(CNN) – Michael Cohen, el abogado personal del presidente de EE.UU. Donald Trump desde un buen tiempo, presentó este miércoles documentos judiciales en los que señala que reivindicaría sus derechos a la Quinta Enmienda, que lo protegen de autoincriminarse. La decisión de Cohen fue con respecto a su supuesta participación en el pago de un acuerdo de silencio que también involucra a la estrella porno Stormy Daniels y Trump.

En lo que presentó ante el Tribunal del Distrito de Los Ángeles, Cohen mencionó el allanamiento que el FBI hizo a su casa, oficina y habitación de hotel, así como la incautación de “varios dispositivos electrónicos y documentos” que estaban en su poder.

“Basado en el consejo de un abogado, voy a reafirmar mis derechos a la Quinta Enmienda en relación con todos los procedimiento de este caso, debido a la investigación penal en curso que llevan el FBI y la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de Nueva York”, señaló Cohen.

El abogado de Trump presentó su declaración como parte de un esfuerzo para suspender la demanda civil que interpuso Daniels. El juez en ese caso indicó la semana pasada que debía oír a Cohen directamente antes de decidir sobre la solicitud.

Por su parte, Michael Avenatti, quien representa a Daniels, indicó que la declaración de Cohen es un “desarrollo sorprendente”. “Nunca antes en la historia de nuestra nación, el abogado del presidente en funciones invocó la Quinta Enmienda para asuntos que están relacionados con el presidente”, publicó en su cuenta de Twitter. “Es bastante sorprendente verlo, ya que MC (Michael Cohen) sirvió de amañado para el señor Trump por más de 10 años”, completó Avenatti.

El juez del caso en Los Ángeles, S. James Otero, debe determinar si se superponen sustancialmente el allanamiento del FBI en Nueva York y la demanda civil de Daniels que está en su despacho. La misma con la que la estrella porno busca anular un acuerdo bajo el que Cohen le pagó 130.000 dólares para mantenerla callada sobre el supuesto encuentro sexual que mantuvo con Trump una década antes de su presidencia, en 2006. La Casa Blanca ha dicho que el mandatario niega el romance.

Como Cohen y sus abogados están solicitando la suspensión del caso, Otero aseguró la semana que sobre ellos recae la carga para demostrar que existe una gran superposición entre los dos asuntos.

El “problema”, añadió el juez”, es que “el alcance y la extensión de la investigación penal siguen siendo un misterio”.

Otero también dijo la semana pasada en el tribunal que no estaba enterado de la declaración jurada para los allanamientos en Nueva York. Sin embargo, aclaró, sí revisó el expediente de los procedimientos en una corte federal en esa jurisdicción.

Según explicó, el “sentido común" le indicó que la decisión de ejecutar un allanamiento contra un abogado del presidente de Estados Unidos daba señales de que es “un asunto importante y serio”.

Cohen y su abogado, Brent Blakely, argumentan que el caso civil de Daniels debería enviarse finalmente a un arbitraje privado.