Mariam Moustafa era una estudiante egipcia que murió después de haber sido atacada por 10 chicas en Reino Unido. La fotografía es de su Facebook.

(CNN) — Egipto está presionando a Gran Bretaña para que actúe después de la muerte de una estudiante egipcia de 18 años, quien según la Policía fue asaltada en la ciudad británica de Nottingham.
Mariam Moustafa fue asaltada a las puertas de un centro comercial a las 8 p.m. del 20 de febrero y cayó en coma antes de morir por las heridas, el miércoles, según la Policía de Nottinghamshire.

La Policía dijo que no había información que sugiriera que el ataque estuviera motivado por odio racial, pero las autoridades "seguirán manteniendo la mente abierta". Una chica de 17 años fue arrestada bajo sospecha de "agresión que ocasionó daños corporales graves" y ha sido liberada bajo fianza.

LEE:; Más de 30 años después, arrestan a cinco personas por un asesinato racial

El ministro de Exteriores de Egipto dijo que estaba siguiendo el caso a través de la Embajada de Egipto en Londres y que trabajaría con el abogado de la familia para asegurarse de que las atacantes sean llevadas hasta la justicia. También dijo tener preocupaciones con respecto a la atención médica que recibió Moustafa después del ataque.

Mariam Moustafa era una estudiante egipcia que murió después de haber sido atacada por 10 chicas en Reino Unido. La fotografía es de su Facebook.

Los funcionarios egipcios querían que una delegación parlamentaria visitara Reino Unido para investigar la muerte.

"Estamos en contacto con el ministro de Exteriores de Egipto... para ayudar a esta delegación a [llegar a] Inglaterra cuanto antes", dijo Alaa Abed, líder de la Comisión de Derechos Humanos en el Parlamento egipcio, citado por la agencia de noticias estatal Ahram Online.

La muerte de Moustafa ha provocado indignación en Egipto, con celebridades de alto perfil como el actor Ahmed Elsaka exigiendo justicia.

MIRA: Meghan Markle y el príncipe Enrique, víctimas de "delito de odio racista"

Un conductor de autobús intervino

El periódico Nottingham Post informó que Moustafa, quien era estudiante de Ingeniería en la ciudad, fue golpeada varias veces por un grupo de mujeres el 20 de febrero.

Luego subió a un autobús fuera del centro comercial, pero fue seguida por las mujeres que la amenazaron e insultaron verbalmente, informó el periódico.

La empresa de transportes de la ciudad elogió al conductor del autobús por tratar de mantener al grupo de mujeres lejos de Moustafa después del ataque. "Nos gustaría reconocer públicamente a nuestro conductor, que subió para intervenir y actuó como una barrera entre las atacantes y la joven, después de que les pidiera que abandonaran el autobús", dijo en un comunicado.

Atónitos

El tío de Moustafa, Amr El Hariry, criticó a través de un video en Facebook la actuación médica y dijo que las autoridades habían sido lentas a la hora de responder al caso de su sobrina. "Lo digo porque cuando una chica es brutalmente golpeada por un grupo y va al hospital... el hospital le dio el alta en cinco horas y le dijo que estaba bien aunque ella les dijo que se sentía terriblemente mal".

"Regresó al hospital en un estado terrible donde estuvo en coma durante muchos días. Le realizaron nueve cirugías hasta que murió hoy".

MIRA: El movimiento #TimesUp presente en el antiguo Egipto

Hablando con CNN, El Hariry dijo que la familia estaba "atónita" por cuán mal se había gestionado el caso, y criticó al Gobierno británico, la Policía y al hospital. También confirmó que el cuerpo de la joven será repatriado a Egipto para ser enterrado.

El Ministerio de Exteriores contó a CNN que desconocía si había contactos con Egipto por la muerte de Moustafa. Una vocera de la embajada británica en El Cairo dijo que las autoridades no pueden hacer comentarios sobre el historial médico de Moustafa o su tratamiento por las leyes de privacidad británicas.

En un comunicado, la vocera dijo: "Compartimos el deseo de conocer todos los hechos lo antes posible. Pero como se trata de una investigación en curso, las autoridades no pueden comentar públicamente los detalles del caso, porque esto podría perjudicar los procedimientos judiciales y dificultar la obtención de justicia para Mariam".

Agregó que las autoridades de Reino Unido deben garantizar que "este crimen repugnante no quede impune".

La Policía de Nottinghamshire ha pedido a la gente que no publique comentarios en las redes sociales sugiriendo que el incidente fue motivado por el odio, calificándolo como una "investigación activa en curso" y diciendo que "los procedimientos legales están activos".

Lindsay Isaac de CNN contribuyó a este reporte.