(CNN) - Pese a que sus simpatizantes se lo impidieron en un principio, el expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva logró abandonar el edificio del sindicato metalúrgico donde se encontraba y ya está bajo custodia de la policía.

De acuerdo con una periodista en el lugar para CNN e imágenes de la escena, Lula salió por su propio pie del edificio donde se encontraba desde el viernes, luego de que más temprano sus simpatizantes bloquearan el camino del auto en el que pretendía salir.

Tras salir, Lula subió a otro vehículo y se integró a un convoy de la policía. Simpatizantes del expresidente y medios locales indicaron que Lula da Silva se dirigía al aeropuerto de Sao Paulo, donde abordaría un avión rumbo a la ciudad de Curitiba, en el sur de Brasil, donde debía entregarse a la policía federal el viernes.

LEE: Lula reaparece tras desafiar orden judicial

Más temprano, Lula da Silva dijo que cumpliría con la orden de entregarse a la policía federal.  "Voy a cumplir con el mandato de ellos", afirmó ante simpatizantes tras una misa en memoria de su fallecida esposa, Marisa Leticia, en Sao Bernardo do Campo, Sao Paulo, un día después de desafiar la orden para entregarse a las autoridades.

La orden de aprehensión contra el expresidente está relacionada con cargos de corrupción y lavado de dinero por los que fue sentenciado a 12 años y medio de prisión. Lula rechaza todos los cargos.

El equipo legal de Lula presentó varios recursos apelaciones para permitir que este pudiera permanecer fuera de prisión, pero todos fueron rechazados por el Tribunal Supremo de Brasil.

El sábado, el expresidente dijo a sus simpatizantes que cumpliría con la orden de detención y que él no estaba "por encima de la ley". Además, prometió: "Probaré mi inocencia".