recompensa para quien proporcione “datos suficientes”, que permitan encontrarlo.

Los detalles del crimen revelados por la Fiscalía son explícitos: advertimos lenguaje perturbador.

La escalofriante escena

Cinco metros de largo por tres de ancho. En ese reducido espacio, como aparece en el pronunciamiento de la Fiscalía de Guerrero, se encontró el cadáver de Magdalena, de 25 años, por partes: sus extremidades separadas de su tronco y cráneo, detalla el informe judicial. ¿La causa de la muerte? Los resultados de la necropsia, mencionada en el comunicado oficial, arrojaron que “la víctima falleció por asfixia por ahorcamiento".

Según el reporte oficial, el cuerpo lo identificó la madre de Magdalena, María. La misma que se quedó esperando a su hija en la noche del 13 de enero: habían acordado de verse en la iglesia, donde se celebraría una misa por el primer aniversario de la muerte de su abuela. Pero primero, le dijo Magdalena a su mamá, debía pasar a recoger a sus hijos menores de edad a donde César, según el relato de los hechos publicado por la Fiscalía. Cuando María intentó hablar con su hija después de las siete de la noche la única respuesta fue un teléfono sin contestar y un buzón de voz. Y ahí empezó la búsqueda de María.

Como aparece en el comunicado del ente investigador, la madre de Magdalena fue a hablar con Silvia, quien le dijo que Magdalena “el día anterior se fue de su casa como a las diez de la noche sin llevarse a sus hijos”. También se logró comunicar con César, quien respondió  que efectivamente su hija había estado con él en su casa”, pero que ella se había ido a las 6 de la tarde. En el informe judicial también dice que María notó que él “tenía unos rasguños en la cara”.

Las autoridades comenzaron a investigar y hasta ingresaron a la casa de Silvia, pensando que Magdalena se encontraba allí privada de la libertad, como señala el comunicado de la Fiscalía. No estaba.

El mismo día en que las autoridades hallaron el cuerpo, este lunes 22 de enero, el fiscal general de Guerrero, Xavier Olea Peláez ordenó que personal especializado en delitos contra la mujer investigara el crimen de Magdalena, bajo el protocolo de feminicidio. Así aparece en el primer comunicado de prensa del caso. “Personal especializado en delitos cometidos contra la mujer se trasladó inmediatamente a la ciudad de Taxco para tomar las investigaciones y deslindar las responsabilidades correspondientes”, dice la declaración.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en América Latina actualmente en se registran 12 asesinatos de mujeres cada día, siete de ellos se comenten en México. La misma organización informó en agosto que entre 2007 y 2014 se reportaron 17.274 presuntos homicidios de mujeres.