Ciudad de Panamá, Panamá (CNN) - Con cascos y armas, las autoridades panameñas entraron al hotel Trump en Ciudad de Panamá, el miércoles en la mañana, marcando una escalada en un hostil enfrentamiento que ya cumple una semana entre los negocios del presidente Donald Trump y un socio local.

Al mismo tiempo, el ministro de Trabajo de Panamá, Luis Ernesto Carles, le dijo a CNN que funcionarios de su departamento estaban revisando una queja de algunos de los trabajadores del hotel que aseguraron que no les habían pagado su salario.

El ministro de Trabajo dijo que su cartera no tenía funcionarios armados en el hotel, pero citó la posibilidad de que otras agencias del Gobierno estuvieran dentro de la propiedad de lujo.

CNN no ha podido confirmar para quién trabajan los funcionarios armados, pero una portavoz del Ministerio de Trabajo dijo que el personal armado estuvo en el hotel por pocas horas y se fue en la tarde.

El Hotel Ocean Club Internacional es visto en Ciudad de Panamá el 28 de febrero de 2018.

En cuanto a la investigación laboral, se produce días después de que el propietario mayoritario del hotel alertara a los empleados de que sus trabajos estaban en riesgo si no lo escuchaban. El inversor Orestes Fintiklis, radicado en Miami, y la Organización Trump han estado encerrados en una disputa legal desde el año pasado, cuando Finktiklis quiso romper lazos con la compañía del presidente de Estados Unidos.

Se suponía que el asunto fue resuelto a través de un arbitraje internacional, pero desde entonces se ha convertido en un enfrentamiento físico. En un comunicado el lunes, la compañía de Trump aseguró que Fintiklis está usando tácticas “parecidas a las de un mafioso”.

A final de este miércoles, el ministro de Trabajo organizó una reunión entre los trabajadores, la Organización Trump y el Grupo Fintiklis. En ella, la portavoz del ministerio de Trabajo, Judith Aparicio, dijo que Fintiklis les prometió a los empleados que mantendría sus empleos. También dijo que sus inspectores habían confirmado que los empleados recibieron sus salarios.

La confrontación entre Fintiklis y los trabajadores se caldeó este lunes cuando un abogado de Fintiklis presentó una demanda pidiéndoles a las autoridades locales intervenir luego de que el inversor asegurara que el personal no lo dejó ingresar a las oficinas administrativas, la semana pasada. Fintiklis estaba en el hotel despidiendo a algunos empleados.

“Vamos a formalizar esta queja porque hemos determinado que esos empleados han quebrado la ley. Y debido a eso vamos a pedirle a Ministerio Público, cuando hay una violación de los derechos de alguien, que empiece inmediatamente una investigación completa”, dijo Sarai Blaisdell, abogada de Fintiklis.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá le confirmó a CNN que está abriendo una investigación federal liderada por el fiscal general Julio Villareal, en respuesta al reclamo de "usurpación" que hizo Fintiklis.

¿Quién es el dueño legítimo?

Los fiscales también están tratando de determinar si la compañía de Fintiklis es la dueña total del hotel.

“El abogado se presentó ante nosotros con una cantidad de documentos, la mayoría de las cuales eran copias. Los documentos no nos permiten determinar con certeza quién es el propietario del hotel y si ha habido algún tipo de cambio de propiedad”, dijo Villareal.

La compañía de inversión de Fintiklis compró 202 de 369 unidades, junto con los servicios del hotel el año pasado, a los prestamistas y al desarrollador original.

“Este es el tema que el Ministerio de Exteriores investigará”, dijo Villareal. “Planeamos localizar a las agencias y organizaciones apropiadas para que nos ayuden a determinar quién es el dueño legítimo. Una vez esto esté hecho, miraremos lo que ha ocurrido en el hotel con el fin de decidir si las afirmaciones del abogado en la demanda tienen o no mérito”.

En respuesta a la demanda de Fintiklis, los hoteles Trump han publicado un comunicado diciendo que Fintiklis usó “tácticas al estilo de la mafia” para “infiltrar e interrumpir sus sistemas informáticos [los del hotel] y amenazar e intimidar a cualquier empleado del hotel que se haya resistido”.

La Casa Blanca declinó a responder preguntas sobre si esta u otras entidades del Gobierno de Estados Unidos han abordado la situación en Panamá. Una portavoz de la Casa Blanca refirió a CNN a la Organización Trump.

Las investigaciones son el último giro en una batalla de cuatro meses entre la Organización Trump, que licenció su marca al proyecto hace unos 10 años, y Fintiklis, que compró los servicios del hotel y la mayoría de sus unidades el año pasado.

El Hotel Internacional y Torre Trump en Panamá —un enorme edificio de 70 pisos en forma de vela que incluye unidades residenciales, oficinas y un casino— ha estado en la controversia y en problemas durante años, según informes de medios locales.

- Elizabeth Gonzalez y Florencia Trucco de CNN contribuyeron con este informe.