(CNN) - La mayoría de las mujeres embarazada sabe que tienen que evitar ciertas comidas y bebidas, como la carne cruda o el alcohol. Pero un nuevo estudio da peso a la idea de que una gran ingesta de cafeína podría ser perjudicial para la salud del bebé.

El estudio, publicado el lunes en la revista BMJ Open, encontró que el exceso de cafeína durante el embarazo estaba relacionado con exceso de aumento de peso durante el primer año de vida del bebé y con un incremento del niño de tener sobrepeso durante los años posteriores. Ambas posibilidades estaban relacionadas con un aumento del riesgo de obesidad en su vida, según Eleni Papadopoulou, investigadora en el Instituto Noruego de Salud Pública y autora principal del estudio.

"Consideramos que es muy importante estudiar los efectos [de la cafeína] en el crecimiento infantil, porque el rápido crecimiento infantil se ha relacionado de manera muy consistente con el desarrollo de la obesidad en la infancia e incluso en la adultez", escribió Papadopoulou en un correo electrónico. "En otras palabras, los niños y adultos que están ganando más peso durante la infancia que sus compañeros corren un mayor riesgo de tener sobrepeso u obesidad".

LEE: Desintoxicación de cafeína: ¿cómo y por qué deberías reducir tus dosis diarias de café?

El estudio examinó a más de 50.000 mujeres de toda Noruega que fueron reclutadas para participar en un estudio de cohortes madre e hijo en el país, entre 1999 y 2008. La ingesta de cafeína de las mujeres se informó una vez durante el embarazo, a las 22 semanas, y los patrones de crecimiento de los niños fueron rastreados desde las seis semanas a hasta que tenían ocho años.

Con base en los datos alimentarios autorreportados, la ingesta de cafeína se caracterizó por ser baja (0-49 mg/día), promedio (50 a 199 mg/día), alta (200 a 29 mg/día) o muy alta (300 o más mg/día). Las posibles fuentes de cafeína incluyen café, té negro, bebidas con cafeína suave o energéticas, chocolate, chocolate con leche y algunos tipos de dulces.

Como referencia, una taza de 236 mililitros de café por lo general tiene entre 100 y 150 miligramos de cafeína, y una taza con la misma cantidad de té negro o cola tiene entre 25 y 50 miligramos de cafeína, según la Clínica Mayo.

Una mujer con un laptop y un café

"Es importante que las mujeres embarazadas sean conscientes de que la cafeína no proviene sólo del café, sino que las bebidas con soda con cafeína también pueden contribuir con cantidades considerables de cafeína", escribió Papadopoulou.

¿Cuál es la recomendación de cafeína en el embarazo?

"La recomendación actual para mujeres embarazadas no es exceder los 200 miligramos de ingesta de cafeína por día, que es aproximadamente 2-3 tazas de café negro. Esta recomendación se basa en toda la evidencia científica de los efectos adversos de la cafeína en los resultados del embarazo, como aborto involuntario y restricción del crecimiento fetal".

Los investigadores encontraron que las mujeres que tenían una alta ingesta de cafeína durante el embarazo tenían un 66% más de riesgo de tener un hijo con exceso de crecimiento durante el primer año de vida en comparación con las mujeres que tenían un consumo bajo de cafeína. El "crecimiento excesivo" se definió como tener un puntaje de peso por edad mayor que el 75 percentil para esa edad.

MIRA: El café puede producir biocombustible

Las mujeres que tenían un nivel promedio o alto de ingesta de cafeína también tenían un 10% y un 30% mayor riesgo, respectivamente, de tener hijos con exceso de crecimiento durante la infancia en comparación con aquellas con un consumo bajo de cafeína, según el estudio.

"Este es un hallazgo importante, dado que alrededor del 75% de las mujeres beben café durante el embarazo y también debido a nuestro problema de obesidad", dijo el doctor De-Kun Li, epidemiólogo reproductivo y perinatal de la División de Investigación de Kaiser Permanente del norte de California, quien no estuvo involucrado en el estudio.

Además del exceso de crecimiento durante la infancia, el estudio analizó si los niños expuestos a niveles muy altos de cafeína durante el embarazo tenían más probabilidades de tener sobrepeso durante la infancia. Se encontró que la exposición a niveles promedio, altos y muy altos de cafeína en el útero se asoció con riesgos significativamente más altos de sobrepeso a los tres y los cinco años de vida.

En un nuevo informe, publicado este viernes, los Centros de Control de Enfermedades han estimado que millones de mujeres en Estados Unidos exponen a los bebés al alcohol durante el desarrollo, al no darse cuenta de que están embarazadas.

"Los resultados respaldan las recomendaciones actuales para limitar la ingesta de cafeína durante el embarazo a menos de 200 miligramos de cafeína por día, que es aproximadamente 2-3 tazas de café... (pero) también encontramos asociaciones con la ingesta de cafeína por debajo de 200 mg", dijo Papadopoulou.

Pero a la edad de ocho años, solo se observó que aquellos niños que habían estado expuestos a niveles muy altos de cafeína tenían un mayor riesgo de tener sobrepeso. Específicamente, estos niños pesaron, en promedio, 213 gramos más a los 3 años, 320 gramos más a los 5 años y 480 gramos más a los 8 años que aquellos expuestos a niveles bajos de cafeína.

"Una vez que tienes alrededor de 10 años, todos los otros factores entran para determinar la obesidad, particularmente la dieta y el ejercicio", dijo Li. "El comportamiento sedentario, como los videojuegos, los ordenadores y la televisión, entran en juego y pueden abrumar el mecanismo interno debido a la ingesta de cafeína durante el embarazo".

La cafeína en el embarazo

Esta no es la primera vez que la ingesta de cafeína durante el embarazo se ha asociado con resultados adversos de salud en los niños. Diversos estudios en los últimos años han asociado la cafeína con abortos espontáneos, u obesidad infantil.

MIRA: La obesidad infantil se multiplicó por 10 en los últimos 40 años

Lo que hace por primera vez este estudio es observar los efectos de la cafeína en niveles tan bajos como 50 miligramos por día. También es uno de los primeros en observar las tasas de crecimiento durante el primer año de vida, según Papadopoulou.

El mecanismo que relaciona la exposición a la cafeína con el aumento del crecimiento infantil aún no está del todo claro. Se sabe que la cafeína atraviesa la placenta y se ha asociado con una disminución del crecimiento del feto durante el embarazo, también conocida como "restricción del crecimiento intrauterino", según un estudio de 2001.

Según Li, la cafeína podría afectar el desarrollo del eje hipotálamo-hipófisis en el cerebro, que es el responsable de regular muchas de las hormonas responsables del crecimiento y desarrollo infantil, lo que resulta en un menor crecimiento en el útero y un mayor crecimiento después del nacimiento.

"Sabemos que la cafeína afecta las funciones cerebrales del bebé... por lo que la hipótesis es muy plausible", dijo Li. "Sabemos que la cafeína afecta los neurotransmisores que afectan el cerebro, y sabemos que todo lo que sucede durante el período fetal se amplificará y podría durar más".

La conclusión de esta investigadora es que sus resultados "respaldan la recomendación actual, ya que la ingesta de cafeína superior a 200 mg/día se asoció más consistentemente con el crecimiento infantil (en exceso)", dijo. "Sin embargo, nuestro estudio también se suma al creciente cuerpo de evidencia que indica que la evitación completa de la cafeína durante el embarazo podría ser aconsejable".