(CNN) - La guerrilla del ELN se atribuyó la responsabilidad del ataque a una estación de policía en Barranquilla este sábado en el que perdieron la vida al menos 5 policías.

A través de un comunicado publicado en su sitio web, el ELN dijo que había obrado en respuesta a que "no hay un día en el que no ocurra un atentado contra la dignidad y la vida de los habitantes de la llamada “capital de vida” y de las ciudades de Colombia, por parte de la fuerza pública, demostrando que su función es defender los intereses de los ricos y poderosos".

"A las 6:40 AM de hoy 27 de enero se atacaron fuerzas policiales de la estación San Jose, en el sur de Barranquilla capital del departamento del Atlántico", afirma el comunicado.

La Policía de Colombia dijo a CNN que hay cinco policías muertos y más de 40 heridos.

El atacante viajaba en una motocicleta y lanzó un dispositivo explosivo mientras policías en la estación se preparaban para empezar el día.

La Policía de Colombia confirmó que había capturado a una persona relacionada con el ataque y que la evidencia existente llevaría a la captura de todos los involucrados. El presidente Juan Manuel Santos ratificó la información a través de Twitter:

"Se está confirmando veracidad del supuesto comunicado del ELN", dijo el presidente sobre la comunicación del grupo guerrillero atribuyéndose el hecho.

"Repudiamos categoricamente el atentado del que hemos sido víctimas en la Estación de Policía del barrio San José", escribió el alcalde de la ciudad, Alejandro Char, en su cuenta verificada de Twitter.

 

Policías escoltan a un sospechoso del ataque en Barranquilla. (/AFP/Getty Images)

"Hay que llegar hasta las últimas instancias para dar con el paradero de los responsables de este cobarde atentado y que caiga sobre ellos todo el peso de la ley", escribió en otro tuit.

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos visitó a los heridos del atentado en el hospital:

El ELN es la segunda guerrilla más grande de Colombia. Actualmente se está evaluando el futuro de los diálogos de paz entre el Gobierno y el ELN después de que la guerrilla cometiera una serie ataques cuando se suspendió el cese del fuego bilateral que las partes habían pactado y que duró unos 100 días.