(CNN Español) - Entre las polémicas más destacadas del mundo político económico estadounidense, instaladas en el momento actual en estos mercados neoyorquinos, está la de si el sector financiero está o no regulado en exceso.

Existe la creencia de que las regulaciones que siguieron a la horrible crisis financiera de 2008 están encorsetando en exceso a la gran banca de este país, y el sector mas conservador político insiste repetidamente en que es importante dotar de más libertad a la banca para que pueda realizar todo su potencial.

Pero es ciertamente muy dudoso que eso sea así. Lo objetivo es que la quebrada banca estadounidense de 2008 ha conseguido precisamente gracias a los requerimientos de capital mínimo y a la necesidad de prepararse para los test de situaciones extraordinarias, recomponer sus balances y está hoy en excelente salud.

Se ha limitado la autocartera que los bancos pueden tener y en definitiva se ha saneado el sector.

He hablado de este tema esta semana en GloboEconomía con Andrés Gil, consejero senior del prestigioso bufete de abogados internacional Davis Polk. Andrés estuvo directamente involucrado en la creación de parte de esas regulaciones poscrisis, y tiene una visión muy cualificada de lo que conviene y no conviene hacer en este momento.

“Han pasado ya casi diez años desde que se pusieron en vigor esas regulaciones y en algunos casos obviamente hay que corregir ciertos aspectos. Por ejemplo, los que tienen que ver con instituciones de tipo mediano o pequeño, que a veces se ven obligadas a cumplir requerimientos, en realidad pensados para las instituciones de mayor tamaño”, dice Andrés Gil. “Pero en términos generales no sobra regulación y es importante saber que la libertad de funcionamiento solo puede mantenerse si esta suficientemente bien regulado el marco”.

Ciertamente muy interesante esta charla, sobre un tema candente de actualidad, que espero que os interese.

No te pierdas el programa este sábado a las 7:30 pm ET y el domingo a la 1:30 pm ET