(CNN Español) - Siete personas murieron y varias más resultaron heridas tras una requisa policial en el penal de Palmasola, en Santa Cruz de Bolivia, informó la Agencia de Información Boliviana, ABI.

Durante el operativo, en el que participaron al menos 2.200 agentes de diferentes unidades policiales, siete presos del penal de Palmasola se resistieron prendiendo "garrafas" y "usando armas de fuego", según dijo el viceministro de Régimen Interior y Policía, José Luis Quiroga, este miércoles.

Inicialmente se reportaron seis muertes, pero un séptimo preso que resultó herido por disparo en la cabeza falleció también.

Los siete fallecidos eran reclusos del penal que estaban armados en el momento del operativo, agregó el viceministro.

Imágen de archivo. Entrada a la cárcel Palmasola en Santa Cruz en Bolivia. (Crédito: AIZAR RALDES/AFP/Getty Images)

Quiroga dijo que seis policías resultaron heridos, tres de ellos con arma de fuego y tres más tuvieron contusiones múltiples. Además, agregó él, 18 presos tuvieron diversas lesiones y fueron trasladados a diferentes centros de salud de la ciudad.

El director de Tránsito, José Luis Pereira, dijo este miércoles que con este "operativo sorpresa", las autoridades esperaban retomar el control de la seguridad que habían perdido, pues “existían abusos de presos contra los mismos presos”, reporta ABI. Además, según Quiroga, se detectó que desde Palmasola se estaba manejado el crimen fuera del penal.

El viceministro Quiroga dijo que se recuperó "el control total del penal de Palmasola".

Varios líderes de grupos violentos serán trasladados a otras cárceles, añadió el funcionario.

El comandante general de la policía de Bolivia, Faustino Mendoza, dijo que fueron desalojados un centenar de mujeres y niños que pernoctaban en esa prisión, especialmente en el pabellón PC-4, donde están recluidos sentenciados por asesinato y violación, según ABI.

El centro carcelario de Palmasola tiene una población de más de 4.000 presos, según cifras oficiales. Este fue el centro penitenciario que visitó el papa Francisco en su visita a Bolivia en julio de 2015. Allí conviven asesinos narcotraficantes, violadores y atracadores peligrosos. En el penal no existe respecto a las autoridades y las pugnas de poder entre los reos han llevado a enfrentamientos y muerte entre los internos.

Según le dijo a CNN en Español Ramiro Llanos, exviceministro de régimen penitenciario de Bolivia, se trata de una cárcel en la que no hay control del Estado ni de la Policía.

Esta cárcel es un penal donde se pueden observar los extremos de las diferencias sociales y económicas. Un lugar donde los reos conviven con sus familias y donde más de un centenar de niños son prisioneros de la dura realidad de la cárcel que los hace más vulnerables.