(Expansión) - El presidente de México, Enrique Peña Nieto, promulgó este jueves la Ley para la Regular a las Instituciones de Tecnología Financiera (llamadas fintech) en la ceremonia de inauguración de la 81 Convención Bancaria que se celebra en Acapulco.

MIRA: Estados Unidos prohíbe a sus funcionarios viajar a Playa del Carmen, México, por “una amenaza a la seguridad”

Con la presencia de directivos de la banca, reguladores del sistema financiero y de las financieras tecnológicas, Peña Nieto firmó la ley que fue aprobada en el Congreso el 1 de marzo pasado.

México se coloca como el mercado líder en América Latina al sumar 238 de startups que ofrecen servicios financieros con ayuda de la tecnología, de acuerdo con el Fintech Radars, elaborado por Finnovista. Le siguen Brasil (219), Colombia (124) y Chile (75).

En los siguientes meses, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) establecerá una regulación secundaria para las fintech que se dedican al fondeo colectivo (crowdfunding) y para las de pago electrónico.

Las autoridades involucradas, entre las que se encuentran la CNBV, Secretaría de Hacienda y el Banco de México, deberán cumplir con los periodos establecidos para emitir disposiciones sobre prevención y detección de financiamiento al terrorismo, seguridad de la información de los clientes, políticas de confidencialidad y activos virtuales, entre otros temas.

Sobre la CNBV recae la mayor parte de estas disposiciones, como los requerimientos de capital mínimo, los límites de recursos que las empresas podrán mantener a nombre de sus clientes y la información de operaciones que las compañías deberán reportar a las autoridades.

In this photograph taken on September 26, 2017, high school students use smartphones and tablet computers at the vocational school in Bischwiller, eastern France. Since the beginning of the school year in eastern France some 31,000 high school pupils have replaced their traditional textbooks by computers and tablets , a move popular with students but opinion is divided among teachers and parents. / AFP PHOTO / PATRICK HERTZOGPATRICK HERTZOG/AFP/Getty Images

Luego de varios meses de discusión en ambas cámaras, finalmente se hace realidad la Ley Fintech. De acuerdo con el documento aprobado, y según la opinión de varios participantes de esta industria, traerá beneficios para las compañías y para los usuarios.

De acuerdo con cifras de un estudio realizado por Statista, el valor total de las transacciones de este sector será de 36.439 millones de dólares para 2018.

¿Qué regula la Ley Fintech?

Para algunos, la ley logra su objetivo de ser un marco regulatorio para impulsar a la industria, mientras que otros consideran que es muy temprano legislar un sector en pleno desarrollo.

Juan Luis Hernández Conde, socio del despacho de abogados Novus Concilium, explica que este marco regulatorio permite fortalecer de manera legal a la industria fintech en el país.

“Estas sanciones están obligando a las instituciones a proteger a sus clientes y el patrimonio que en ellas depositan los usuarios”, explica el abogado. “Las sanciones de esta ley son fuertes porque la autoridad se está tomando bastante en serio las prácticas para cuidar los intereses de los clientes”, agrega.

Algunas de las penalidades señaladas en el proyecto de ley van desde tres a nueve años y multas de 5.000 a 150.000 UMA (Unidad y Medida de Actualización usada para las obligaciones en México) o de 377.300 pesos a 11,3 millones de pesos mexicanos (de unos 20.000 dólares a unos 600.000 dólares) según el valor de la Unidad de Medida y Actualización del INEGI a quien utilice, obtenga, transfiera o de cualquier otra forma, disponga de los recursos, fondos de pago electrónico o activos virtuales de los clientes y con posibilidad de agravante si quien realiza estas prácticas se trata de un socio, consejero o tercero con acceso a esta información de hasta seis a dieciocho años y multa de hasta 22,6 millones de pesos (más de un millón de dólares).

Pero para otros participantes, como el caso de Marco Montes Neri, fundador de Saldo.mx, una plataforma que permite realizar pagos de servicios de Estados Unidos, es muy temprano para regular una industria que está en pleno desarrollo.

“Las sanciones y en sí la regulación lo que hace es subir la barrera de entrada. No sé si sea realmente lo adecuado. Yo creo que no es momento de regular este sector”, menciona Montes Neri a Expansión.

Para el emprendedor, la regulación inhibe de cierta forma la innovación y el desarrollo de nuevas compañías en esta industria, algo que se había pactado como uno de los objetivos cuando se estableció crear una legislación para el sector fintech.

“En general sería interesante ver que haya más experimentación, que es lo que está pasando en el mundo. En el mundo no se está regulando esta industria. Cuando hay un marco regulatorio es porque entiendes cómo va el sector”, precisa.