CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Ella podría ser la primera mujer en dirigir la CIA: ¿quién es Gina Haspel?

Por Maegan Vazquez

(CNN) — Gina Haspel, la designada por el presidente de Estados Unidos Donald Trump para liderar la CIA, podría ser la primera mujer en dirigir esta agencia de inteligencia… si es confirmada en el cargo por el Congreso. 

Haspel, quien desde febrero de 2017 se desempeñó como subdirectora de la CIA bajo el mando de Mike Pompeo –que a su vez fue la elección de Trump para reemplazar a Rex Tillerson como secretario de Estado–, aceptó el nuevo cargo y dijo en un comunicado que estaba “agradecida al presidente Trump por la oportunidad y abrumada por su confianza” en ella.

Gina Haspel, posible nueva directora de la CIA (Crédito: CIA via AP)

Se trata de una funcionaria que hecho carrera en la CIA, a la que se unió desde 1985. Además, en los últimos meses, Haspel ha dirigido las operaciones diarias de la agencia, mientras Pompeo ha pasado mucho tiempo en la Casa Blanca, según señalaron funcionarios y exfuncionarios de la CIA con conocimiento del tema, así como un exempleado de la Casa Blanca.

Un exfuncionario de la CIA sostuvo que el ascenso de Haspel es “bueno para ambas partes: la CIA y el Estado”. De hecho, en su nombramiento como subdirectora el año pasado, Haspel recibió elogios de altos funcionarios tanto del gobierno Obama y como del de Bush, incluidos el exdirector de Inteligencia Nacional James Clapper y el exdirector de la CIA Michael Hayden.

Durante el tiempo que lleva en la agencia, Haspel ha ocupado varios cargos principales de liderazgo, incluidas posiciones directivas en el Servicio Nacional Clandestino y en el Centro Nacional de Contraterrorismo, así como múltiples puestos de jefa de secciones, informó un comunicado de la CIA. La funcionaria también ha recibido una serie de reconocimientos durante su carrera, incluido el premio de rango presidencial: el más prestigioso en el servicio civil federal.

Según el diario The New York Times, Haspel ha pasado la mayor parte de su carrera como encubierta.

Mientras dirigía una prisión de la CIA en Tailandia, apodada “sitio negro”, ella supervisó la tortura de dos sospechosos de terrorismo. Además, su nombre apareció en un cable en el que daba instrucciones para destruir las pruebas en video que documentaban sus interrogatorios, según el Times.  De acuerdo a los informes, uno de los sospechosos fue sometido a interrogatorios con agua 83 veces en apenas un mes.

Haspel, como reportó The New York Times en febrero pasado, tuvo un papel directo en el programa de la CIA que entregó militantes capturados a gobiernos extranjeros y que los mantuvo en sitios secretos, donde fueron torturados por personal de la CIA.

Haspel fue la jefa de personal de José Rodríguez cuando él dirigió el Centro Nacional de Contraterrorismo de la CIA, según antiguos funcionarios de la agencia. En el libro de memorias de Rodríguez, Hard Measures, aparece que él le pidió a Haspel preparar un telegrama para autorizar que se destruyeran con una trituradora industrial las grabaciones de los interrogatorios que sufrieron los terroristas detenidos, incluido Abu Zubaydah, un sospechoso de pertenecer a Al Qaeda que sufrió torturas con agua bajo custodia de la CIA, según un informe del Senado. Sin embargo, Rodríguez dijo que él personalmente envió el telegrama.

En este sentido, es probable que durante su audiencia de confirmación en el Senado a Haspel le pregunten sobre su participación en el incidente de Tailandia.

En 2013, la senadora demócrata por California Dianne Feinstein bloqueó el ascenso de Haspel dentro del servicio clandestino, reportó el New York Times. Y, en 2017, un puñado de demócratas en el Senado le pidieron a Trump que la retirara de su cargo como subdirectora, segúnel periódico The Hill.

Este martes, Feinstein les dijo a los reporteros que Haspel había pedido hablar con ella, y que tenía muchas preguntas por hacerle.

“Dado que mis preocupaciones surgieron por la situación de la tortura, me he reunido con ella ampliamente. Hablé con ella. Ha sido, creo, una buena subdirectora. Parece tener la confianza de la agencia, lo cual es bueno”, explicó.

Tras la noticia de este martes, al menos dos senadores demócratas, Tammy Duckworth por Illinois y Ron Wyden por Oregon, señalaron que no apoyaban el ascenso de Haspel. Los senadores republicanos John McCain de Arizona y Susan Collins de Maine  indicaron que se plantearán preguntas sobre su trabajo. McCain dijo que ella “necesita explicar la naturaleza y el alcance de su participación en el programa de interrogatorios de la CIA” durante su confirmación.

Fuera del Capitolio, Haspel enfrenta a otro oponente fuerte en Washington: la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, a la que le preocupa su participación en Tailandia y si, al ser empleada de carrera de la CIA, tiene la independencia necesaria para un director de la agencia. La organización le ha pedido a la CIA que desclasifique “todos los aspectos del registro de torturas de Haspel antes de considerar el nombramiento”.

Tammy Kupperman, Jenna McLaughlin y Manu Raju de CNN contribuyeron a este informe.