CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Autos

Tesla tiene un problema, tal vez un gran problema

Por Chris Isidore

(CNN) — El tiempo se está acabando para las promesas incumplidas de Tesla.

El fabricante líder de automóviles eléctricos lucha para aumentar la producción de su primer automóvil destinado al mercado masivo, el Model 3. Y ello podría significar una crisis de efectivo para la atrevida compañía.

Tesla tiene miles de clientes listos para comprar un Model 3, que tiene un precio inicial de 35.000 dólares. Pero sigue perdiendo sus objetivos de producción, y gasta dinero mientras eso sucede. Y enfrenta fechas límite para pagar más de 1.000 millones de dólares en bonos con vencimiento durante el próximo año: 230 millones de dólares, en noviembre, y 920 millones de dólares, en marzo de 2018.

LEE: La razón por la que los inversionistas le apuestan al descenso de la acción de Tesla

Las preocupaciones sobre su disposición de efectivo podrían agudizarse cuando se presente el reporte con los números reales del primer trimestre, la próxima semana. Moody’s bajó su deuda al estado de bonos basura este martes y advirtió que podría ser peor en el futuro. Standard & Poor’s también ha advertido sobre la posibilidad de una baja.

Bloomberg ha estado siguiendo la producción al monitorear continuamente la emisión de números de identificación de vehículos emitidos por la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés). Se estima que la producción es de 1.026 unidades por semana, menos de la mitad del objetivo de 2.500 a la semana que Tesla ha establecido para el final del tercer trimestre, que concluye el sábado.

“Eso sería un error muy significativo”, dijo Bruce Clark, analista de crédito de Moody’s. “No estamos aseverándolo, pero parte del problema es restablecer la credibilidad entre los clientes. Al final del día, la credibilidad de la compañía se verá significativamente influenciada por lo cerca que estén de esa proyección de 2.500”

Se estima que la producción es de 1.026 por semana, un gran salto desde el cuarto trimestre, pero menos de la mitad del objetivo de 2.500, a la semana, que Tesla ha establecido para el final del tercer trimestre, que concluye el sábado.

Originalmente, la compañía había prometido que fabricaría 5.000 unidades de Model 3 cada semana, pero entregó solo 222 en el tercer trimestre y otros 1.542 en todo el cuarto trimestre. Ahora ha postergado el objetivo de 5.000 por semana hasta fines de junio.

Tesla nunca ha tenido ganancias anuales, ya que creció hasta convertirse en una fuerza importante en la industria automotriz. Pero los inversores, prestamistas y clientes han sido grandes creyentes en Elon Musk, su carismático presidente ejecutivo, al menos hasta ahora.

Han comprado acciones adicionales vendidas por la compañía en ofertas secundarias. Han elevado el precio de las acciones para darle a la empresa casi el valor de mercado de Ford o General Motors, que producen miles de millones en ganancias anuales y venden millones de vehículos. Los clientes han pagado depósitos de 1.000 dólares cada uno por automóviles que no verían en años, lo que le da a Tesla casi 1.000 millones de dólares en depósitos. Y, por supuesto, también ha podido vender bonos para obtener efectivo.

Clark dijo que no cree que la compañía esté enfrentando una inminente crisis de efectivo, pero que si continúa con dificultades para aumentar la producción del Model 3 su “posición de liquidez se va a estrechar en los próximos trimestres. Por eso vemos la necesidad de que vuelvan a los mercados financieros”.

Y será más difícil, y más caro, recaudar ese dinero si hay más dudas sobre el cumplimiento de sus objetivos de producción.

LEE: La razón por la que Elon Musk eliminó las cuentas de Tesla y SpaceX en Facebook

También podría causar problemas con la base de proveedores de la compañía. Tesla informó que debía 2.400 millones de dólares en cuentas por pagar a fines del año pasado. No es un número enorme ya que los proveedores siguen facturando por las piezas y las materias primas.

Pero la rebaja de la agencia crediticia podría impulsar a los proveedores a comenzar a exigir efectivo en el momento de la entrega, según John Thompson, presidente ejecutivo del fondo de cobertura Vilas Capital Management, quien considera que el valor de las acciones de Tesla caerá fuertemente.

“¿Por qué Toys ‘R’ Us quiebra? Sus proveedores lo cortan. Puede tener accionistas altruistas, puede tener titulares de bonos altruistas, clientes altruistas. Pero los proveedores son fríos y calculadores según mi experiencia”, dijo.

En un correo electrónico a sus clientes esta semana volvió a predecir que una crisis de efectivo inminente para Tesla podría incluso llevar a la empresa a la bancarrota a finales de este año.

Un portavoz de la compañía no hizo ningún comentario sobre la rebaja o el comentario de Thompson.