(CNN) - Incapaz de obtener medicamentos para sus inyecciones letales, Oklahoma empleará la inhalación de gas inerte como principal método para las ejecuciones de pena de muerte una vez que se desarrolle y finalice un protocolo, anunció el miércoles el fiscal general del estado.

Oklahoma es el primer estado en adoptar este método.

"Como saben, en Oklahoma, un proyecto de ley que fue firmado en 2015 por el gobernador declara que si la inyección letal se considera inconstitucional o no está disponible, se llevará a cabo una ejecución por hipoxia de nitrógeno", dijo el fiscal general Mike Hunter. La hipoxia es la falta de oxígeno en el cerebro.

LEE: Atacante de Florida está dispuesto a declararse culpable para evitar pena de muerte, dice abogado

"Estamos ejerciendo esa opción". El nitrógeno es uno de varios gases inertes que pueden causar hipoxia, una deficiencia de oxígeno que causa la muerte.

La pena de muerte genera debate en Oklahoma.

El Director del Departamento de Correcciones de Oklahoma Joe M. Allbaugh dijo que su oficina preparará los documentos legales dentro de los próximos 90 a 120 días y, si eso es aceptable, el fiscal general avanzará con el protocolo.

Hunter dijo que el estado está "al inicio de este proceso... y dará novedades a medida que estén disponibles".

Actualmente, 49 personas esperan la pena de muerte en Oklahoma. De ellas, 16 ya no pueden apelar su condena, dijo Allbaugh.

El estado ha tenido dificultades para encontrar drogas inyectables letales obtenibles legalmente, agregó la autoridad. Antes empleaba una mezcla de tres medicamentos: un anestésico (tiopental sódico, pentobarbital o midazolam), un agente paralizante (bromuro de pancuronio) y un agente para detener el corazón y causar la muerte (cloruro de potasio), según el Centro de información sobre pena de muerte, una entidad sin fines de lucro.

Las compañías farmacéuticas se han negado a suministrar los medicamentos en respuesta a las campañas mundiales en rechazo a la pena de muerte. La falta de drogas legalmente obtenibles llevó al estado a imponer una prórroga sobre las ejecuciones de la pena capital en octubre de 2015.

La Comisión de Revisión de la Pena de Muerte de Oklahoma emitió un estudio sobre la pena de muerte en el estado el 25 de abril de 2017. El informe concluyó que la prórroga debe permanecer vigente hasta que se realicen reformas significativas al proceso de pena de muerte y recomendó un protocolo de ejecución con una sola droga.

Pero Hunter dijo que la inhalación de gas inerte se utiliza en países en los que el suicidio asistido es legal.

LEE: Cómo matar, el dilema de la pena de muerte en Estados Unidos

Un estudio de Journal of Medical Ethics de 2010, basado en experimentos realizados por la organización suiza Dignitas, halló que el proceso de muerte por falta de oxígeno causado por un gas inerte es "potencialmente rápido y parece indoloro".

Hunter dijo que "usar una (inhalación de gas inerte) será eficaz, fácil de administrar, fácil de obtener y no requiere procedimientos médicos complejos".

"La investigación ha demostrado que las personas expuestas a una cantidad excesiva de gas inerte experimentan fatiga, mareos, tal vez dolor de cabeza, pérdida de aliento y eventual pérdida de la conciencia", dijo, citando la Guía del Cirujano de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que trata el caso de pilotos que respiran cantidades excesivas de gas inerte.

Hunter agregó que las personas que mueren por inhalación de gases inertes mueren en tan solo unos minutos. El método es "más seguro, mejor y más efectivo", aseguró.

Por el contrario, las Directrices de la Asociación Estadounidense de Medicina Veterinaria para la Eutanasia de los Animales recomiendan el uso de nitrógeno para pollos, pavos y cerdos, pero dicen que es inaceptable para otros mamíferos. "Estos gases crean un ambiente anóxico que es angustiante para algunas especies", dicen los autores.

Oklahoma volvió a promulgar la pena de muerte en 1973 y ha realizado 112 ejecuciones desde 1976.

Hunter señaló que una abrumadora mayoría del electorado de Oklahoma votó para enmendar la Constitución y garantizar el poder del estado para imponer la pena capital hace dos años.